Diego Alvarado: “En ‘Naturaleza viva’ exploro las posibilidades del desnudo o la carencia de él, a partir de la expresión corporal femenina” | Entrevista

"Es cierto que varias de las obras en esta exposición podrían tener un marcado erotismo pero también es cierto que no todos encontramos erotismo en las mismas imágenes".

Diego Alvarado (Lima, 1971) expone en La Galeria una serie de fotos realizadas en los últimos cuatro años en torno al desnudo femenino. Alvarado tiene un amplísimo currículo, particularmente valioso en sus fotografías de arquitecturas peruanas e internacionales. Su muestra actual es saludablemente erótica, como corresponde a cualquier apreciación de cuerpo humano.

Alvarado sostiene que “en Naturaleza viva exploro las posibilidades del desnudo o la carencia de él, a partir de la expresión corporal femenina”. Considero importante destacar esta muestra porque después de un tiempo prolongado se abren nuevamente las puertas a una exposición fotográfica. 

La siguiente entrevista se realizó entre Perú y Brasil donde se encontraba Alvarado.

—A partir de 1990 estudias fotografía en Estados Unidos y luego en Londres. ¿Cómo eran los estudios de fotografía en esos años en el Perú, sin el Centro de la Imagen?

En 1990 la fotografía en el Perú se dictaba en algunos universidades o institutos como cursos complementarios en carreras de Artes visuales, Diseño gráfico o de Periodismo, a pesar de la prolífica tradición fotográfica que tiene nuestro país. Sin embargo, en Estados Unidos y Europa existía la carrera de Fotografía como tal. Las fotografías compartían un lugar protagónico en museos y galerías, al lado de la pintura y escultura.

—Has estudiado formalmente Artes Plásticas en Estados Unidos y Europa. ¿Cómo ha influido ese aprendizaje en tu percepción como fotógrafo?

La enorme influencia que tuvieron mis estudios en Artes Plásticas puede apreciarse en toda mi producción. Las referencias visuales, artistas y obras a los que tuvimos acceso durante el periodo universitario fueron trascendentes en mi desarrollo como fotógrafo.

Por eso en muchos de mis trabajos se pueden evidenciar ciertos homenajes a la escultura o a la pintura, pero en cada una de las cuatro series de esta muestra, el desnudo y la piel son tratadas de distintas maneras, citando probablemente, fuera de mi control, a distintos movimientos artísticos que van desde el Renacimiento hasta el arte pop y el contemporáneo.

—En La definición del arte —capítulo Fotos de Pared—,  Umberto Eco sostiene que el fotógrafo busca, encuentra y analiza las formas de los objetos que luego trabajará. Sin embargo, tus fotografías están cuidadosamente construidas. ¿Cuál es tu proceso?

Concuerdo con Umberto Eco que el artista busca, encuentra y analiza al sujeto para luego trabajar en ella. Pero también creo que en ese proceso descubrimos no necesariamente de manera intencional, otros aspectos que dan paso a una nueva realidad, más enriquecedora que el hallazgo original, que finalmente queda plasmada en la obra final.

Fotógrafo Diego Alvarado. (FOTO: ALFONSO VARGAS).

—Tienes sobresalientes fotos de arquitectura (ver aquí).   Fotografiar arquitectura es particularmente difícil porque ella demanda un altísimo entrenamiento para lograr una óptima composición y, al mismo tiempo, permitir una acertada percepción del espacio. ¿Cuál ha sido tu entrenamiento en este campo?

Como en todas las disciplinas, en la fotografía de arquitectura es crucial conocer no solo la técnica utilizada para representar al sujeto sino, también, tener especial interés en el trabajo del arquitecto para intentar comunicar su intención y su obra.

La arquitectura moderna y contemporánea tienen una fuerte influencia en todo mi trabajo, no sólo representando edificios, sino también en la manera de cómo componer desde un paisaje hasta el cuerpo humano.

—El cuerpo femenino es el protagonista de tu exposición, pero a diferencia de obras anteriores, esta vez los cuerpos tienen un marcado erotismo, como corresponde a toda anatomía humana. ¿Cómo enfrentas tu trabajo anatómico y la dicotomía feminidad/masculinidad?

Es cierto que varias de las obras en esta exposición podrían tener un marcado erotismo pero también es cierto que no todos encontramos erotismo en las mismas imágenes, dependiendo de nuestras vivencias y experiencias personales. Cada uno de nosotros recibe un diferente discurso del desnudo, dejando espacio a una interpretación libre y personal.

La belleza del cuerpo humano se encuentra tanto en el hombre como en la mujer. Probablemente escojo la temática femenina en la mayoría de mis trabajos pero también he fotografiado modelos de mí mismo género reflejando un discurso distinto pero de igual intensidad.

—Es muy respetable la decisión de La Galería de cederte un espacio para tu exposición. En ese siglo hemos visto un auge y luego una decadencia en nuestro mercado. Las fotografías han ido cediendo su lugar a la pintura a partir de la cancelación de Limaphoto y de la desaparición de los principios originales del Centro de la Imagen, con Roberto Huarcaya. ¿Cómo te afectan estos cambios?

La pérdida de galerías, ferias y en especial de instituciones donde poder aprender y mostrar fotografía tiene un efecto devastador. El artista tiene necesidad de comunicar y la carencia de espacios repercute indudablemente en la creación y, quizás, en el nivel de nuestras obras. En la actualidad la educación fotográfica en el Perú se encuentra adormecida debido a eventos mundiales y locales de índole política.  En realidad, no solo la fotografía, también toda expresión cultural está a la espera de un cambio que la despierte de este letargo. 

(Luis Lama).

https://caretas.com.pe/cultura/a-20-anos-de-la-muerte-de-roberto-bolano-el-detective-salvaje/