Marisela Puicón recibió entrenamiento para las escenas de acción.
Marisela Puicón recibió entrenamiento para las escenas de acción.
Edición 2560: Jueves, 11 de Octubre de 2018

Volver al Revólver

Escribe: Jaro Adrianzén | La multifacética Marisela Puicón regresa a la pantalla grande con Yuli, nueva cinta de ciencia ficción peruana.

Marisela Puicón recibió entrenamiento para las escenas de acción.
Marisela Puicón recibió entrenamiento para las escenas de acción.

No te muevas”, le ordena Marisela Puicón al fotógrafo de CARETAS. Tiene el revólver en ristre y la mirada fija en el lente de la cámara. Suena el obturador antes que el gatillo. La sesión de fotos no ha sido ni la mitad de sacrificada que el rodaje de Yuli, película de ciencia ficción peruana que se estrena este jueves 11 de octubre en todos los cines del país.

Explosión en la grabación destruyó ventanas de todo un edificio.
Explosión en la grabación destruyó ventanas de todo un edificio.

“El día que me tocó grabar una escena de explosión en la habitación, sentí el fuego acá”, explica la cantante y actriz mientras se señala el lado izquierdo del rostro. Eso no es todo. En otra escena, la detonación de una carga explosiva destruyó todas las ventanas del hotel Betsy, en Miraflores. “Eso fue una cuenta aparte”, bromea el director Christian Carrasco, un cinéfilo de pura cepa. Pero la escena quedó estupenda. No son los efectos especiales de Avengers pero hubo un auténtico compromiso por trasladar fielmente la idea del cineasta a la pantalla. Incluye una posproducción, sonorización y musicalización en Argentina y una colorización en Indonesia.

Giovanna Valcárcel interpreta a Sony, amiga de Yuli. Hay escenas en los pantanos de Villa.
Giovanna Valcárcel interpreta a Sony, amiga de Yuli. Hay escenas en los pantanos de Villa.

Como si de la historia de algún insospechado ciudadano de a pie se tratase, este asunto tiene como locación principal una habitación en algún rincón de Lima: Yuli presta servicios carnales para solventar el urgente tratamiento de mielofibrosis de su hija. Pero todo se pone color de hormiga cuando su cliente muere de una aparente sobredosis. La mafia le pisa los talones por un paquete que encuentra entre las pertenencias del muerto. Y sus horas parecen estar contadas. La claustrofobia del cuartucho, empero, desata la fantasía. El desarrollo es una sinfonía de balas, explosiones y poderes sobrehumanos que incluyen el levantamiento de un camión en medio de los Pantanos de Villa. Su amiga, Sony (Giovanna Valcárcel), de sugestivo nombre cliché en la cinematografía de ciencia ficción, será su aliada para librarse de Cyborg, el villano que encarna Juan Legaspi.

Christian Carrasco: director y cinéfilo.
Christian Carrasco: director y cinéfilo.
Volvamos con Marisela. “Mi primer sueño en el cine era que me dirigiera Pancho Lombardi. Y el segundo ser protagonista de una película, como ahora”, confiesa la recordada actriz de Pantaleón y las Visitadoras (2000). Le gustan Vin Diesel y Tom Cruise, íconos imperecederos del cine de acción gringo. Y asegura que prefiere los filmes de acción antes que las comedias románticas. Hoy entrena para hacer teatro cinético en el 2019 con el grupo Sinargollas, trabaja en sus talleres de coaching y está a punto de cerrar un trato para una nueva película. También escribe un libro en el que repite la experiencia que vierte en su blog, La Protagonista.

Yuli no es la primera película de acción hecha por peruanos –allí tenemos a la futurista Calles Peligrosas (1989), de Luis Llosa; a la ambiciosa Ultra Warrior (1990), de Augusto Tamayo; y a la distópica El Limpiador (2012), de Adrián Saba–, pero sí una de las pioneras en combinar acción con fantasía a este nivel. Y con absoluto autofinanciamiento. “Lo único que le puedo decir al público es que se anime a abrir un poco su espectro y apueste por el cine nacional”, recomienda la Puicón. En el cine todo es cuestión de ir con amplitud de miras.

Equipo de grabación revisando la última toma. La locación principal fue el Hotel Betsy, en Miraflores.
Equipo de grabación revisando la última toma. La locación principal fue el Hotel Betsy, en Miraflores.

Loading...