Piloto Fernando Enrique De Olazábal Schettini cambió las carreras de autos por el negocio del narcotráfico. Derecha, tres toneladas con 220 kilos de cocaína procedente de Colombia iban a ser enviadas a Holanda.
Piloto Fernando Enrique De Olazábal Schettini cambió las carreras de autos por el negocio del narcotráfico. Derecha, tres toneladas con 220 kilos de cocaína procedente de Colombia iban a ser enviadas a Holanda.
Edición 2592: Jueves, 30 de Mayo de 2019

El Piloto de la Mafia

Por: Edgar Mandujano | Empresario Fernando De Olazábal Schettini se ve envuelto en la ‘mafia balcánica’ y un millonario cargamento de drogas que iba a Holanda.

Piloto Fernando Enrique De Olazábal Schettini cambió las carreras de autos por el negocio del narcotráfico. Derecha, tres toneladas con 220 kilos de cocaína procedente de Colombia iban a ser enviadas a Holanda.
Piloto Fernando Enrique De Olazábal Schettini cambió las carreras de autos por el negocio del narcotráfico. Derecha, tres toneladas con 220 kilos de cocaína procedente de Colombia iban a ser enviadas a Holanda.

Todo indica que Fernando De Olazábal Schettini no le teme al peligro. Con la misma adrenalina que lo ayuda a participar en una competencia internacional, el piloto amateur cruzó la línea que separa lo legal de lo ilegal. Queda claro que llevaba una doble vida. Para sus familiares y amigos era un próspero empresario y reconocido piloto de Cross Country. Para la Dirandro, sin embargo, era y es el cabecilla y financista de una organización criminal dedicada al tráfico de toneladas de droga, con nexos internacionales en Sudamérica y Europa.

Afinando envío. Fernando De Olazábal en Sullana con James Mesías Ugarte.
Afinando envío. Fernando De Olazábal en Sullana con James Mesías Ugarte.
De Olazábal estuvo a punto de participar en el último Dakar 2019, pero la organización lo sacó de la competencia al no otorgarle la wild card, el salvoconducto para competir. Por ese entonces no solo se dedicaba a las carreras de autos, sino que además era director de la empresa All 4 Drones, la primera tienda especializada en drones en nuestro país. Esta empresa llegó a ser empadronada en el Registro Nacional de Proveedores, lo que la dejó lista para hacer contrataciones con el Estado peruano.

Según su movimiento migratorio, De Olazábal salió del país la semana pasada con destino a Colombia, pero fuentes policiales indican que ya estaría en los Estados Unidos. En las próximas horas se ordenaría su orden de captura internacional con una alerta roja dispuesta por la Interpol.

DE PILOTO A FINANCISTA DE LA DROGA
La Dirandro le seguía los pasos no solo a él, sino también a toda su organización. Días después de finalizar el Dakar 2019 en el Perú, evento que abarcó carreras del 6 al 17 de enero, De Olazábal fue visto en el norte. Aquella vez su interés no era solo afinar un auto. La misión era enviar droga a Europa, ilícito negocio más lucrativo. CARETAS pudo obtener en exclusiva uno de los videos de seguimiento a Fernando Enrique De Olazábal Schettini grabados por la policía antidrogas. Este documento data del sábado 26 de enero del 2019, solo unos minutos después del mediodía.

Operación policial ‘Abeja’. Se incautó más de tres toneladas de droga. Se intervino en simultáneo viviendas en Chiclayo, Lima y Piura. Allí se detuvo a 16 peruanos y dos extranjeros, armas y dinero en efectivo.
Operación policial ‘Abeja’. Se incautó más de tres toneladas de droga. Se intervino en simultáneo viviendas en Chiclayo, Lima y Piura. Allí se detuvo a 16 peruanos y dos extranjeros, armas y dinero en efectivo.

El calor en Sullana alcanzaba los 23° grados. Y cuando los relojes marcaban las 12:36 horas los agentes encubiertos cerca al terminal terrestre de ‘Gechisa’ lograron grabar a Herald Oré Salazar, quien vestía jean y polo azul, gafas de sol y gorro negro junto a Gerardo García, con jean y polo de color gris. Minutos después, agentes del grupo Orión lograron penetrar en el interior de la ‘Casa Club Sullana’ ubicada en la Panamericana Norte N° 1080, Sullana.

