Edición 2457: Jueves, 6 de Octubre de 2016

Kuczynski y Correa

Una vez más, los jefes de Estado del Perú y del Ecuador se reúnen, con sus respectivos gabinetes ministeriales, a fin de evaluar el conjunto de las relaciones bilaterales peruano-ecuatorianas que atraviesan, es necesario destacarlo, la etapa más fecunda de su historia.

En el marco del Encuentro Presidencial y X Gabinete Binacional, esta vez toca al Ecuador organizar el muy importante evento, cuyo día cumbre será el viernes 7 de octubre en curso. Para ello, el gobierno ecuatoriano ha escogido como sede a Macas, pujante ciudad de ceja de selva y agrícola por excelencia.

A pesar de que los presidentes Pedro Pablo Kuczynski y Rafael Correa ya han tenido oportunidad de conocerse, Macas será el escenario de su primer encuentro estrictamente bilateral en el que se revisará el desarrollo y cumplimiento de los compromisos adoptados y se acordará la agenda de trabajo conjunto que ambos mandatarios tendrán por delante. Obviamente, la activa presencia de sus respectivos ministros de Estado asegura una agenda integral que privilegie a los sectores menos favorecidos de los dos países.

Decimos que la vinculación peruano-ecuatoriana atraviesa su mejor momento porque después de casi sesenta años de relaciones nerviosas por motivos conocidos, los dos países hemos logrado emprender una etapa de amistad verdaderamente ejemplar en el contexto latinoamericano.

La integración física, por ejemplo, conformada principalmente por los cuatro ejes viales binacionales en pleno funcionamiento, ha transformado radicalmente el tránsito de carga entre los dos países y creado las condiciones para un intercambio comercial mucho más dinámico. Asimismo, se ha facilitado el tránsito de personas y se registra una actividad turística muy importante en la región fronteriza, especialmente por los ecuatorianos que acuden masivamente a las playas del norte peruano y a hacer compras en los centros comerciales de Piura.

Los programas socio-sanitarios que permiten que los ciudadanos de las zonas fronterizas de ambos países se atiendan indistinta y gratuitamente en los centros de salud han alcanzado una cobertura significativa y se avanza en esa línea de trabajo conjunto.

Hay en marcha, asimismo, un proyecto de dinamización de las economías populares de la zona fronteriza en el marco de una planificación urbano-rural en tres localidades vecinas de cada país. Igualmente, está avanzado el plan de recuperación del espacio urbano de Aguas Verdes y Huaquillas y el canal de Zarumilla alrededor de una futura plaza de la hermandad.

En cuando a las relaciones político-diplomáticas, estas están caracterizadas por una estrecha cooperación y el Ecuador, país sede la Unasur, de la Comisión Permanente del Pacífico Sur y del Tribunal Andino de Justicia, tiene una relación ancestral con nuestro país desde tiempos inmemoriales.
Todo ello hace que contemplemos con optimismo el encuentro de Macas cuyos resultados, nos aventuramos a predecirlo, sentarán nuevas bases para que peruanos y ecuatorianos avancemos juntos en nuestro destino común. (Harold Forsyth)