Seis pulsaciones y un Ikarus

Escribe: Paolo de Lima | Comentario a seis poemarios.
Poemario de Pablo Salazar Calderón.

La editorial Pájaro de fuego publicó a finales del 2022 una colección de seis poemarios de pequeño formato bajo el título de Pulsaciones. Veámoslos por orden de apellido. Albas a Orfeo de Úrsula Alvarado Noblecilla (Lima, 1979) explora el poema en prosa para actualizar la célebre historia de amor de la mitología griega entre el poeta y músico Orfeo y la ninfa Eurídice desde una Lima de madrugada con charcos de orín. Chateo con Belli de Luis Boceli (Chiclayo, 1981) dialoga en tono festivo con sus referentes intertextuales de carácter literario y multimedial. La angustia era una flor carnívora de Patricia Colchado (Áncash, 1981) está conformado por fragmentos de cuatro colecciones previas (Blumen, Las pieles del Edén, Ciudad ajena y Ningúnlado) más un cuaderno inédito titulado “Siete ñustas”. Further de David Jiménez (Callao, 1983) tiene cuatro secciones que conforman “una aproximación a su naturaleza marina, al temperamento animal que se agazapa en su espíritu, a su violencia silenciosa que asalta su mundo cotidiano”, como se señala en la contratapa. Cabos sueltos de Wilver Moreno Tineo (Ayacucho, 1982) incluye ocho poemas de ritmo y seducción. Acople en el mar del cosmos de Pablo Salazar Calderón (París, 1978) es una secuela de su poemario Ikarus10 (publicado con anterioridad en 2018 y 2020). Incluyo la parte inicial del poema “Nos elevamos”: “El hombre que miraba al mar / ahora mira este planeta / como una cápsula de luz / en la niebla / de un monitor apagado // Sus ojos regresan al tope // a la estancia lenta // por seguir nuestro despegue del globo / aerostático // Sus retinas encienden un fósforo allí / y elevan una antorcha / para repasar aquella región / de casonas / y gatos / yendo al encuentro de sus manos // oscuro pelaje // brazo entre las naves // como la gamuza más negra”.