En este lugar pudieron filmar la reunión entre Fernando De Olazábal, quien llevaba puesto un jean azul, polo blanco y gafas de sol en la cabeza, y James Wilson Mesías Ugarte, quien estaba vestido de jean azul y camisa celeste. También participaron en la reunión Manuel Navarro, que llevaba puesto un jean azul y camisa blanca, así como Herald Oré Salazar y Gerardo García, quienes también acompañaban en la mesa. La visita De Olazábal a Sullana tenía como objetivo ajustar la coordinación del despacho de media tonelada de droga a Holanda por la vía marítima.

La Fiscalía no descarta estrecha amistad entre el prófugo Fernando De Olazábal Schettini, William Weston Millones (detenido en la Operación Cambalache el 12 de diciembre de 2018) y el argentino Fernando Ariel Álvarez, capturado en Lima.
La Fiscalía no descarta estrecha amistad entre el prófugo Fernando De Olazábal Schettini, William Weston Millones (detenido en la Operación Cambalache el 12 de diciembre de 2018) y el argentino Fernando Ariel Álvarez, capturado en Lima.

LA DROGA DEL SERBIO ‘TITO’
Todo indicaría que para la Fiscalía los 3, 220 kilos de cocaína valorizados en US$ 193 millones 200 mil incautados la noche del sábado 25 de mayo pertenecerían a la ‘mafia balcánica’ liderada por el narcotraficante de nacionalidad serbia apodado ‘Tito’. Esta primera hipótesis se hizo tras analizar un audio en el que Herald Roland Oré Salazar (a) ‘Ore’ detalla cómo tuvo que asegurar el envío de la ‘merca’, una referencia a los 500 kilos de droga enviados en bananos el pasado 19 de marzo, con destino al puerto de Róterdam en Holanda. Para eso tuvo que grabar un video del contenedor preñado con droga y la portada de un diario de esa fecha, modalidad que garantiza el servicio que tendría como destinatario a ‘Tito’.

Herald Oré Salazar, Diego Espinoza Oroche (tío de ‘Rencito’) y James Mesías Ugarte (hermano de ‘Pedrito’). Derecha: operativo de seguimiento a Iván Arango y Wilson Mesías.
Herald Oré Salazar, Diego Espinoza Oroche (tío de ‘Rencito’) y James Mesías Ugarte (hermano de ‘Pedrito’). Derecha: operativo de seguimiento a Iván Arango y Wilson Mesías.

La segunda presunción que examina el Ministerio Público es un fragmento de la conversación interceptada a los números telefónicos 922-717-887 y 988-964-248, pertenecientes a Herald Oré (a) ‘Ore’ y José Ernesto Messarina Relayze (a) ‘Gringo’, ocurrida la tarde del 11 de abril, donde dice lo siguiente: “A ‘Zeus’ no le sirven 500, quiere meter los tres… las tres tónicas, tenemos que trabajar ¿Cuánto es? —Cinco millones cuatrocientos, ya cinco palos todo…”. De dicho análisis se concluye que Fernando De Olazábal Schettini sería nada menos que ‘Zeus’, quien necesitaba enviar urgentemente tres toneladas de droga por órdenes de su socio ‘Tito’. Algunos especulan que ‘Tito’ es considerado como el Pablo Escobar de Europa del Este. Él  radicaría entre Italia y Grecia. El encargado de sus operaciones en Perú sería el empresario Fernando De Olazábal (a) ‘Zeus’, quien buscó a James Wilson Mesías Ugarte (a) ‘Cheta’, conocido en el mundo del narcotráfico como el ‘facilitador de la droga’. Sus contactos con malos funcionarios y estibadores  de los puertos lo sindican así, como una pieza clave en la subida de la droga dentro de los contenedores. El mismo que ordenó la muerte de Junior Tarazona (a) ‘Jota’ en septiembre de 2018, para liderar el acceso de la droga a los puertos del Callao y Paita.

Junior Tarazona Acher (a) ‘Jota’, asesinado en jacuzzi del Windsor de 10 balazos.
Junior Tarazona Acher (a) ‘Jota’, asesinado en jacuzzi del Windsor de 10 balazos.

La intervención ocurrida el sábado 25 de mayo por la noche desarticuló esta organización dedicada al tráfico ilícito de drogas, una agrupación conformada por 18 miembros, entre peruanos y extranjeros. Para las autoridades peruanas, ‘Tito’ sería el principal financista de los últimos cargamentos de toneladas de clorhidrato de cocaína que han logrado salir del país. Y de los que no tuvieron la suerte, también. El sobrenombre de ‘Tito’ ha sido mencionado en varias ocasiones, al menos en los casos más sonados de los últimos años, donde se logró la detención de narcotraficantes de origen bosnio y serbio, enviados por la mafia europea para supervisar la operación. Fernando De Olazábal solo sería una pieza más del tablero de la ‘mafia balcánica’.