Al ruedo. Su patrocinado Orlando Sánchez Paredes, gran aficionado a la tauromaquia. Pericias económicas bajo la lupa.
Al ruedo. Su patrocinado Orlando Sánchez Paredes, gran aficionado a la tauromaquia. Pericias económicas bajo la lupa.
Edición 2585: Jueves, 11 de Abril de 2019

La Óptica de Nakasaki

Abogado de los Sánchez Paredes y su estrategia para apartar el origen de la fortuna familiar del narcotráfico. ¿Bastará?

Al ruedo. Su patrocinado Orlando Sánchez Paredes, gran aficionado a la tauromaquia. Pericias económicas bajo la lupa.
Al ruedo. Su patrocinado Orlando Sánchez Paredes, gran aficionado a la tauromaquia. Pericias económicas bajo la lupa.

César Nakasaki es uno de los penalistas con casos de más alto perfil del país. Pero probablemente los clientes a los que más atención les dedica pasan por un juicio que hoy atrae poco a los medios. Paradójico si se toma en cuenta que el de los Sánchez Paredes es el juicio de lavado de activos más grande de la historia del Perú.

“Es evidente que no solo tienen que someterse a un juicio jurídico, sino también a uno social. Sus fotos son un cáncer para cualquier político, eso me queda claro”.
“Es evidente que no solo tienen que someterse a un juicio jurídico, sino también a uno social. Sus fotos son un cáncer para cualquier político, eso me queda claro”.
Nakasaki envió una extensa carta notarial a raíz de la nota 'Se Van de Robo' (CARETAS 2583), que describió cómo la procuraduría puso en tela de juicio un documento presentado por su patrocinado Orlando Sánchez sobre su período de trabajo en Pesca Perú (ver carta en esta edición).
Pero su desafío, reconoce, va más allá.

“Es evidente que los Sánchez no solo tienen que someterse a un juicio jurídico, sino también a un juicio social”, dice. “Sus fotos son un cáncer para cualquier político, eso me queda claro. Pero este es otro tema”.

Originalmente lo acompañaría Alfredo Sánchez Miranda, hijo de Orlando. Pero CARETAS observó que el abogado se bajaba solo del BMV del padre, al que se le reconocía a pesar de las lunas polarizadas.

–El tema de fondo es el origen del capital. Hay dos fuentes originales en el caso de Orlando SP, según esta historia: la pesca y de transporte.
–Ahí ha variado mucho, quizás esa es la preocupación de la fiscalía.

–¿Cómo explica que hay documentos presentados a lo largo de la investigación que cuantifican montos muy distintos?
–Cuando comenzó el caso yo dije “tengo que tomar una decisión, o cierro toda la información y a ver que me descubran que hay, era una opción, y tú tienes que probar que soy narco, o voy a abrir todo”. Fui por abrir todo. Esa era una discusión que tuve con Carlos Caro Coria. Él decía, “no, solamente expliquemos el periodo 2001- 2007”. Pero si tienen que explicar desde 1959 tenemos que ir hasta allá. Entonces hicimos peritajes con contadores y economistas. En la pericia económica se establecieron ingentes ingresos en la actividad pesquera, millones de millones. Pero cuando voy a juicio tomo una decisión: consigo a un perito que es contador y economista y le planteo recolectar los documentos con el rigor de contador pero analízalo como economista. Entonces, en pesca ya no son US$ 8 o US$ 10 millones sino US$ 200 mil, por lanzar cifras gruesas. Como la ley me permite ir al juicio oral con pruebas nuevas, cambió radicalmente todo. La Fiscalía se había preparado para refutar la actividad pesquera como bandera. Ahora es el transporte interprovincial.

–¿En esta evaluación los ingresos por pesca son muy inferiores?
–No es el tema central. Orlando Sánchez arranca con pesca y hace un capital semilla más o menos de US$200 mil dólares del 59 al 73. Luego empieza con abarrotes, panaderías, cerrajería. Da el salto a construcción y de ahí al transporte interprovincial. Arranca con una empresa propia que se para frente a Transportes Quiroz, que era la más grande de esa zona y finalmente termina comprándola. Entre los dueños estaba Ramón Barúa. Consolidaron lo que fue casi un monopolio en  la sierra de La Libertad. Luego de eso saltan a la mina Comarsa en 1992.

Matanza en Ica en 2011. “Todo un problema con Manuel porque tiene su carácter”.
Matanza en Ica en 2011. “Todo un problema con Manuel porque tiene su carácter”.

–¿En qué año arranca el transporte?
–En el 74, 75 y lo mantienen fuerte hasta que Fujimori libera el rubro.

–¿Y Comarsa, cuánto cuesta?
–Lo que aporta Orlando a COMARSA son unos US$300 mil, ese es su aporte inicial. Luego hacen aumento de capital y todo lo demás se maneja con crédito de bancos y su propia producción de oro.

–Pero van los hermanos juntos.
–Siempre. Manuel, Perciles, Orlando, Wilmer y la mamá. Es un negocio familiar.

–¿Y no pretendían alejarse de Perciles?
–Fue absuelto por narcotráfico por la Corte Suprema en 1988, al punto que condenan al oficial que lo denuncia por extorsión. Diría que Perciles no es el tema. La muerte de Segundo Manuel Sánchez Paredes en México, en 1991, se da en medio de un evidente acto de narcotráfico. Mi discusión siempre fue: ahí hay ropa sucia. ¿Vino de allá? ¿Cómo?

–Pero Perciles fue asesinado en 1991.
–También se discutió en algún momento que lo asesinaron por un tema de narcotráfico. Pero lo matan por un robo, sale a enfrentar a los rateros y lo matan. Hay personas condenadas.

–Perciles también compra minas antes de morir.
–Si, hasta de tungsteno. Pero su patrimonio lo heredan sus hijas, ahí viene la familia Sánchez Príncipe que defendía mi tocayo y hermano César Azabache. A ellos los destruyeron. Entiendo el tema social, mediático, pero en el tema jurídico Perciles está fuera.

–En su carta enviada a CARETAS menciona la balacera de Ica en 2011. Murieron dos guardaespaldas. ¿Por qué minimiza el incidente?
–Es un tema penoso porque es con lo único que no tengo que ver en el caso. Yo no defiendo a Manuel, cuyo hijo ha sido mi alumno en la universidad y quería mucho a ese muchacho porque lo hice estudioso. Lo de Ica es el pleito que agarra Manuel con sus hijos (los Sánchez Alayo, por la minera San Simón), y ahí viene la matanza. Todo un problema con Manuel porque tiene su carácter y en esa parte mis patrocinados no tienen absolutamente nada que ver.

–Pero los conflictos familiares no se quedan ahí. Orlando tiene juicios con su hermana Amanda por propiedades en Trujillo.
–Son juicios civiles. Lo que pasa es que todos se acostumbraron a vivir de COMARSA y la operación está en cierre hace unos cinco años. Hubo quienes supieron invertir, cuyos hijos estudiaron, y otros no.

–¿Ahora el negocio es inmobiliario?
–Claro. La idea de los hijos es generar otro tipo de actividad.

–¿Qué nos queda por delante en el juicio?
–Todavía va para largo, porque estamos examinando los peritos del primer acusado, Orlando, luego vienen los peritajes de Manuel, etc. Por eso reclama el presidente de la Corte Suprema por qué está demorando tanto. Pero fundamentalmente demora porque es la primera vez que se hacen peritajes con modelos económicos para tratar de reconstruir los ingresos.