El Consejo Electoral de Ecuador defiende sus protocolos en la sustitución del candidato asesinado

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) –

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador ha subrayado que trabaja para «garantizar los derechos de participación política» del Movimiento Construye tras el asesinato la semana pasada de su candidato a las elecciones presidenciales, Fernando Villavicencio, a la espera de que el ente confirme que puede postularse en su lugar el periodista Christian Zurita.

El movimiento lanzó inicialmente como candidata a la ‘número dos’ de la fórmula de Villavicencio, Andrea González, pero el temor a una potencial anulación de la papeleta le hizo decantarse por un aspirante externo a la fórmula, a escasos días de que el próximo domingo los ecuatorianos acudan a las urnas.

Hasta última hora del martes, los partidos tenían de plazo para presentar recursos de objeción contra la candidatura de Zurita y, una vez culminada esta fase, el CNE tiene previsto celebrar este miércoles un pleno para resolver el caso, como ha confirmado la presidenta del organismo, Diana Atamaint, en declaraciones a CNN.

Atamaint ha defendido que «hay que seguir el debido proceso» y ha recordado el caso de un dirigente asesinado horas antes de las últimas elecciones locales. Los votos que obtuvo su candidatura fueron a parar al político que el partido había nombrado como sustituto esa misma madrugada, aunque su cara no estuviese presente en la papeleta de votación.

El organismo también ha querido salir al paso de las críticas con un comunicado en el que ha afirmado que, tras el «lamentable hecho» del asesinato de Villavivencio, ha colaborado con el partido para que todo pudiese resolverse «sin ningún contratiempo». Así, ha justificado por ejemplo que el Movimiento Construye no estuviese en el debate entre candidatos presidenciales.

Sin embargo, el partido y el propio Zurita han seguido criticando al organismo electoral por un supuesto sesgo. «El CNE ha impedido que el binomio de Fernando Villavicencio participe en el debate presidencial y, ahora, prohíbe la promoción de nuestra publicidad en cualquier medio de comunicación», en lugar de «ofrecer respaldo y tratar el tema con la excepcionalidad requerida», ha lamentado el periodista en la red social X, la antigua Twitter.