ELECTROPERU: “Energía renovable para establecimientos de salud de Huancavelica”

El proyecto resultó ganador de los premios de Desarrollo Sostenible 2023 en la categoría de Gestión Social del sector eléctrico.
Energía con paneles solares ha facilitado la atención médica remota y garantiza la integridad de las cadenas de frío. Además, se ha reducido en 80% la facturación del servicio.

En colaboración con el Ministerio de Salud, el GORE Huancavelica y las Redes de Salud de Huancavelica y Tayacaja, ELECTROPERU S.A. implementó el proyecto “Energía renovable para los establecimientos de salud de Huancavelica”.

Desde 2020, ELECTROPERU ha ejecutado el programa ‘Sinergias que Suman’, con el objetivo de mejorar la atención primaria de salud en las áreas donde opera la empresa. Durante 2021, se implementaron diversas iniciativas para fortalecer la capacidad de los centros de salud en estas zonas, especialmente en respuesta a los desafíos planteados por la pandemia. El programa se inició con la entrega de equipos de protección, suministros de desinfección y lavamanos portátiles a los establecimientos y agentes comunitarios de salud. Además, se implementaron medidas para fortalecer el cerco epidemiológico, tales como el suministro de termómetros digitales y oxímetros de pulso.

Para abordar la falta de especialistas, ELECTROPERU decidió financiar la implementación de servicios de TeleSalud en 17 centros de salud de las Redes de Salud de Huancavelica y Tayacaja, así como en dos hospitales: el de Huancavelica y Pampas. Cada Institución Prestadora de Servicios de Salud (IPRESS) se equipó con tecnología avanzada para garantizar la eficiencia y calidad de la atención médica remota, además de recibir capacitación.

Sin embargo, se encontraron desafíos en 13 centros de salud debido a problemas recurrentes en la calidad del suministro eléctrico, lo que afectaba el acceso a la TeleSalud, dañaba los equipos y ponía en riesgo la cadena de frío para la conservación de vacunas y otros suministros médicos. Surgió entonces la propuesta de instalar sistemas fotovoltaicos conectados a la red (on-grid) como solución.

Se implementaron sistemas de generación fotovoltaica (SGFV) en estos 13 establecimientos de salud, que incluían paneles solares, bancos de baterías de litio (BESS), inversores híbridos y sistemas de monitoreo y control. Estos sistemas se interconectaron a la red de la empresa distribuidora local. De esta manera, los establecimientos de salud aprovechan la energía solar generada, tienen la posibilidad de inyectar la energía remanente a la red de Electro Centro y, si es necesario, reciben energía proveniente de la red.

Hasta la fecha, el proyecto ha permitido que entre el 60 y el 80% de la energía eléctrica utilizada por los establecimientos de salud sea generada por paneles solares situados en los techos de los mismos establecimientos, lo que ha llevado a una reducción considerable de costos energéticos. De acuerdo con la capacidad de los sistemas solares instalados, se estima que estos generarán anualmente aproximadamente 101 000 kWh, contribuyendo a evitar la emisión de 41 toneladas de CO2 a la atmósfera. Tales resultados demuestran el impacto positivo del proyecto al diversificar las fuentes de energía y garantizar un suministro confiable en los centros de salud.

Contribuye a evitar la emisión de 41 toneladas de CO2 en la matriz energética del Perú.

De acuerdo con el monitoreo que se viene efectuando al Proyecto, se identificó que los sistemas solares de los establecimientos de Salud solo estaban generando energía para cubrir la demanda de cada establecimiento de Salud y cargar el banco de baterías, teniendo un potencial mayor de generación durante las horas de sol, energía que podría ser utilizada inyectando a la red del concesionario ELECTROCENTRO.

ELECTROPERU gestionó con la empresa distribuidora local la inyección del exceso de energía generada a su sistema a partir del mes de junio del presente año. Actualmente, se vienen reportando las inyecciones de energía a ELECTROCENTRO mensualmente y se definirá el tratamiento económico que se dará a estos.

Los resultados de este proyecto han demostrado que es posible y sostenible replicar este modelo de Generación Distribuida en la mayoría de los centros de salud a lo largo y ancho del país, siempre y cuando se implemente el llamado “netmetering” para el tratamiento de excedentes (las unidades de energía que se inyecten a la red pública, se compensen, una a una, con las que se retiren de ella). Este modelo podría aplicarse a todos los centros de salud, centros educativos y comisarías a nivel nacional, e incluso en el sector privado. Su masificación depende de la promulgación del reglamento de generación distribuida, actualmente pendiente, y del tratamiento tarifario para los excedentes entregados a la red.