Pablo Gilardi fue baleado por la espalda.
Pablo Gilardi fue baleado por la espalda.
Edición 2555: Jueves, 6 de Septiembre de 2018

Crimen Gilardi

Escribe: Marco Zileri | El empresario hotelero Pablo Gilardi fue asesinado el viernes 31 en Paracas. Era el dueño del 360 Paracas Lagoon Hotel.

Pablo Gilardi fue baleado por la espalda.
Pablo Gilardi fue baleado por la espalda.

El último mensaje en vida de Pablo Gilardi lo emitió por WhatsApp a las 5:10 de la madrugada el viernes pasado.

El abogado Alfredo Espinoza Canales es sindicado como el principal sospechoso.
El abogado Alfredo Espinoza Canales es sindicado como el principal sospechoso.
Estamos secuestrados (…) He llamado al comisario y no manda gente, dijo en voz muy baja, apenas audible.

El mensaje dura apenas 25 segundos. Un barullo sordo se percibe en el trasfondo. La pantalla grabó una palma de mano y, luego, solo el piso de su escondite.

Gilardi ocupaba una casa rodante del hotel 360 Paracas Lagoon asaltado por unos 40 individuos encapuchados y con armas de fuego el 31 de agosto.

La pandilla batió el complejo hotelero desalojando violentamente a decenas de huéspedes y en búsqueda del ‘Gordo’.

No salga lo están buscando señor, es el último chat registrado a las 5:33 a.m.

Había llamado al comisario de Pisco, a su abogado, y al jefe de la Región Policial de Ica informándoles del ataque. Pero la ayuda nunca llegó.

Su madre, Rosa María Lecaros Castillo, 70, estaba también en el albergue. Los asaltantes rompieron la puerta y la conminaron a salir. La señora respondió a la agresión con extraordinaria sangre fría.

Felix Gilardi, testigo del asalto.
Felix Gilardi, testigo del asalto.
Finalmente ubicado por los facinerosos fue encañonado y sacado a rastras de su refugio. Un miembro de seguridad del hotel prendido simultáneamente fue el último en verlo con vida.  

Gilardi fue conducido fuera del  albergue por el portón trasero, dijo el testigo, e introducido en un automóvil que emprendió la fuga. El hallazgo de su cadáver fue reportado a las 8 a.m., a la altura del kilómetro 22.5  en dirección a la Reserva Nacional de Paracas.

El empresario había sido baleado por la espalda. Un proyectil le impactó en el omóplato. El segundo proyectil recorrió la columna vertebral y le perforó la aorta matándolo instantáneamente. Llevaba puestos un short y una chamarra y estaba descalzo.

Dos casquillos calibre 380 9 mm fueron hallados en la escena del crimen.  

El capitán PNP José Alberto Matta no reaccionó a tiempo.
El capitán PNP José Alberto Matta no reaccionó a tiempo.
 La propiedad del predio en el que se ubica el 360 Paracas Lagoon Hotel era materia últimamente de una agria disputa entre Pablo Gilardi, 52, y Alfredo Espinoza Canales, 37, abogado.  

La Policía intervino el hotel a las 10.30 a.m. del viernes 31, cinco horas después de la alerta de Gilardi, y arrestó a 16 personas.

Todos eran del Callao, cinco de los cuales con antecedentes penales por robo a mano armada y menudeo de droga. Uno de ellos había sido liberado del penal de Sarita Colonia hace seis meses.

El abogado Edgardo Villa, abogado de Espinoza Canales, se constituyó en la comisaría de Pisco en su defensa.

Se encontraban ejerciendo una posesión pacífica del terreno, alegó.

Los detenidos sostuvieron que fueron contratados por un tal ‘Roberto Castillo’ en el Callao y llegaron al lugar de los hechos a bordo de un bus Soyus recién a las 8 de la mañana del viernes, de acuerdo al comandante PNP Percubiz Gavidia Chumpitaz, comisario de Pisco,

Pero en la prueba de reconocimiento o rueda de imputados, dos trabajadores del hotel identificaron a algunos de los asaltantes.

El juez Percy Cortez, del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Pisco, ordenó 15 meses de prisión preventiva para las 16 personas, en el marco del nuevo código procesal penal, el domingo último.

Pablo Gilardi, 52, era fabricante de casas rodantes con el sello de Perú Campers, las unidades existentes en La Cantuta del Club Regatas todas de su factura, oficio que en Paracas transformó en un negocio turístico.

Esa noche la comisaría celebró una fiesta por Santa Rosa, patrona de la Policía Nacional. El puesto policial está ubicado a 200 metros de 360 Hotel.
Esa noche la comisaría celebró una fiesta por Santa Rosa, patrona de la Policía Nacional. El puesto policial está ubicado a 200 metros de 360 Hotel.
En el 2014, en sociedad con Fernando Salmón, armó Bambú en un predio cerca del Hotel Hilton, pero pronto lo echaron a rodar.

