Madre de Dios busca mejorar su imagen apelando a su rica biodiversidad y cultura

Caretas en alianza con INFOREGIÓN| Emprendedores y lideres de instituciones públicas y privadas crean una marca para identificar a la región amazónica con sus valores y tradición para promover una imagen positiva de Madre de Dios.
Este grupo de emprendedores y lideres del sector privado y público tienen algo en común. Todos están preocupados por la imagen de Madre de Dios en el país y el mundo.

La región Madre de Dios busca mejorar su imagen apelando a su rica biodiversidad y cultura. Con la finalidad de representar lo mejor que produce la región de Madre de Dios se creó la marca “Madre de Dios” con su slogan “diversa por naturaleza”. Esta iniciativa busca impulsar el comercio, turismo, gastronomía, comunidades nativas y pesca deportiva. Es decir, “todo lo bueno que tiene la región Madre de Dios”, dice Salomón Pérez Alencart, presidente de la Asociación para la gestión de la marca Madre de Dios.

Emprendedores que se unen a la iniciativa

Salomón es un hijo de colonos y es más conocido como Chalo”. Es promotor de la agricultura sintrópica. Es una actividad agrícola con que la pretende dar un giro a la agricultura clásica. Esta ha deforestado, junto a la minería ilegal entre el 2001-2021, un total de 277 295 hectáreas, según datos del portal de Geo Bosques.

Lo visitamos en su fundo agrícola “Ten paciencia”, en la vía interoceánica kilómetro 19. Aquí convirtió 36 hectáreas de pastoreo de ganado en una parcela agrícola combinada con 39 plantas frutales. Estas se comercializan y tienen registro sanitario. Estas son flores silvestres, plantas medicinales, frutas como el copoazu, asai, naranjas, pomelos, macambos, etc, y 300 árboles de castaña. En la misma parcela hay ganado, aves de corral. “Se llama agricultura sintrópica, todo junto”, nos dice Chalo. Es una forma intensiva de agroforestería que emite un ecosistema natural como el mismo bosque virgen.

Nos trasladamos a Paititi Ecopark, kilómetro 14 de la vía interoceánica, en la ruta a Iñapari. Nos encontramos en medio de los árboles gigantes, palmeras de aguajes, guacamayos y aves del bosque. Aquí se puede manejar bicicleta, viajar por una polea suspendida, caminar por un puente colgante al estilo tibetano entre las copas de los árboles. También se puede trepar y descolgarse de los árboles, trepar una pared en palestra, hacer tiro al arco y manejar un cuatrimoto. Esta es una iniciativa de Paul Goyzueta Albarracin, emprendedor que prefiere conservar así el bosque primario para el turismo de aventura y naturaleza.

A 8 kilometros de la ciudad esta Miguel Samalloa, hijo de castañero que ha convertido una concesión de castaña, en el parque de la castaña, Amazon Park. Esta es una réplica de las actividades ancestrales de los abuelos castañeros de Madre de Dios. En un tour se puede conocer una de las actividades que ha logrado conservar y proteger la Amazonia de la tala, el narcotráfico y la agricultura migratoria. Aquí se pueden mirar árboles gigantes de la Amazonia, recoger castaña, pelar castaña y degustar platos típicos y tragos con insumos de la castaña.

Al día siguiente bajamos por el rio Madre de Dios desde Puerto Maldonado. Llegamos al canopy Walk Way. Hay una torre de dosel de 38 metros que mantiene nuestra vista desde la copa de los árboles para la observación de aves. “En esta región hay 15 torres de dosel como esta”, dice Fernando Angulo Pratolongo, ornitólogo y principal investigador del Centro de Ornitología y Biodiversidad (Corbidi). Añade que en la región Madre de Dios hay 881 aves y que tenemos una ventaja frente a otras regiones: las aves están más concentradas en áreas pequeñas del bosque y es mucho más fácil observarlas. Por eso la región es uno de los destinos principales para el turismo de observación de aves.

