Edición impresa | La caja ruge

María Pía Palacios, la primera mujer que preside el directorio de Caja Arequipa.

Desde febrero último, María Pía Palacios es la presidenta del directorio de Caja Arequipa. Es la primera mujer que ocupa la posición y la segunda en el sistema de cajas municipales. En una región tan plena de historia, tradiciones y carácter, esta institución financiera es, como la llama la economista Palacios, una “marca amada”. Una de esas Love Brand cuyas características solo se pueden construir con la chamba de años sobre la cancha. Una marca querida y cercana para su comunidad. “Es una institución que ya tiene 37 años y se ha convertido en parte del patrimonio de la ciudad”, añade Palacios Mc Bride. “¿Por qué? Porque cumple un doble propósito social. Por un lado, hacemos inclusión financiera. El 75% de nuestros clientes son micro y pequeños empresarios.

Y lo otro es que las utilidades de la Caja Arequipa son destinadas para obras de la ciudad. La principal accionista es la Alcaldía Provincial y este año se le entregará un cheque por S/ 42 millones”. Los números son elocuentes. Si Arequipa tiene un poco más de un millón de habitantes, 425 mil de ellos tienen una cuenta de Caja Arequipa. En términos gruesos, uno de cada tres arequipeños es cliente de la Caja. Y en total cuenta con 1.2 millones de depositantes en todas las regiones del país. “No es una institución que de Lima salta a provincias, sino que de Arequipa crece hacia Lima y las provincias”, resume Palacios. Y las mujeres cumplen un rol especial. El 51% de los 5000 colaboradores de Caja Arequipa son mujeres. El mismo porcentaje de clientes de la Caja Arequipa que corresponde a mujeres.

Avanza la construcción del carro alegórico para el corso del 15 de agosto, enteramente de material reciclado.

Un importante avance que contrasta con la realidad de ser uno de los países con ratios más bajos de inclusión financiera en la región. “Ojo que inclusión financiera no es entregarle a la persona una tarjeta de crédito para que se endeude”, aclara la ejecutiva. “Inclusión financiera es lograr que la persona tenga un crédito productivo o depósitos que le generen intereses. Cada año incluimos alrededor de 80 mil personas nuevas y lo que hacemos es acompañarlos para su crecimiento dentro del sistema”. El analista es muy importante en el mundo de las microfinanzas y romper la desconfianza característica del peruano es parte de su tarea, que pasa en realidad por nuevos paradigmas culturales. Pero el proceso de inclusión hoy es potenciado por la revolución digital, además acelerada por la pandemia.

Proyectos diseñados para desarrollarse en cinco años se hicieron solo en uno. Actualmente, un 95% de las operaciones de la Caja se puede realizar por esa vía no presencial. “Entre los factores para que no haya inclusión están la difícil geografía, los problemas de conectividad y la baja educación”, enumera Palacios. “La digitalización es parte de nuestro modelo de negocio y permite al asesor ser más productivo. Si antes llegaba a 4 personas, ahora son 10”. Un analista puede otorgar un crédito solo con tener señal de internet. Es clave para rubros como el agrícola, por ejemplo. Por ello trabajamos en la generación de un expediente 100% digital. Parte del proceso es contar con una aplicación potente. “Realmente”, explica Palacios, “le hemos puesto muchas, muchas balas a eso”. Como resultado, Caja Arequipa obtuvo la mejor calificación anual 2022 de Aplicaciones Financieras elaborado por la consultora Big Data a partir de los puntajes que los usuarios ingresaron a Google Store sobre 45 aplicativos del sistema financiero.

A pesar del salto digital, el papel de los analistas es fundamental.

Mientras que los bancos tuvieron un promedio de 3.4 puntos sobre 5, Caja Arequipa obtuvo 4.8 puntos. Toda una experiencia que desembocará en el próximo proyecto de un Neobanco de Caja Arequipa, la nueva generación de entidades financieras que ofrecen el 100% de sus servicios de manera digital. Por delante queda el reto de crecer. Pero hacerlo bien. “Tenemos muy claros nuestros segmentos de inclusión”, subraya Palacios. “A raíz de la pandemia y la situación política hemos retrocedido en términos de pobreza monetaria y eso hace que aumente el número de emprendedores por necesidad. Mi mercado crece, pero aumenta la informalidad”. La institución debe acompañar la nueva situación, pero también afilar su modelo de riesgo, lo que implica una muy detallada segmentación. Tras la experiencia con Reactiva Perú, Caja Arequipa trabaja con el programa Impulso Perú para que los emprendedores puedan acceder a créditos con garantías del Estado. “Tienes que ir con un conocimiento profundo del cliente”, advierte. “Aunque haya más flexibilidad, esa plata se tiene que pagar”. Además del importante incremento de mujeres en la cartera, están los productos para integrar a migrantes que elabora Palacios, “no es una población menor y no han sido atendidos. Tener una cuenta de ahorros les permite comenzar a construir un récord”.

A ello se suma un interesante programa de educación financiera para niños que funciona en forma de voluntariado en los colegios. Se trata en realidad de un ejercicio de ampliación de ciudadanía si se toma en cuenta que son conceptos que pueden no haber existido para sus padres. “Hemos capacitado a 64 mil niños desde el 2018”, sostiene Palacios. El eje del cuidado del medio ambiente es transversal. “Tenemos programas de reciclaje muy extendidos en todas nuestras agencias a nivel nacional”, explica. A ello se suma el uso de generación de energía fotovoltaica en las agencias donde se pueda instalar. “Con el brillo solar de Arequipa puedes generar tu propia electricidad sin problemas. Ya tenemos cuatro agencias que generan toda su energía y vamos a cerrar el año con varias más.

Producen tanta electricidad que puedo devolver energía al sistema”. El tradicional Corso de la Amistad que retorna el 15 de agosto a las calles de Arequipa por su aniversario número 483 es motivo de gran expectativa. Y el carro alegórico de la Caja Arequipa estará elaborado con material reciclado en colaboración con una ONG de mujeres recicladoras. Además, participarán más de 50 voluntarios de Caja Arequipa, quienes realizarán el levantamiento de residuos sólidos a lo largo de la ruta del corso. Asimismo, se ubicarán contenedores de reciclaje durante el tiempo que dure el evento.