Puja Suprema | En medio de eliminación de contrapesos, presencia conservadora gana ventaja en el Poder Judicial

Leones del Poder Judicial forrados de plástico por estos días. Derecha, presidente Javier Arévalo.

La discusión sobre el balance de poderes ha perdido de vista los movimientos en la Corte Suprema. Con el Congreso en su estado actual y el Tribunal Constitucional de mayoría conservadora -y el magistrado Manuel Monteagudo en modo solitario, a diferencia de la anterior conformación donde los progresistas se solían imponer por una nariz-, la Suprema es un punto neurálgico. Un reciente tanteo fue el de la discusión a inicios de mes sobre el caso de la exfiscal de la Nación Zoraida Ávalos, cuando la Sala Plena decidió no pronunciarse por su inhabilitación por cinco años impuesta por el Congreso.

Un tanteo fue el del caso de la exfiscal de la Nación, cuando la Sala Plena decidió no pronunciarse por su inhabilitación.

El argumento final fue que podría darse adelanto de opinión si el caso llega al Poder Judicial. Pero en realidad estaba un criterio de fondo, esgrimido por jueces como el supremo decano César San Martín y el arequipeño Ramiro Bustamante, que se incorporó en diciembre de 2022, en el sentido de que, más allá de cualquier señalamiento que se hiciera contra Ávalos, el hecho es que no se puede sancionar políticamente un criterio jurídico que primó por muchos años en la Fiscalía, en el sentido de no denunciar constitucionalmente al presidente en Ejercicio, en interpretación a la disposición constitucional que establece que un presidente no puede ser enjuiciado durante su mandato a menos que se trate de los delitos establecidos en el artículo 115 .

LEER | Pendientes de la mafia | Edición impresa

En enero de 2022, Ávalos decidió abrir investigación contra Pedro Castillo, pero de inmediato la suspendió hasta que terminara su mandato supuestamente en 2026. El criterio lo cambió Pablo Sánchez y fue llevado a la práctica por la actual fiscal de la Nación, Patricia Benavides, quien denunció constitucionalmente a Castillo.

El presidente del PJ, Javier Arévalo, declaró que a él no lo presionaba nadie. En los pasillos judiciales se interpretó que el silencio de la Sala implica que, por el momento, entre los 19 magistrados hay una ligera mayoría conservadora. El número 20, Jorge Luis Salas, está en el JNE hasta el 2024.        

https://caretas.com.pe/nacional/el-indecopi-y-los-plagios-edicion-impresa/