Todo poderoso. El Juli brindó una gran faena al quinto de Sanchez Arjona, aquí se luce quitando de capote.
Todo poderoso. El Juli brindó una gran faena al quinto de Sanchez Arjona, aquí se luce quitando de capote.
Edición 2568: Jueves, 6 de Diciembre de 2018

Cierre de Feria Grande

Escribe: Jaime de Rivero | A plaza llena, Roca Rey sale a hombros, El Juli contundente pierde la puerta grande por la espada y Enrique Ponce magistral con el peor lote.

Todo poderoso. El Juli brindó una gran faena al quinto de Sanchez Arjona, aquí se luce quitando de capote.
Todo poderoso. El Juli brindó una gran faena al quinto de Sanchez Arjona, aquí se luce quitando de capote.

El domingo pasado concluyó la feria limeña con el cartel más rematado de la temporada española. Dos toreros consagrados, con décadas en la cima, enfrentando a un bisoño pero arrollador peruano, tocado por la varita de los dioses. Ninguno de la terna, que insólitamente reunía a ganadores de 10 escapularios de oro, quiso dejarse ganar la partida. Con valor, técnica y entrega, las tres figuras del toreo estuvieron por encima del poco colaborativo encierro de Sánchez Arjona. Con edad y peso, aunque desigual de presentación, pero complicados, con peligro y bajos de raza.  

cortó tres orejas. Con Ponce y Juli son los tres toreros más importantes de los últimos 30 años.
cortó tres orejas. Con Ponce y Juli son los tres toreros más importantes de los últimos 30 años.

Enrique Ponce hizo saber, por enésima vez en Acho, su condición de gran maestro del toreo. A sus ya casi 50 años, mantiene una férrea afición y la voluntad del novillero sin contratos, que lo llevan a entregarse sin reservas. Lidió magistralmente al peor lote, tapándole defectos y haciendo que parezca mejor de lo que era. Con la pañosa en la cara, corrigió al distraído e informal primero, que no daba dos embestidas iguales y al que logró imponerse, sobre todo por el derecho. Mató mal y fue ovacionado en el tercio.

Limeña guapa. Josefina Barròn siempre en Acho.
Limeña guapa. Josefina Barròn siempre en Acho.
La mayor dimensión de su capacidad lidiadora, que supera a la sabiduría y ronda los linderos de la ciencia, afloró con el pésimo y peligroso cuarto, que para cualquiera no tenía un pase.  Cruzándose y con el toque fuerte de muleta, logró hacerlo pasar y, luego, repetir, siempre tirando con temple del remiso animal. Por la izquierda logró la tanda más cuajada, pero el toro no permitía mayor lucimiento. Faena que valoran los profesionales y los buenos aficionados por el marrajo inservible que tenía delante. La espada le impidió tocar pelo.

Pocos toreros han tenido el poderío que ha alcanzado El Juli. Lleva veinte años de figura en los que ha desarrollado una técnica eficaz e implacable, gracias a su enorme valor. No tuvo opción con el complicado segundo, peligroso por reservón y mirón, que fue empeorando durante su lidia y al que le faltó castigo en varas.  

El madrileño estuvo rotundo con el quinto al que recibió primorosamente a la verónica dejando un remate torerísimo de mano baja.  En la muIeta mostró su poder toreando por derechazos, haciendo romper en bravo al noble animal. Con firmeza y autoridad, se lució en largos naturales con gusto y temple. Tres series sucesivas de circulares fueron el colofón imponente de una faena estupenda, de escapulario, que malogra con un pinchazo arriba y una espadazo eficaz, pero demasiado atravesado. Se le premió con una oreja.

Justo e indiscutible triunfador de la Feria. Joaquín Galdós desorejó a un complicado astado del Puerto de San Lorenzo en la cuarta corrida de abono.
Justo e indiscutible triunfador de la Feria. Joaquín Galdós desorejó a un complicado astado del Puerto de San Lorenzo en la cuarta corrida de abono.
Roca Rey es el torero de moda, la primera figura, atrae a los jóvenes y abarrota las plazas. Acho se rindió a sus pies desde el paseíllo y no podía ser de otro modo: es peruano y torea con clase, poder y verdad.  Justamente ese poder lo sitúa en la línea de los toreros poderosos como El Juli y que se remontan hasta Joselito El Gallo, según la docta clasificación del crítico Domingo Delgado de la Cámara.

Roca Rey cortó una oreja del tercero, un burel exigente, con hechuras, pero sin remate, que repitió rebrincado de salida. El toro que tenía guasa, sacó complicaciones y peligro en la muleta, ciñéndose y aprendiendo al mínimo descuido. Roca Rey estuvo valiente y dominador, aun cuando su labor no pudo ser completa. Un pinchazo arriba y estocada algo desprendida, fueron suficientes para cortar la primera oreja.

El maestro Enrique Ponce se impuso categóricamente al peor lote.
El maestro Enrique Ponce se impuso categóricamente al peor lote.

No se acopló de salida con el sexto, suelto y soso que embestía por alto. En la muleta el toro ganó en fijeza facilitando su lidia. El trasteo se basó en el pitón derecho, aun cuando al natural lo toreó bien con la mano baja. El astado perdió fuerza y la faena no terminó de coronar. Una oreja sólida y otra dadivosa del Juez. 


Escapularios de Oro y de Plata

Concluida la corrida, el Jurado oficial de la Feria, en decisión muy acertada otorgó el Escapulario de Oro al matador peruano Joaquín Galdós, por su faena a al toro Garavito del Puerto de San Lorenzo,  corrido en 6to lugar en la cuarta corrida de abono, y al que desorejo tras una lidia en la que superó sus complicaciones. El Escapulario de Plata fue para el toro “Belicoso“  de la ganadería peruana El Olivar lidiado en la segunda de abono.

Loading...