Susel Paredes y Gracia María Aljovín contrajeron nupcias en Miami el 2016. Derecha, Ugarteche lleva nueve años luchando por el reconocimiento e inscripcion en la RENIEC. “Me sorprende la lentitud del TC”, indica.
Susel Paredes y Gracia María Aljovín contrajeron nupcias en Miami el 2016. Derecha, Ugarteche lleva nueve años luchando por el reconocimiento e inscripcion en la RENIEC. “Me sorprende la lentitud del TC”, indica.
Edición 2585: Jueves, 11 de Abril de 2019

La Guerra del Amor

Escribe: Fernanda Milla de León | La inacabable batalla por reconocer y legalizar el matrimonio igualitario de Susel Paredes, Óscar Ugarteche y un largo etc.

Susel Paredes y Gracia María Aljovín contrajeron nupcias en Miami el 2016. Derecha, Ugarteche lleva nueve años luchando por el reconocimiento e inscripcion en la RENIEC. “Me sorprende la lentitud del TC”, indica.
Susel Paredes y Gracia María Aljovín contrajeron nupcias en Miami el 2016. Derecha, Ugarteche lleva nueve años luchando por el reconocimiento e inscripcion en la RENIEC. “Me sorprende la lentitud del TC”, indica.

Yo quiero que Reniec inscriba a Susel y su esposa, y si eso sucede, nos deben inscribir a nosotros también” señala el economista Óscar Ugarteche ante el reconocimiento en primera instancia, el pasado jueves 4 de abril, del Décimo Primer Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima del matrimonio de la aclamada gerenta de Fiscalización de la Municipalidad de la Victoria, Susel Paredes, con la abogada Gracia María Aljovín. Esto, tras darse a conocer el proceso de amparo promovido por la pareja contra Reniec.

Leer: Salir a la Fuerza

Tras el rápido reconocimiento del matrimonio entre la funcionaria y la abogada por obra del Poder Judicial, otros casos similares –parejas homosexuales casadas fuera del país–, como el de la exministra Verónica Zavala o el de Benito Portocarrero Iglesias, hijo del gerente de Imagen Institucional de Reniec, renuevan sus posibilidades de legalizar sus compromisos en el Perú. El caso de Óscar Ugarteche, quien se casó con Fidel Aroche el 2010 en México, es el más antiguo y avanzado. Desde la pedida de inscripción en el 2011 y la negación de la misma al año siguiente, el agobiante y largo proceso por el reconocimiento legal de su matrimonio continúa. “En el Perú hay dos leyes: una para el patriarcado heterosexual y blanco, y otra para todos los demás”, reclama ahora. Fue recién en diciembre del 2016 que, en primera instancia, el Séptimo Juzgado Constitucional de Lima ordenó a Reniec reconocer e inscribir el matrimonio con Aroche. Y en enero del 2018, la Cuarta Sala Civil de la Corte Superior de Lima revocó esa orden. ¿La argumentación? La apelación fue presentada fuera de plazo, dicen. “Yo no vivía en el Perú, y aún así me registraron como residente”, agrega. Su defensa indicó que el economista se encontraba fuera del país y, por tanto, de acuerdo con el Código Procesal Constitucional, tenía derecho a presentar la apelación tan pronto como tuviera la oportunidad. “Estamos abril del 2019, ya van doce meses desde que entregamos la apelación al Tribunal Constitucional (TC), y ellos se han ido a filosofar sobre si la ley mexicana aplica o no en el Perú”, indica el economista. “Esto no sucedería si se tratara de un matrimonio heterosexual”, teoriza.

Legalmente no hay ningún obstáculo. “El Opus Dei ha sido quien estaba en Reniec y quien influencia en el TC”, indica Ugarteche. Tanto él como Susel Paredes están dispuestos a llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos si es que el TC vota en contra. “Esta es la expresión máxima del problema peruano”, anota el activista, autor de Arqueología de la modernidad: el Peru entre la globalización y la exclusión, libro que pronto tendrá una segunda edición concentrada en los hechos históricos generalmente olvidados en la lucha por los derechos. “No queremos solo un país que cambie, sino que sepa qué fue lo que cambió”.

Al cierre de esta edición, Reniec aún no ha apelado la solicitud de Susel Paredes, pero se prevé que esto pueda suceder. De ser el caso, Paredes y Aljovín se unirían a una creciente lista de parejas que, como Ugarteche y Aroche, siguen en la batalla por sus derechos. “Esta es la lucha de mi vida y voy a morir luchando por mis derechos”, finaliza Ugarteche. Javier Mujica, su abogado, aspira a que el caso Ugarteche-Aroche vs. Reniec sirva de precedente legal para los miles de discriminados por su identidad sexual. El “¡Sí podemos!” al finalizar su testimonio con respecto al fallo del TC en el 2017 (CARETAS 2471) refleja la persistente esperanza de Ugarteche en tener un país más justo e igualitario. Que así sea.