Jorge Zegarra Reátegui: “Con un simple proceso se ha logrado reducir las emanaciones de gases de efecto invernadero al medio ambiente”

Desde hace 20 años toneladas de residuos sólidos comenzaron a ser tratados para transformarlas en energía eléctrica que hoy beneficia a miles de familias.

Este proceso para reducir la emanación de gases de efecto invernadero ocurrió en el botadero conocido como “La Cucaracha”, en el distrito de Ventanilla. Aquí, el inmenso basural, poblado por ratas, moscas y cucarachas se convirtió en un relleno sanitario donde la basura se transformó en energía eléctrica. Gracias a Petramás, llegó un futuro mejor al Callao con la conversión del botadero La Cucaracha en un verdadero relleno sanitario: “El Relleno Sanitario Modelo del Callao”.

El milagro ocurrió hace 20 años gracias a una inversión total de US$ 10 millones de la Municipalidad Provincial del Callao y la empresa Petramás (como concesionaria).

Este botadero era uno de los sectores más contaminados del puerto del Callao ya que la basura no recibía ningún tipo de tratamiento.

Hasta ese entonces, en el gigantesco botadero cerca a la desembocadura del río Chillón recibía toneladas de residuos sólidos de la a provincia constitucional de Callao y también de la ciudad de Lima. Era uno de los sectores más contaminados del puerto del Callao ya que la basura no recibía ningún tipo de tratamiento.

“17 años después con la participación de una empresa privada responsable tienes un relleno que ya no se llama Cucaracha sino Modelo del Callao que tiene un MDL aprobado por Naciones Unidas, tiene un sistema de quema de gases, tiene un sistema de tratamiento de los gases y, hace poco, hemos inaugurado una Termoeléctrica. También se genera en el Callao energía. Es posible y es factible recuperar un botadero y convertirlo en un verdadero relleno sanitario”, comentó Jorge Zegarra Reátegui.

Ciento de personas, entre ellos niños, acudían a este botadero a buscar todo tipo de restos. Su salud estaba en constante peligro.

Planta “modelo”

Hoy en día, las 3200 toneladas de basura que se reciben, en promedio, en un solo día son tratadas, sin contaminar el medio ambiente.

Jorge Zegarra Reátegui, presidente ejecutivo de Petramás, explica el procedimiento de transformación de esta basura en energías limpias: “A diario toda la basura que llega a este relleno es cubierta por una capa de tierra de un metro de espesor”.

Con este simple proceso, se ha logrado reducir las emanaciones de gases de efecto invernadero al medio ambiente.

¿Cómo? Destruyendo el gas metano, que se genera por la descomposición de la basura.

Hace 20 años, con el trabajo realizado por Petramás, el botadero La Cucaracha pasó a ser “El Relleno Sanitario Modelo del Callao”.

“El metano es el segundo gas que genera el efecto invernadero, luego del CO2. Tenemos una inmensa chimenea, que recolecta todo el gas del relleno sanitario chalaco, para quemarlo. De esta forma se elimina el 99,9 % del gas metano”, explica Zegarra.

Al ser quemado, este gas se transforma en CO2, el cual tiene un impacto de 25 veces menor que el gas metano, sobre el calentamiento global.

Gas metano en energía

Hace relativamente poco tiempo la empresa Petramás estableció una relación comercial con la Central Térmica Biomasa Callo de 2.4MW, el cual cuenta con dos grupos electrógenos, que utilizan como combustible el gas metano captado del relleno modelo sanitario. Al presente de los 1200SCFM de flujo captados, 800SCFM se convierten en electricidad.

Esta planta termoeléctrica inyecta 14500 MWh de energía eléctrica por año de operación comercial al sistema interconectado nacional, la energía entregada en promedio abastece de electricidad a 11 000 viviendas.

Esta planta termoeléctrica inyecta 14500 MWh de energía eléctrica por año de operación comercial al sistema interconectado nacional, la energía entregada en promedio abastece de electricidad a 11 000 viviendas.