Edición 2572: Viernes, 11 de Enero de 2019

¿Qué competencias demanda el mercado a los nuevos ejecutivos?

Escribe: Augusto Cáceres Rosell | Decano de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

Las más importantes instituciones de opinión de mercados que han realizado estudios y se han reunido para conversar con los empleadores de las empresas más exitosas a nivel mundial, coinciden en la necesidad de que los ejecutivos tengan desarrolladas especialmente las cinco competencias siguientes: disposición para aprender, comunicación asertiva, adaptación a los cambios, trabajo en equipo, orientación al servicio.

Asimismo, son muy valoradas y apreciadas por el mercado laboral otras seis competencias: capacidad de escucha, saber organizarse, capacidad para resolver situaciones complejas, creatividad e innovación, perseverancia y administración del tiempo.

La exigencia es dura entre los jóvenes de diferentes disciplinas que se forman para poder insertarse con éxito en el mercado laboral. Los estudiantes peruanos, en un porcentaje cada vez mayor, están preparados para competir con sus pares extranjeros, principalmente los que cursan estudios y/o egresan de universidades licenciadas y con carreras acreditadas.

La educación pre y post universitaria en el Perú ha evolucionado favorablemente en los últimos años, una muestra de ello son las carreras profesionales que han sido acreditadas y/o licenciadas por las instituciones que velan por la calidad académica. En ambos procesos, acreditación y licenciamiento, existen altos estándares de exigencia que cumplir y demostrar, como son los grados académicos de los docentes (maestros y doctores), las líneas de investigación, los planes de estudio, el equipamiento de los talleres y laboratorios, los softwares y programas informáticos, la internacionalidad, la empleabilidad y el relacionamiento con los grupos de interés.

Adicionalmente, los estudiantes realizan prácticas preprofesionales y trabajos de campo como parte de sus estudios universitarios, lo que les permite conocer de cerca el funcionamiento de las organizaciones y la mejor manera de aportar a la creación de valor de triple impacto: económico, social y ambiental.

Los jóvenes ejecutivos deben considerar que quienes integran las generaciones “Y” y “Z” consumen en función al origen y características de los productos.
Los jóvenes ejecutivos deben considerar que quienes integran las generaciones “Y” y “Z” consumen en función al origen y características de los productos.
 

Las redes sociales, como Linkedin y en menor grado Instagram y Facebook, son una potente herramienta para impulsar la “marca personal” y además constituyen los medios más utilizados para captar egresados de las universidades. Asimismo, las bolsas de trabajo de los centros de estudios, las recomendaciones de los colaboradores de las empresas, y en menor escala los avisos en diarios y las compañías de reclutamiento y selección de personal, también lo son.

Una de las más claras tendencias en la formación de ejecutivos que se aprecia en las organizaciones de avanzada es la incorporación de sus ejecutivos al mundo de la transformación digital. Vivimos en un mundo profesional y laboral que utiliza a la tecnología como su socio estratégico. La big data y el manejo adecuado de la información para la toma de decisiones empresariales es un “must”. Saber analizar la abundante información que se recibe a diario y extraer de ella “insights” que permitan predecir el comportamiento de un consumidor es clave para los negocios de esta década.

El respeto por el ecosistema y la toma de conciencia de la problemática del calentamiento global, han impulsado corrientes que estimulan las economías verdes y más recientemente la denominada economía azul. La lucha contra la informalidad y la corrupción se han convertido también en tendencia en varias regiones. Los millennials y los centennials han tomado estos conceptos como parte de su forma de vida al punto de haberse vuelto mas selectivos en el consumo de bienes y servicios en función al origen y características de estos.

La responsabilidad de las universidades en la formación de ejecutivos top es muy grande, ya que se trata de un compromiso asumido ante la propia institución y ante la sociedad y sus miembros, de formar con calidad y excelencia a las personas que gestionarán las organizaciones del futuro para el beneficio de los ciudadanos. Son pilares fundamentales de una universidad seria y de prestigio la calidad académica, un alto porcentaje de empleabilidad entre sus graduados, la accesibilidad a sus campus y la participación en la internacionalidad.

Las universidades deben formar a sus estudiantes tanto en habilidades duras (hard skills) como en habilidades blandas (soft skills). El adecuado manejo de conocimientos técnicos, uso de programas informáticos y dominio de más de un idioma, son tan importantes como la actitud personal, la proactividad, la responsabilidad y el manejo de las inteligencias múltiples como la emocional y la social.

Recordemos que durante los treinta años en promedio que dura la vida laboral dependiente de una persona, esta habrá cambiado de trabajo entre siete y nueve veces, algunas de ellas de manera involuntaria, lo que hace indispensable estar preparados no sólo para adaptarse a los cambios sino para ser resilientes y generarse nuevas oportunidades. En este aspecto, la auto empleabilidad es también una tendencia de este siglo, impulsada con fuerza por el desarrollo de emprendimientos propios. La idea es crear nuevos negocios, hacer más grande el que ya se tiene o incluso diversificarse en otras actividades productivas a fin de minimizar riesgos y mantenerse sostenible en el tiempo.

Los profesionales que no comprendan que vivimos en una realidad diametralmente diferente a la de sólo una década atrás, estarán perdidos. En conclusión, el talento humano de esta época es distinto al de años anteriores: se requieren nuevas competencias y habilidades para crear valor, que hagan de cada idea de negocio un proyecto sustentable y sostenible, con capacidad de seducir a los inversionistas, clientes y stakeholders en general, tanto locales como extranjeros.

Este cambio de mentalidad empieza en casa y continua en la escuela y la universidad. Tiene un comienzo, pero no un final. Estamos avisados. Entonces, nos queda seguir capacitándonos y creciendo cada día más y mejor. Somos los únicos dueños de nuestro propio destino.

 

Loading...