Bajando el rio Madre de Dios, a dos horas de Puerto Maldonado, llegamos a la casa Shioi, del artesano de las Asociación de mujeres artesanas de la comunidad nativa de Palma Real, una comunidad del pueblo Eseeja. Nos recibe Zenon Yojaje, curaca de la comunidad, y las danzas típicas de la comunidad. Aquí 39 mujeres y 3 varones están creando y manteniendo la cultura ancestral de las abuelas del Eseejas. Los hombres recogen las fibras vegetales del bosque (sojas, lianas, semillas, frutos y plantas tintóreas). Las mujeres tejen sombreros, abanicos, canastas de tamshi, collares pulseras y aretes que representan la belleza de la selva. Se elaboran vestidos con tejidos y teñidos palillo, huito y sanipanga, en tonos grises, amarillos y morados. Las técnicas tradicionales se preservan con la cestería, la biojoyeria, que representan la fuerza y la sabiduría para crear belleza y mantener viva la cultura ancestral del pueblo Eseeja.

Horas más abajo por el rio Madre de Dios, cerca de la frontera con Bolivia, está la comunidad del lago Valencia. Nos recibe Rossy War, sí, Rosa Guerra Morales, la famosa cantante de tecnocumbia e hija predilecta de Madre de Dios. “Yo nací aquí a 5 metros del lago” nos dice sobre su lugar de nacimiento, una vivienda que ya no existe. Ella fue recibida con danzas costumbristas. Una niña le dedicó la canción “Mi lago Valencia” con el mismo timbre de voz de la cantante. Esto la hizo llorar de emoción. Aquí la comunidad formó la Asociación de pescadores artesanales del Lago Valencia. Viven de la pesca, la recolección de la castaña y la agroforestería. “Se incentiva la pesca suelta que es la pesca deportiva para los turistas y la pesca sustentable para la alimentación. Se cuenta con embarcaciones para hacer el traslado y equipos de pesca”, dice Percy William Yumbato Herrera, gerente de la empresa pesca y aventura.

Este grupo de emprendedores y lideres del sector privado y público tienen algo en común. Todos están preocupados por la imagen de Madre de Dios en el país y el mundo. Sabido es que el periodismo solo habla de minería ilegal, deforestación y todos los males de la Amazonía. Por eso hace dos años se juntaron para revertir esa imagen y contribuir con una imagen de identidad, positiva y atractiva de esta región amazónica. Así se crea la iniciativa por la marca Madre de Dios.

Madre de Dios: Capital de la biodiversidad

El 45% (3 802 059.6 hectáreas) de la región Madre de Dios se encuentra conservada por 6 áreas naturales protegidas. Estos son los Parques Nacionales Manu, Bahuaja Sonene y Alto Purús; la Reserva Nacional Tambopata y las Reservas Comunales Amarakaeri y Purús. Se añade 25 Áreas de Conservación Privadas (ACP). Por eso es conocida como la “Capital de la biodiversidad del Perú” y considerada uno de los lugares más biodiversos del mundo. Es la tercera región con mayor extensión de bosques donde habitan jaguares, tapires y una diversidad de aves. Por eso es un destino para el turismo de la observación de aves, caminatas y deportes de aventuras. Estos bosques también albergan 10 pueblos indígenas que incluyen a poblaciones en aislamiento voluntario y contacto inicial.

El logo de la marca Madre de Dios representa la sinuosidad de sus ríos y el color verde de su Amazonía. Su slogan “Madre de Dios, diversa por naturaleza” representa a sus culturas originarias que vivieron por siglos conservando y preservando su historia y tradiciones. “Esta marca nos llevará al desarrollo y va a identificar a todos los productos que serán comercializados en el mercado nacional y en el internacional. Será el icono de la región, así como la marca Toyota, también los productos de Madre de Dios van a tener su marca en el mundo”, dijo Luis Otsuka, gobernador regional de Madre de Dios.

Embajadores de Madre de Dios

La cantante Rossy War, el ornitólogo Fernando Angulo y el chef especialista en comida peruana, pastelería y comida artesanal, Flavio Solórzano, son las personalidades que serán embajadores de la Marca Madre de Dios. El 6 de diciembre fueron reconocidos en un evento público y comisionados para posicionar la marca Madre de Dios en el país y el mundo.

También se comprometieron ciudadanos con entusiasmo, empresas y negocios de esta región, para llevar la marca Madre de Dios como embajadores de corazón y embajadores de marca. A ello se añaden las entidades del Estado, ONGs, que apoyan la marca como embajadores aliados. El objetivo es promover la marca Madre de Dios con su slogan “diversa por naturaleza”, en todos los rincones del país y del mundo.