“Los realistas apodaron a Cochrane como El Diablo”, recuerda Gutiérrez. Derecha, nuevo libro comentado por Macera.
“Los realistas apodaron a Cochrane como El Diablo”, recuerda Gutiérrez. Derecha, nuevo libro comentado por Macera.
Edición 2586: Miércoles, 17 de Abril de 2019

Huacho Libre

El 5 de abril se conmemoraron los 200 años del desembarco en Huacho y el grito de Supe.

“Los realistas apodaron a Cochrane como El Diablo”, recuerda Gutiérrez. Derecha, nuevo libro comentado por Macera.
“Los realistas apodaron a Cochrane como El Diablo”, recuerda Gutiérrez. Derecha, nuevo libro comentado por Macera.

Bruno Gutiérrez Torero tiene 54 años, es historiador autodidacta, productor radial y comunicador desde hace más de 30 años. También es miembro del Patronato Cultural de Huacho, de la Comisión Bicentenario de la Provincia de Huaura y del Consejo del Plan Municipal del Libro y la Lectura de Huacho. Gutiérrez ha escrito Huacho, puerto de libertad, “un excelente texto sobre la expedición chileno-argentina organizada a propósito de la Independencia del Perú”, en palabras de Pablo Macera.

–¿Qué implicancias históricas tuvo el desembarco en Huacho?
–Básicamente la implementación de la emancipación definitiva del Perú. Hay quienes creen que emancipación e independencia son sinónimos, cuando en realidad no solo no lo son, sino que no hay independencia sin emancipación previa. Y la peruana se consiguió en Huaura. Cuando la escuadra conducida por Cochrane desembarca en Huacho, la gente de la zona observa la diferencia entre una embarcación comercial, que eran las que usualmente llegaban al puerto, con una de orden militar. Eso despierta un interés en la búsqueda de un nuevo orden.

–¿Cuántos días estuvo la escuadra por el norte chico?
–La escuadra al mando de Thomas Cochrane estuvo desde los últimos días de marzo hasta los primeros de mayo de 1819, desplazándose desde Chancay hasta Barranca.

–¿Por qué los españoles no ofrecieron resistencia?
–A pesar de tener guarnición militar en la zona, esta no estaba capacitada para enfrentar a una flota armada y con personal que venía conducida por un militar de experiencia. El virrey y su gente lo sabían, como también sabían, en su momento, que San Martín era un militar que había enfrentado a las fuerzas napoleónicas, y eso infundía respeto. Por otra parte, la zona estaba ya asistida por muchos civiles y eso complicaba las operaciones.

–¿Supe fue la primera comunidad en proclamar la independencia del Perú a propósito del desembarco?
–Sí, fue Supe. Los hechos del 5 de abril de 1819, a pocos días de la llegada de la escuadra conducida por Cochrane y que son narrados por el propio virrey en sus Memorias de Gobierno, sucedieron porque se dio la oportunidad de hacerlo con el soporte que significaba la presencia de la flota en la bahía y ya en tierra; debido a eso, al retirarse esta, muchos de los patriotas reconocidos como los líderes del movimiento libertario, Andrés de los Reyes, Juan Fonseca, Cayetano Requena, Juan Franco, Doroteo de los Santos y otros que no lo fueron, pero que tuvieron alguna implicancia, como Francisco Vidal, años más tarde  presidente del Perú, debieron refugiarse en las embarcaciones de la escuadra y viajar con ella a Chile, donde juraron la bandera de ellos y su causa de independencia de una manera escandalosa, que, excepto uno que otro que huyó, casi todos los restantes abandonaron la causa del Rey prestándoles toda clase de auxilio…”.

–¿Era Huacho superior a Supe en población, economía y milicia?
–Sí, pero más lo era Huaura, que era el centro del poderío español y administrativo de la zona. Pero Huacho era el puerto de Huaura y las facilidades de desembarco en su playa eran superiores a cualquiera de las de la zona, incluyendo a Vegueta, Supe o Barranca. Por eso Cochrane regresa a las mismas playas huachanas, 18 meses después, el 10 de noviembre de 1820, esta vez bajo el mando de San Martín.