Rafael aparte de ser muy bueno para pintar, también juega fútbol y hace un voluntariado por las mañanas.
Rafael aparte de ser muy bueno para pintar, también juega fútbol y hace un voluntariado por las mañanas.
Edición 2582: Jueves, 21 de Marzo de 2019

Las Pinceladas de Rafo

Por: Nicoll Silva |En el marco del Día Mundial del Síndrome Down, CARETAS se puso en contacto con un joven que ha creado un negocio que, además de cuidar el medio ambiente, empodera a las personas con algún tipo de discapacidad como él.

Rafael aparte de ser muy bueno para pintar, también juega fútbol y hace un voluntariado por las mañanas.
Rafael aparte de ser muy bueno para pintar, también juega fútbol y hace un voluntariado por las mañanas.

Rafael Cruz Barreda, 17 años, está cumpliendo su sueño de volverse todo un emprendedor. Al punto que su proyecto ‘Pinceladas’ se ha convertido en un trabajo familiar que está dando buenos resultados y lo más increíble es que comenzó sin planearlo.

Este joven con Síndrome Down le agarró el gusto a pintar en un taller con una profesora particular. Con entusiasmo llevó este pasatiempo a su casa y comenzó a pintar bolsos de tela con su mamá.

Las primeras ventas que Rafo hizo fue en su colegio. Annie, su madre, cuenta que un día su hijo despertó con esa idea fija: “No sabía ni a cuánto lo vendería, no sabía cómo lo ofrecería, él solo tuvo la idea y lo hizo”.  Ahora, sus bolsos pintados con mariposas, flores y diseños llenos de colores son un éxito tanto dentro como fuera del Perú.

La familia Cruz es de Arequipa pero hace cuatro años vino a Lima para que Rafo pueda seguir con su tratamiento para la leucemia. El 22 de diciembre del 2018, el médico le dio el alta. “Fue nuestro mejor regalo de Navidad”, dice papá Enrique Cruz.

Ahora, con este emprendimiento, Rafael y toda su familia buscan, por un lado, concientizar a las personas sobre el uso de las bolsas de plástico y, por otro lado, empoderar a las personas con algún tipo de discapacidad. Mamá Annie asegura que “ellos son capaces de lograr todo lo que se propongan”.

Aparte de hacer diseños de mariposas, flores, arcoíris, ahora también hace diseños personalizados.
Aparte de hacer diseños de mariposas, flores, arcoíris, ahora también hace diseños personalizados.

Lo que empezó casi como un juego se ha vuelto ahora un trabajo donde se requieren horarios para poder cumplir con los pedidos, y a Rafo “le gusta cumplir a tiempo”.

Detrás del artista, están sus padres y las tres hermanas que tuvieron la idea de crear una página en Facebook que ya tiene más de 200 mil fans. Toda la familia se turna para contestar los mensajes de los clientes. Una vez, una empresa “nos hizo un pedido de 5,000 bolsos con su logotipo pero, con mucha pena, tuvimos que decirle que no”, contó Annie.

Este emprendimiento no queda acá. La familia entera ya está trabajando para lanzar, en los próximos meses, talleres para que chicos como Rafo puedan tener sus propios negocios. “Estamos convencidos, que lograremos nuestro objetivo”.