Motor de desarrollo para Lima-Barranca

Por: Justo Carbajal | Ferrocarril beneficiará a millones de peruanos, potenciará el trayecto logístico y reducirá costos para la exportación.
Pasará por Supe, Huaral, Chancay y Ancón. Beneficiará de forma directa a 4.5 millones de habitantes y de forma indirecta a 12 millones.

El pasado 7 de febrero se dio el primer paso para la construcción del ferrocarril Lima – Barranca, que pasará por Supe, Huaral, Chancay y, finalmente, Ancón. Esta obra beneficiará de forma directa a 4.5 millones de habitantes y de forma indirecta a 12 millones de ciudadanos. Aunque aún no se ha determinado el costo de la obra, el estudio de preinversión ya está aprobado, y con ello ya se podrán conocer los detalles de esta ambiciosa construcción.

El proyecto emerge como una pieza fundamental para potenciar la conectividad, el crecimiento económico y la eficiencia logística en la región. De momento se sabe que traerá también un sistema eficiente de transporte masivo de carga que será rápido, y seguro.

En su trayecto por el área metropolitana de Lima y Callao, tendrá un intercambio con los sistemas de transporte masivo de pasajeros como la Red Básica del Metro y el Metropolitano. Esta megaobra busca establecer un corredor ferroviario moderno entre la capital del país y la provincia de Barranca.
Es necesario conocer los beneficios de esta iniciativa, la importancia de ejecutar un estudio de preinversión detallado, así como los posibles factores que podrían retrasar su implementación y las consecuencias negativas que ello acarrearía para la logística del país.

Beneficios del Ferrocarril
El proyecto del Ferrocarril Lima – Barranca consta de 245 kilómetros de trayecto y promete una serie de beneficios tanto a corto como a largo plazo.
En primer lugar, permitirá una mejora significativa en la movilidad de pasajeros, reduciendo los tiempos de viaje y proporcionando una alternativa segura y eficiente al transporte por carretera. No solo facilitará el desplazamiento de personas entre Lima y Barranca, sino que también abrirá nuevas oportunidades de desarrollo para las comunidades a lo largo de la ruta.

En segundo lugar, será un catalizador para el desarrollo económico de la región. Al facilitar el transporte de carga, especialmente de productos agrícolas y pesqueros, se reducirán los costos logísticos y se mejorarán las condiciones para la exportación, lo que beneficiará a los productores locales y contribuirá a dinamizar la economía regional. Asimismo, la infraestructura ferroviaria creará empleo tanto durante su construcción como en su operación y mantenimiento, generando un efecto multiplicador.
Otra gran ventaja es el desarrollo de nuevas áreas de desarrollo urbano, productivas, logísticas y de servicios en la zona de influencia del sistema interurbano.

Además, el ferrocarril promoverá la sostenibilidad ambiental al fomentar el uso del transporte público y la reducción de emisiones de carbono asociadas al transporte por carretera. Al desviar parte del tráfico de mercancías de las carreteras hacia el ferrocarril, se aliviará la congestión vehicular y se reducirán los accidentes de tránsito, lo que tendrá un impacto positivo en la seguridad vial y la calidad de vida de los habitantes de la región.

Importancia del estudio de preinversión:
Antes de proceder con la ejecución del proyecto, es fundamental realizar un estudio de preinversión exhaustivo que evalúe detalladamente su viabilidad técnica, económica, social y ambiental. Este estudio permitirá identificar los costos y mitigar posibles riesgos, así como optimizar el diseño y la planificación del proyecto para garantizar su éxito a largo plazo.

El estudio de preinversión permitirá determinar la traza óptima, teniendo en cuenta factores como la topografía del terreno, la densidad poblacional y la ubicación de infraestructuras existentes. Esto garantizará que sea eficiente desde el punto de vista técnico y económico, minimizando los costos de construcción y maximizando los beneficios para la comunidad.

En segundo lugar, evaluará el impacto socioambiental del proyecto y desarrollará medidas de mitigación y compensación para minimizar su huella ambiental y proteger los derechos de las comunidades afectadas. Esto es especialmente importante en una región como Barranca, que alberga una rica biodiversidad y comunidades vulnerables que podrían ser afectadas por la construcción.

Asimismo, el estudio de preinversión permitirá estimar con mayor precisión sus costos y beneficios, así como identificar fuentes de financiamiento adecuadas y desarrollar un plan de negocios sólido que garantice su viabilidad económica a largo plazo. Esto es crucial dado el alcance y la magnitud, que requerirá una inversión significativa tanto del sector público como del sector privado.

Factores de retraso
A pesar de los beneficios potenciales del Ferrocarril Lima – Barranca, su implementación podría enfrentar una serie de desafíos y obstáculos que retrasen su ejecución y pongan en riesgo su éxito a largo plazo.
El consorcio ganador debe hacer un estudio profundo para evitar las adendas que retrasan y encarecen las obras. Otro de los principales riesgos es la falta de financiamiento y recursos suficientes para su construcción. Asegurar el financiamiento podría requerir la negociación de acuerdos y alianzas estratégicas a nivel nacional e internacional.

Otro factor es la oposición de ciertos grupos de interés como comunidades locales, grupos ambientalistas o sectores económicos afectados por el proyecto. Es importante abordar estas preocupaciones de manera transparente y participativa, involucrando a las partes interesadas en el proceso de planificación y toma de decisiones y desarrollando medidas de mitigación y compensación que satisfagan sus necesidades y protejan sus derechos.

Además, la burocracia y la tramitología pueden ralentizar el proceso, especialmente en lo que respecta a la obtención de permisos y autorizaciones ambientales y la adquisición de terrenos. Es fundamental simplificar y agilizar estos procesos, eliminando trabas innecesarias y promoviendo la coordinación y colaboración entre las diferentes entidades involucradas en el proyecto.

El retraso en la implementación del Ferrocarril Lima – Barranca tendría graves consecuencias para la logística del país, afectando la competitividad de las empresas y la eficiencia del sistema de transporte de carga. El transporte por carretera seguiría siendo la principal vía de transporte de mercancías entre Lima y Barranca, lo que aumentaría los costos logísticos y la congestión vehicular en la región.

En resumen, el ferrocarril representa una oportunidad única para potenciar el desarrollo económico y la eficiencia logística en la región. Es fundamental que, luego del estudio de preinversión, el gobierno desarrolle el proyecto rápidamente y arme el expediente para convocar a una licitación y entregar la buena pro. Es vital asegurar la ejecución para hacer realidad este proyecto transformador y asegurar un futuro más próspero y sostenible para todos.