Quinto Inuma: Asesinato de líder kichwa evidencia inacción del Estado

Caretas en alianza con INFOREGIÓN | El miércoles 29 de noviembre el apu kichwa Quinto Inuma fue asesinado mientras surcaba el río Yanayacu, en la región San Martín, en su camino de regreso a su comunidad. El líder indígena había denunciado en varias oportunidades amenazas contra su vida.
Quinto Inuma Alvarado, Apu de la comunidad de Santa Rosillo de Yanayacu-Huimbayoc, recibió el impacto de un arma de fuego en las cercanías de su comunidad nativa kichwa, según declaraciones de sus familiares. Fue interceptado por individuos armados mientras navegaba en un bote por el río Yanayacu.

PERÚ. El asesinato del apu Quinto Inuma, ocurrido ayer miércoles 29 de noviembre, ha sido condenado por organizaciones indígenas y especialistas en temas ambientales y de derechos humanos. Inuma, líder de la comunidad nativa kichwa Santa Rosillo de Yanayacu, en la región San Martín, recibió cuatro disparos efectuados por sujetos encapuchados que interceptaron la embarcación en la que viajaba, con su familia, de regreso a su comunidad. Días antes, había participado en un taller de defensores ambientales en Pucallpa, Ucayali.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) expresó sus condolencias a la familia del apu Quinto Inuma y rechazó la inoperancia del Estado para implementar, de manera efectiva, mecanismos de protección que “realmente garanticen las vidas de los defensores y defensoras indígenas”.

Asimismo, recordó que el líder indígena “venía luchando para lograr la titulación colectiva” de Santa Rosillo de Yanayacu, ubicada en el distrito Huimbayoc. “Quinto se suma a la larga lista de más de 30 dirigentes indígenas asesinados por defender sus territorios y luchar contra las actividades ilegales que depredan” la Amazonía”, se lee en el comunicado público.

Por su parte, la Coordinadora de Desarrollo y Defensa de los Pueblos Indígenas de la Región San Martín (Codepisam) y en extensión sus ocho federaciones, entre ellas la Federación de Pueblos Indígenas Kichwas de Chazauta (Fepikecha), responsabilizó al Estado peruano del asesinato, “al no ser capaz de atender la seguridad de una vida y la integridad de una familia”.

La organización indígena regional detalló que Quinto Inuma y los habitantes de Santa Rosillo habían acudido en repetidas ocasiones ante diversas autoridades para denunciar, en vano, la tala ilegal y el narcotráfico que acecha sus bosques comunales. Entre las instituciones alertadas, desde 2016, están el Minjusdh, la Defensoría del Pueblo, la Policía Nacional, distintas comisiones del Congreso de la República, así como las fiscalías especializadas en materia ambiental (FEMA) y Antidrogas.

Envían helicóptero para buscar responsables del crimen contra Quinto Inuma

El Ministerio del Interior (Mininter) también condenó el ataque contra el apu. El Minjusdh señaló que “las causas de su fallecimiento vienen siendo materia de una minuciosa investigación por parte de la Policía Nacional, que ha dispuesto el envío de un helicóptero a la zona con un contingente policial, especializado en investigación de homicidios, a fin de realizar las labores de búsqueda, encontrar a los responsables en el más breve plazo, y ponerlos a disposición de la justicia”.

“Abominable” asesinato de otro defensor e inacción de un Estado indolente

En tanto el exviceministro de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente (Minam), Mariano Castro Sánchez-Moreno, actual director del Programa Unidos por los Bosques de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), calificó de “abominable” el asesinato del defensor ambiental y enfatizó que las denuncias realizadas por el líder indígenas fueron reiteradas. En tal sentido, se preguntó “¿qué otra crueldad debe ocurrir para garantizar un entorno seguro, propicio, y asignar recursos para personas defensoras de derechos humanos?” y exigió que este crimen no quede impune.

Julia Urrunaga, directora en Perú de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA por sus siglas en inglés), atribuyó la muerte del líder indígena a la impunidad “con que opera la delincuencia y las mafias que destruyen la Amazonía peruana”, y a la indolente y criminal inacción del Estado.

Por otro lado, el sociólogo y exdirector general de Industrias Culturales y Artes, del Ministerio de Cultura (Mincul), Santiago Alfaro, manifestó que “las economías ilegales avanzan junto con la ilegalidad en la política. La defensa que hacía el apu Quinto Inuma no solo era de su territorio sino de un bien público global. A más deforestación, más cambio climático, más daño para la humanidad”.