Paraíso terrenal de arena blanca y océano in  finito.
Paraíso terrenal de arena blanca y océano in finito.
Edición 2495: Jueves, 6 de Julio de 2017

Nirvana Tumbesino

Playas, manglares y gastronomía. Un repaso a las glorias y virtudes de Tumbes, destino inmejorable por Fiestas Patrias.

Paraíso terrenal de arena blanca y océano in  finito.
Paraíso terrenal de arena blanca y océano in finito.

No hay excusa válida si de pasarla bien se trata. Los feriados que se avecinan por el aniversario de la nación son oportunidad idónea para un escape playero y caluroso. Y Tumbes da la bienvenida con sus playas, manglares, gastronomía e historia.  

Otro viaje: Ica

La cantidad de lugares por conocer no respeta itinerarios ni agendas programadas. Desde su llegada, los visitantes podrán disfrutar de las edificaciones de la ciudad. Entre las más emblemáticas figura la Catedral San Nicolás de Tolentino y el Malecón Benavides. La primera fue construida en el siglo XVII y, hoy por hoy, es considerada como una de las más modernas del norte del país. Mientras que el paseo por el malecón, ubicado en una de las riberas del río Tumbes,  permite contemplar el bello atardecer, los platanales y los campos arroceros del florido valle tumbesino. Ineludible para locales y foráneos.

Conchas negras: afrodisíaco marino.
Conchas negras: afrodisíaco marino.
PARAÍSO ACUÁTICO
Escapando un poco de la ciudad, la playa Punta Sal está entre las preferidas para practicar deportes acuáticos, dar paseos a caballo y descansar sin preocupaciones. Ubicada a 79 kilómetros de la urbe, se divide en Punta Sal Chica, Punta Azul y el balneario de Punta Sal Grande. Las opciones sobran, pero por si eso no fuese suficiente para calmar las ansias playeras, a solo 30 minutos de la ciudad está la playa Zorritos. Preparada con hospedajes, restaurantes y tiendas, no tiene en la arena blanca a su único atractivo.  

Otro viaje: Pucallpa

Por otro lado, pescadores, esquiadores y lancheros han formado un valioso punto de encuentro. Situado en una de las bocas del río Tumbes, a 13 kilómetros de la ciudad, el puerto Pizarro es reconocido por ofrecer uno de los mejores cebiches de conchas negras del país (apreciado por varios que confían en sus virtudes afrodisíacas), estupendos chupes de cangrejos y exquisitas tortillas de langostas. Además, es partida del recorrido hacia la Isla del Amor, la Isla de los Pájaros y la Isla Hueso de Ballena.  

Continuando con la ruta, los Manglares de Tumbes y sus 2,972 hectáreas de maravilla natural son uno de los lugares favoritos de quienes llegan al departamento norteño. Razón de esto son las cinco especies de mangle que tiene y su papel como último refugio para el cocodrilo de Tumbes, en peligro de extinción. Por si fuera poco, entre su fauna también figuran más de 30 especies de aves, 14 de mamíferos y docenas de variedades de caracol y conchas.

Otro viaje: Tarapoto 

Surfers disfrutan de las olas y el paisaje tumbesino desde el alba hasta el ocaso.
Surfers disfrutan de las olas y el paisaje tumbesino desde el alba hasta el ocaso.

Y como al paladar se le debe engreír siempre, Tumbes ofrece sus variedades de cebiche, los chicharrones de calamar, la milanesa de toyo, el mero enrollado, el pionono de mariscos, un rico caldo de bolas de plátano y las albóndigas de pulpa de cangrejo. ¿Y para bajarla? Nada como el chinguirito y los cocteles de melón, naranja y guayaba. Buen viaje y buen provecho.     

Loading...