Álvarez: en la lucha y en sus trece.
Álvarez: en la lucha y en sus trece.
Edición 2567: Jueves, 29 de Noviembre de 2018

Vía Crucis Judicial

Escribe: Jaro Adrianzén | Lorena Álvarez fue citada a declarar por denuncia de agresión física que puso hace 14 meses. No va a conciliar con Juan Mendoza, su expareja.

Álvarez: en la lucha y en sus trece.
Álvarez: en la lucha y en sus trece.

Es increíble que este sistema de justicia machista no entienda quién es la víctima, quién es el agresor y a quién le toca proteger”, protesta la conductora de televisión Lorena Álvarez. El pasado 12 de noviembre asistió junto a su abogada Scilia Flores al Primer Juzgado Penal de San Isidro para dar su declaración sobre la denuncia de agresión física contra su expareja, el economista Juan Mendoza. Tuvieron que pasar 14 meses desde que interpuso la demanda para que el Ministerio Público programara la diligencia. Y el tiempo para que culmine el proceso es un albur. Los fiscales deberán evaluar las pruebas –los peritajes físico y psicológico, además del informe de terapia ordenado por el Poder Judicial– para tomar la decisión de acusar o no. Ojo, el expediente de Álvarez tiene la denuncia policial, los certificados físico y psicológico de los médicos legistas, el informe psicológico del Ministerio de la Mujer, el certificado de terapia en el Ministerio de Salud y la medida de protección inmediata otorgada por el Juzgado de Familia de Lima. “La otra parte solo tiene una denuncia policial y un certificado médico de dos días después de los hechos de violencia contra mí”, precisa. Y agrega: “en algún momento los fiscales me comentaron que en su declaración, la otra parte había dicho que estaría dispuesta a conciliar”, revela. Pero ella se mantiene en sus trece. “¿Cómo voy a conciliar con una agresión? ¿Cómo voy a conciliar con el hecho de que casi me matan?”, se pregunta.
Como se recuerda, el 28 de setiembre del 2017 la periodista denunció en la comisaría de Orrantia del Mar (San Isidro) agresiones físicas y verbales de Mendoza, quien un día después la denunció por violencia psicológica. En su libro No te mato porque te quiero (Planeta, 2018), la periodista se basó en su experiencia propia para investigar y presentar el vía crucis que deben pasar las mujeres en el Perú que deciden formalizar una denuncia por agresión. Allí registró los problemas en las bases de datos, la falta de empatía de los médicos legistas y de quienes toman la declaración de la víctima; y la tremenda carga procesal. Hoy, Álvarez espera una sentencia a su favor en una denuncia contra Mendoza por difamación agravada, llevada en el 16 Juzgado Penal de Reos Libres. Y sobre el caso de agresión, espera que avance y llegue a buen puerto. “No solo por mí. El sistema tiene que cambiar para todas las mujeres que denuncien después. Tiene que ser más fácil”, sentencia.

Loading...