Desafíos educativos: importancia de la formación continua en docentes y auxiliares

Expertos subrayan la relación entre la capacitación docente y el rendimiento estudiantil, destacando el papel esencial de los auxiliares en el proceso educativo.
Profesores deben recibir buenas capacitaciones.
Profesores deben recibir buenas capacitaciones.

En el contexto de los resultados recientes del informe PISA 2022, que revelan una brecha educativa significativa en el manejo de matemáticas entre los estudiantes peruanos y sus pares internacionales, surge la importancia crucial de la formación continua en educadores. Tan solo el 34% de los estudiantes alcanza al menos el nivel 2 en esta competencia, señalando la necesidad de intervenciones educativas.

En palabras de César Dávila, promotor de Ceba César Vallejo, «un educador bien capacitado no solo transmite conocimientos, sino que también inspira y motiva a los estudiantes a alcanzar su máximo potencial». Destaca la conexión directa entre la formación docente y el rendimiento académico, subrayando la importancia de integrar metodologías pedagógicas adaptables a los cambios y mejoras continuas en la enseñanza.

En el marco del Día Internacional de la Educación, se enfatiza el papel fundamental de educadores y auxiliares, quienes, proporcionando apoyo adicional, contribuyen al bienestar y desarrollo integral de los estudiantes, forjando así a las nuevas generaciones.

El experto César Dávila expone los beneficios de promover la formación en educadores: en primer lugar, destaca el impacto directo en el rendimiento de los estudiantes. «Los profesionales bien preparados fomentan un espacio de aprendizaje positivo, implementando estrategias pedagógicas que promueven comprensión y participación estudiantil».

Además, subraya la importancia de la formación en nuevas metodologías, ya que «los educadores capacitados son propensos a experimentar con métodos novedosos, mejorando la dinámica de clases y motivando a los estudiantes a aprender nuevas cosas».

La formación constante también prepara a los educadores para enfrentar desafíos emergentes en el entorno educativo, como cambios en políticas o estándares curriculares. Dávila enfatiza la necesidad de adaptarse a diferentes escenarios para garantizar una educación de calidad.

En última instancia, el experto destaca la relevancia de valorar el trabajo de los auxiliares de educación, quienes, a pesar de enfrentar desafíos y a veces no recibir el reconocimiento merecido, desempeñan un papel crucial en la gestión de las aulas. En este sentido, señala la importancia de promover la formación continua de estos especialistas a través de cursos o programas educativos.