Segmento de la portada del diario Trome con información de la juramentación del nuevo gabinete.
Segmento de la portada del diario Trome con información de la juramentación del nuevo gabinete.
Edición 2581: Jueves, 14 de Marzo de 2019

Y el respeto sin diferencias… ¿pa’ cuándo?

Escribe: Patricia Sánchez Urrego |, Decana de la Facultad de Comunicaciones de la UPN

Segmento de la portada del diario Trome con información de la juramentación del nuevo gabinete.
Segmento de la portada del diario Trome con información de la juramentación del nuevo gabinete.

8 de marzo de 2019. Los medios locales conmovían con sus saludos y sentidas palabras por el Día de la Mujer como si de una fiesta se tratase. Sus reportajes sobre madres luchadoras o sobre lo que se siente ser mujer en nuestro país dejaban de lado, en muchos casos, el objetivo central del #8M: la conmemoración de la larga lucha por la igualdad que las mujeres han desarrollado a lo largo de los años y que no es más que buscar los mismos derechos para todas las personas. Sin embargo, muchos confunden el Día Internacional de la Mujer con el Día de la Madre, cumpleaños o alguna fiesta. Saludos, rosas, felicitaciones que incluso muchas veces cuentan con un mensaje completamente opuesto a lo que la fecha conmemora.

Los medios en nuestro país, ya lo hemos señalado en varios artículos, tienen una gran responsabilidad en tanto y en cuanto cuentan con una amplia aceptación y son seguidos por miles de personas. Si bien el medio no educa en el sentido formal de la palabra, sí lo hace al compartir imágenes, ideas, que luego se vuelven percepciones y según estas sean más o menos sostenidas por un grupo serán ampliamente aceptadas.

Según CONCORTV, en promedio una mujer en nuestro país está expuesta a los contenidos de la televisión y la radio por más de 3 horas al día. Un 63% de quienes ven televisión opina que en ella se muestra una imagen negativa de la mujer.

Una de las primeras cosas que aprendemos cuando estudiamos comunicación es que el público usuario, consumidor, televidente, oyente, lector, etc. debe representarse en nuestros mensajes, debemos generar empatía con ellos, deben verse reflejados a partir de nuestro conocimiento e investigación en los mensajes para que los mismos sean aceptados, entendidos, apreciados y logremos el objetivo de comunicación que buscamosQué podemos decir entonces cuando el público siente que el medio que consume genera impactos negativos sobre ellos.

Irónicamente, esos mismos medios que saludaban efusivamente a las mujeres en su día tenían entre sus principales notas temas de feminicidio, violencia contra la mujer, violencia contra niños, niñas y adolescentes sin un correcto tratamiento.

Tres días después del #8M juramenta un nuevo gabinete ministerial en el país. Dicho gabinete cuenta con paridad de género en las carteras ministeriales: nueve ministras y nueve ministros. ¿Qué es lo que algunos de los medios resaltan, sobre todo los populares? La experiencia actoral del nuevo primer ministro y deslizan, con mucha falta de tino, referencias a uno de sus papeles actorales más significativos, el personaje de Pantaleón en la película Pantaleón y las visitadoras (Lombardi, 2000) y lo relacionan con el número de mujeres ministras. Un doble sentido sin sentido.

Mientras no entendamos, desde la comunicación, que todos somos ciudadanos con derechos y que merecemos un trato sin distingos, mientras como sociedad civil no hagamos valer nuestros derechos a recibir un trato digno y mientras el Estado no agilice las medidas para frenar o minimizar con leyes y reglamentos los casos de violencia todos estamos en riesgo. El mayor riesgo es perder nuestra condición de seres humanos.