Eterno Pedro Suárez-Vértiz

Al ya legendario rockero peruano, sus fans lo recuerdan como una gran persona que supo encontrar el sabor a la vida.
Sandro Campos con Nelly, María Ysabel y Roxana Cusi, Gisela Chávez y Eliza Atachagua.

Al amanecer del último ‘Día de los Inocentes’, la noticia del fallecimiento de Pedro Suárez-Vértiz (PSV) corrió como reguero de pólvora. Al inicio fue tomada como una broma de mal gusto, sin embargo, conforme transcurrieron las horas, y para tristeza de todos los peruanos, la muerte del rockero peruano fue confirmada. A los 54 años Pedro Suárez-Vertiz había fallecido de un infarto.

En los últimos años, una grave enfermedad lo mantuvo alejado de los escenarios, pero él, muy a su estilo, continuó en contacto con su público, publicando reflexivos mensajes en sus redes sociales. Pequeños algunas veces y extensos otras, estos comentarios muy personales eran esperados ansiosamente por sus miles de fans.

Los miembros del club de fans coleccionan cualquier detalle de su ídolo.

Entre sus más fieles seguidores están los miembros del PSV Fan Club Lima donde la mayoría de sus integrantes son mujeres. Cuando eran adolescentes, a mediados de los 80, eran fanáticas de la agrupación Arena Hash integrada por Pedro y Patricio Suárez Vértiz, Christian Meier y Arturo Pomar Jr.

En 1993, la banda se disolvió para dar paso a proyectos personales y muchas se fueron siguiendo al vocalista de la banda. Nelly Cusi, presidenta actual del PSV Fan Club Lima, y sus hermanas, no faltaron a ninguno de sus conciertos.

Ahorraban todo el dinero que podían y hacían lo imposible para llegar a donde PSV estuviera presentándose. Este lugar podía ser Ate, Los Olivos o Ancón. “A mi mamá le decíamos ‘vamos acá nomás’”.

Otro de los fans es Sandro Campos que participó en el programa Yo Soy imitando a Pedro Suárez-Vértiz. “Yo interpreto”, dice aclara “A mi no me gusta decir que soy el imitador porque Pedro solo hay uno”. Campos, 30, señala que sus padres escuchaban esta música y cuando tendría más o menos tres o cuatro años, “camino a la casa de mi abuela me puse a cantar en el carro ‘me estoy enamorando, sé que es para toda la vida’” y dejó a sus padres asombrados. Ahora, casi 25 años después asegura que “la mitad del músico que soy es gracias a él”.

El parque El Olivar fue nuestro punto de encuentro con estos admiradores que conocen cientos de detalles sobre la vida de PSV. “Él jugaba acá de chico”. Aunque admitieron que todavía no identifican el árbol al cual el cantante le dedicó una canción. “Yo trepé una mañana un lindo árbol cerca de mi hogar, casi tambaleando cogí las ramas, no pude bajar”. En alguna entrevista Pedro explicó que esta canción era sobre la sabiduría de los árboles. “Están ahí permanentemente … todo el mundo nace, muere y ellos siguen ahí”.

Desde sus primeros pasos, Óscar Sánchez escucha la música de PSV y a la derecha, y Eliza Atachagua quien se emociona recordando el primer CD de PSV que le regaló su hermano.

Todos estos fieles seguidores Pedro, lo recuerdan como un hombre “muy generoso, amable y buena gente”. Al punto que a menudo, después de cantar durante dos horas en un concierto, jalaba en su auto a varias de sus fans hasta las puertas de sus casas y les decía “no me voy a ir hasta que tú no entres a tu casa” y esperaba hasta que les abrieran la puerta.

“Pedro nos deja una lección increíble”, dice Gisela Chávez. “Nosotros los peruanos estamos muy acostumbrados a la queja y él con una enfermedad tan difícil no se deprimió. Y a pesar de que se reunían con frecuencia y que les informó que se estaba haciendo unos chequeos nunca les habló de su verdadera enfermedad. Se enteraron cuando se publicó el libro “Yo Pedro” donde cuenta cómo recibió la noticia de que tenía una enfermedad neuromuscular para la cual no existía cura. “Yo creo que él nos quería cuidar. No quería darnos una mala noticia”.

“Pedro es un genio, es una persona completa,” sentencia Nelly y explica: “Ha sido preciso en elegir a las personas que continúen con su legado. Esto me parece maravilloso e impresionante”. Ahora este club de fans se dedicará a seguir a Pedro Suárez-Vértiz La Banda. “Él ya es eterno”.