Edición 2539: Jueves, 17 de Mayo de 2018

La Inefable Bicameralidad

Por: Harold Forsyth | “A nivel mundial, solo Venezuela acompaña al Perú en esta experiencia de un Congreso unicameral”.

Cuesta trabajo comprender por qué algo tan simple como la urgencia de retornar al sistema parlamentario bicameral es tan difícil de procesar y genera una controversia que, si se sometiera al juicio de cualquier constitucionalista o politólogo elementalmente respetable y a nivel mundial, sería un tema incapaz de merecer la dignidad de una respuesta.

Por más que muchos elementos de nuestro derecho constitucional son absolutamente únicos en todo el mundo, parecería urgente que dejemos de pretender inventar instituciones que contradicen doctrinas vigentes en todas partes desde hace siglos y, en el caso del derecho parlamentario, desde hace milenios.

Es lamentable que ninguno de los gobiernos instalados en el Perú a partir del pleno retorno del sistema democrático en el año 2000 haya tenido la visión o el interés de normalizar la vida parlamentaria del Perú de acuerdo con nuestra tradición republicana. Y, con esa misma lógica, cabe destacar que el Presidente de la República ha mencionado el retorno a la bicamericalidad como un elemento impostergable de las reformas políticas pendientes en el Perú.

Y merece, entonces, destacarse que, aparentemente, el tema será introducido en el Congreso de la República y podrá ser debatido –esperemos– con el espíritu de concertación, responsabilidad y voluntad de cambio que la realidad exige.

El razonamiento falaz que es necesario rechazar es el económico, por medio del cual se sostiene que el mayor número de parlamentarios producto de la bicameralidad tendrá un costo elevado, como si la cantidad de legisladores no tuviera una relación directa e inevitable con el tamaño del territorio y el número de habitantes. Por lo demás, el sueldo de los parlamentarios, que bien podría reajustarse en el futuro, es solo una parte del enorme presupuesto del Congreso y si de hacer ahorros se trata habría que pensar en otras áreas parlamentarias susceptibles de reducción.

El Perú es un país muy grande y tiene muchos asuntos por lo cual requiere parlamentarios competentes en dos cámaras legislativas. La existencia de un Senado va a asegurar, por lo menos en alguna medida (y así lo demuestra la experiencia), que peruanos calificados se interesen en postular. Adicionalmente, es imprescindible darle al país el valor reflexivo de una cámara alta. De lo contrario, salvo excepciones, personas de escasa preparación y nula relación con los ciudadanos que están obligados a representar podrán afirmarse como la regla futura.

Es necesario, además, que cualquier debate sobre el tema esté exento de la lógica de ganadores y perdedores. Con el cambio, es el Perú el que gana y ello implica atraer a los mejores ciudadanos al servicio público y evitar, como ocurre ahora, su alejamiento.

Hoy en día, a nivel mundial, solo Venezuela acompaña al Perú en esta experiencia de un Congreso unicameral, excepción hecha de países comparativamente  pequeños. Y huelga comentar los resultados.  

Loading...