Futuros Bachilleres en plena ceremonia de graduación.
Futuros Bachilleres en plena ceremonia de graduación.
Edición 2590: Jueves, 16 de Mayo de 2019

La educación de calidad como cimiento del progreso de las naciones

Escribe: Andrés Velarde Talleri, Rector de la UPN | Estudios del Banco Mundial recomiendan buscar la excelencia y ampliar las oportunidades de educación para que los países alcancen la prosperidad. Tal es nuestro propósito en UPN.

Futuros Bachilleres en plena ceremonia de graduación.
Futuros Bachilleres en plena ceremonia de graduación.

Desde hace décadas y quizá más se discute en torno a los factores que han sido determinantes en el desarrollo de los países. Ciertamente los elementos que convergen en el progreso de las naciones son diversos, pero uno de especial relevancia, citado con unanimidad por quienes han investigado al respecto, es la educación que reciben los ciudadanos. Específicamente, la calidad de eduación que se les brinda

¿Por qué los países requieren de calidad educativa para progresar? Porque la educación es un proceso crucial en la vida de toda persona, gracias al cual adquiere conocimientos, descubre y potencia sus habilidades, entiende el mundo y sus problemas y obtiene en definitiva la capacidad para obrar adecuadamente en él. Así, en la medida en que ese saber hacer alcance a más personas, un país contará con un sólido activo humano para crear mejores entornos y mejores condiciones de vida.

Hace 25 años UPN nació con el compromiso de ofrecer una educación de la más alta calidad. De la mano de este compromiso, nuestro propósito es el de transformar la vida de nuestros estudiantes bajo el convencimiento de que el éxito de ellos implicará la prosperidad de nuestro país.

Hoy más que nunca, en una etapa en que el mundo vive cambios acelerados en los ámbitos de la ciencia, la tecnología y la innovación, la academia debe ir al mismo paso y, en aquello que sea posible, anticiparse a los escenarios futuros. Con mayor razón si somos un país que tiene el desarrollo como gran aspiración.

Harry Patrinos, investigador y gerente del sector de Educación del Banco Mundial, sostiene en uno de sus estudios que “los países tienen que mejorar la calidad, buscar la excelencia y ampliar las oportunidades de educación en base a la eficiencia y la equidad. Esto significa garantizar que los jóvenes desfavorecidos se matriculen y tengan éxito”. Saber que nuestra propuesta de excelencia académica y política de accesibilidad se corresponden con la opinión de los expertos, nos anima a continuar con la fascinante misión de transformar vidas.