Tener un accidente cerebrovascular aumenta el riesgo de demencia un 80% y lo multiplica por tres el primer año

Ictus STOCKDEVIL/ ICTUS (Foto de ARCHIVO) 01/1/1970

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) –

El riesgo de demencia es un 80 por ciento mayor en los supervivientes de un accidente cerebrovascular o ictus; el primer año es casi tres veces mayor aunque cayo a 1,5 veces mayor a los cinco años, según una investigación preliminar coordinada en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, que se presentará en la Conferencia Internacional sobre Accidentes Cerebrovasculares de 2024 de la Asociación Estadounidense de Accidentes Cerebrovasculares.

«Nuestros hallazgos muestran que los supervivientes de un accidente cerebrovascular son excepcionalmente susceptibles a la demencia, y el riesgo puede ser hasta 3 veces mayor en el primer año después de un accidente cerebrovascular. Si bien el riesgo disminuye con el tiempo, permanece elevado a largo plazo», señala el autor principal del estudio, Raed Joundi, profesor asistente en la Universidad McMaster en Hamilton, e investigador del Centro de Población. Health Research Institute, un instituto conjunto de la Universidad McMaster y Hamilton Health Sciences.

Para evaluar el riesgo de demencia después de un accidente cerebrovascular, los investigadores utilizaron bases de datos del Instituto de Ciencias de Evaluación Clínica de la Universidad de Toronto, Canadá, que incluye a más de 15 millones de personas en la provincia canadiense de Ontario. Identificaron a 180.940 personas que habían sufrido un accidente cerebrovascular reciente (ya sea un accidente cerebrovascular isquémico (causado por un coágulo) o una hemorragia intracerebral (sangrado dentro del cerebro)) y compararon a los supervivientes del accidente cerebrovascular con dos grupos de control: personas de la población general que no habían tenido un accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o un derrame cerebral) y aquellos que habían tenido un ataque cardíaco y no un derrame cerebral.

Los investigadores evaluaron la tasa de nuevos casos de demencia a partir de los 90 días después del accidente cerebrovascular durante un seguimiento promedio de 5,5 años. Además, analizaron el riesgo de desarrollar demencia en el primer año después del ictus y con el tiempo, hasta los 20 años.

El estudio ha encontrado que el riesgo de demencia fue mayor en el primer año después del accidente cerebrovascular, con un riesgo casi tres veces mayor, luego disminuyó a un riesgo 1,5 veces mayor a los cinco años y permaneció elevado 20 años después.

Además, se ha observado que la demencia ocurrió en casi el 19% de los supervivientes de un accidente cerebrovascular durante un seguimiento promedio de 5,5 años. El riesgo de demencia fue un 80% mayor en los supervivientes de un accidente cerebrovascular que en el grupo equivalente de la población general.

El riesgo de demencia también fue casi un 80% mayor en los supervivientes de un accidente cerebrovascular que en el grupo de control comparable que había sufrido un ataque cardíaco. Mientras que el riesgo de demencia en personas que tuvieron una hemorragia intracerebral (sangrado en el cerebro) fue casi un 150% mayor que el de la población general.

«Encontramos que la tasa de demencia post-ictus era mayor que la tasa de accidentes cerebrovasculares recurrentes durante el mismo período. El accidente cerebrovascular daña el cerebro, incluidas áreas críticas para la función cognitiva, lo que puede afectar el funcionamiento diario. Algunas personas sufren un derrame cerebral recurrente, lo que aumenta aún más el riesgo de demencia, y otras pueden experimentar un deterioro cognitivo progresivo similar a una condición neurodegenerativa», explica el investigador.

En su opinión, el estudio muestra que existe una gran carga de demencia después de un accidente cerebrovascular agudo en Canadá e identifica que es un problema común que debe abordarse. «Nuestros hallazgos refuerzan la importancia de monitorear a las personas con accidente cerebrovascular para detectar deterioro cognitivo, instituir tratamientos apropiados para abordar los factores de riesgo vascular y prevenir el accidente cerebrovascular recurrente, y alentar cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar y aumentar la actividad física, que tienen muchos beneficios y pueden reducir el riesgo de demencia», afirma Joundi.

Una limitación del estudio es que para el análisis se utilizaron datos administrativos, registros hospitalarios y datos de dispensarios de medicamentos. Los investigadores no pudieron realizar evaluaciones cognitivas ni neuroimagen (imágenes no invasivas del cerebro) en los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular; por lo tanto, no hay forma de confirmar el diagnóstico de demencia o el tipo de demencia. Sin embargo, la definición de demencia fue validada previamente y demostró ser precisa en comparación con los registros médicos.