La población infantil del asentamiento humano Virgen de la Candelaria en VMT serán los más beneficiados con la donación de estos libros.
La población infantil del asentamiento humano Virgen de la Candelaria en VMT serán los más beneficiados con la donación de estos libros.
Edición 2581: Jueves, 14 de Marzo de 2019

Los milagros de la Candelaria

Escribe: Marjorie Ramos | La lectura se abre espacio en un barrio joven de Villa María del Triunfo. Este es un nuevo logro para este lugar que ya se ha convertido en un modelo para el desarrollo.

La población infantil del asentamiento humano Virgen de la Candelaria en VMT serán los más beneficiados con la donación de estos libros.
La población infantil del asentamiento humano Virgen de la Candelaria en VMT serán los más beneficiados con la donación de estos libros.

El asentamiento humano Virgen de la Candelaria ubicado en lo alto de Villa María del Triunfo no es tierra de santos, pero sí es donde se cosechan milagros. Con tan solo 12 años de fundación es reconocida a nivel de Latinoamérica por haberse convertido en un barrio modelo a base de la autogestión.

Nació, como muchos otros pueblos jóvenes de la capital: sin luz, sin agua ni desagüe y una población de tan solo 250 personas. Hoy hay más de 600 vecinos provenientes de diferentes rincones el país y ahora, recientemente, familias venezolanas se han integrado a esta comunidad en los cerros de la periferia de Lima.

 Hace 12 años la Candelaria no contaba con los servicios básicos. Hoy gracias al empuje de sus pobladores se ha vuelto un barrio modelo a nivel latinoamericano.
Hace 12 años la Candelaria no contaba con los servicios básicos. Hoy gracias al empuje de sus pobladores se ha vuelto un barrio modelo a nivel latinoamericano.
  Ahora, en Virgen de la Candelaria, gracias al esfuerzos de la población, todas las casas tienen los servicios básicos, se han construido escaleras que facilita el acceso a los pobladores, además de una loza deportiva y un local comunal donde ahora hay una biblioteca.

Juanjo Fernández, fotoperiodista español y creador de La Cocha de los Libros - una organización sin fines de lucro que recolecta libros para donarlos a comunidades que no tiene la posibilidad de disfrutar de la lectura, llevó el primer lote de libros a la Candelaria.

Fernández asegura que la primera vez que fue a Virgen de la Candelaria conoció esta realidad tan “dura” se enfrentan los pobladores a diario. Los dirigente supieron de La Cocha de Libros a través de las redes sociales y con sabiduría le hicieron un petición para que los ayude a formar una biblioteca. La promesa se hizo realidad el 10 de marzo.

Los vecinos recibieron con entusiasmo los libros para la primera biblioteca de la comuna.
Los vecinos recibieron con entusiasmo los libros para la primera biblioteca de la comuna.
Un cargamento con siete cajas, conteniendo alrededor de 500 libros, fueron llevadas hasta la punta de este cerro a donde todavía no ha llegado el asfalto. Las cajas polvorientas fueron desembarcadas de una camioneta por los dirigentes y llevadas al local comunal donde los vecinos, con entusiasmo, fueron testigos de esta entrega.

En la sentida ceremonia, Santos Quispe Taquire, dirigente de la comuna de la Candelaria, agradeció el gesto del fotoperiodista español y contó con orgullo que si no fuera por la recaudación semanal de un sol por vecino, además de su mano de obra, este local que alojará la primera biblioteca de la zona no habría hecho realidad.

Aquí “ya no hayan jóvenes de mal vivir en el barrio”, aseguró Santos pero igual considera que hay mucho por hacer.  Él junto a otros 11 dirigentes de Virgen de la Candelaria sueñan con sacar adelante a sus familias y que este barrio sea un mejor lugar para todos. “No nos vamos a quedar de brazos cruzados hasta convertir a la Candelaria en una urbanización donde todos tengan su título de propiedad”, señaló y prometió que esto “va a ser un modelo para Villa María”.

Este local comunal, donde esta la biblioteca, fue construido con el aporte semanal de los vecinos, además de su mano de obra.
Este local comunal, donde esta la biblioteca, fue construido con el aporte semanal de los vecinos, además de su mano de obra.
Esta no es la primera vez que Juanjo Fernández, que llegó al Perú hace casi cinco años,  realiza una de estas obras sociales.  La primera biblioteca que creó fue para la comunidad de Saramurillo en el río Marañón, en Loreto.  Juanjo tiene como meta “crear un red de bibliotecas” en esa zona de la selva peruana que no está libre de conflictos sociales, muchos de ellos producto del derrame de petróleo. “Ojalá tengamos la fuerza, la compañía y la oportunidad”, dijo a CARETAS y aseguró: “viajaré de nuevo para este propósito”. (Fotos: JUANJO FERNÁNDEZ)