En 2016, Gilardi suscribió un contrato de arrendamiento con la empresa Inversiones Basilico de propiedad de Roberto Renato Badinotti, 54, titular del predio de 42,000 m2  ubicado en El Chaco, para montar el nuevo campamento de casas rodantes, 360 Paracas Lagoon Hotel.

“Ellos tenían el terreno, nosotros las casas rodantes”, explicó la confluencia de intereses con Badinotti el hermano mayor de Pablo, y testigo de excepción del asalto, Félix Gilardi, 57.

Pablo Gilardi, 52, en fiesta de carnavales en febrero del 2017, en el vecino Argos Bar. Era el rey de los campers.
Pablo Gilardi, 52, en fiesta de carnavales en febrero del 2017, en el vecino Argos Bar. Era el rey de los campers.
El terreno en disputa está ubicado estratégicamente frente al Hotel San Agustín donde Badinotti tiene el restaurante Il Covo, el más grande de Paracas, fuera de los hoteles de lujo, y el Argos Bar, point nocturno de la juventud mochilera.

El 360 Hotel fue un éxito rotundo. La operación pronto escaló hasta que el albergue contó con 80 campers, entre 220 y 450 soles la noche, según el tamaño de la unidad.  

Los huéspedes del 360 tenían derecho a vacilar en el Argos Bar sin pagar cover. La vida era una fiesta.

Pero la sociedad con los Badinotti pronto desembocó en trifulca, aparentemente por asuntos contables.
El 2 de agosto fue el punto de inflexión.

Espinoza Canales Espinoza visitó el albergue y ordenó que lo desalojara, alegando que el terreno y la infraestructura le había sido “transferida”.

El 360 Hotel se ubica en el predio en rojo. La comisaría está a solo  200 metros de distancia.
El 360 Hotel se ubica en el predio en rojo. La comisaría está a solo  200 metros de distancia.
Al retirarse, sus acompañantes cortaron el cable de luz, sumiendo al albergue en un apagón. Fue el inicio de una escalada de hostigamiento, de nuevos cortes de luz y de la presencia de fornidos personajes en actitud amenazadora merodeando por el perímetro en las últimas cuatro semanas.
Las cámaras de seguridad del hotel grabaron a los personajes, fecha y hora de varios episodios que hoy es evidencia importante para la Policía de Homicidios.

En la trama aparece el chef del restaurante Il Covo, el ciudadano italiano Claudio Rigoni, entre los sujetos que arrancharon la caja de luz del albergue el 3 de agosto provocando un nuevo apagón.
El 30 de agosto a mediodía – feriado de Santa Rosa de Lima– Espinoza Canales denunció en la comisaría de Pisco que le habían disparado en el camino a la autopista Panamericana desde un automóvil que lo sobrepasó.

La Policía registró cinco impactos de bala en el Honda Accord de placa de rodaje B6G 364. El vehículo está registrado en propiedad de Inversiones Basílico.

Félix Gilardi rechazó cualquier vinculación con la balacera, si es que existió. “Nunca en nuestra familia hemos tenido acceso a armas de fuego. Pablo no tendría idea de cómo usar una. Menos contratar a alguien para hacer eso”.

“Por la terminología, el léxico, hubo personal militar entre los asaltantes de todas maneras”, está convencido uno de los miembros de seguridad del hotel que solicitó anonimato.

Casa rodante de Gilardi en 360 Hotel desde donde hizo últimas llamadas.
Casa rodante de Gilardi en 360 Hotel desde donde hizo últimas llamadas.
¿Quién de ustedes es el más caracterizado?, recuerda los términos cómo fueron encarados por uno de los asaltantes encapuchados. “Caracterizado en la milicia significa “líder”; yo he sido miembro de la milicia”, explicó.

Los asaltantes también hurtaron computadoras, documentos y la memoria de las cámaras de seguridad del albergue en su registro.

Esa noche, la comisaría de Paracas había celebrado una verbena en homenaje a Santa Rosa, patrona de la Policía Nacional, con música y licor.

El comandante Gavidia calcula que recibió la llamada desesperada de Gilardi a golpe de 4.30 a.m. e instruyó al oficial de guardia en la comisaria de Pisco que reporte el hecho a Paracas.

El último mensaje de voz de Gilardi fue a las 5:10 am.
El último mensaje de voz de Gilardi fue a las 5:10 am.
El asalto al hotel se produjo esa misma noche.

El puesto policial del balneario despachó a dos efectivos al 360 Hotel ubicado a solo dos manzanas de distancia, pero se limitaron a preguntar si algo ocurría.

Nada, recibieron como respuesta, y se retiraron. El sujeto que los atendió era uno de los facinerosos.
Ya había amanecido cuando llegaron las primeras víctimas del asalto para presentar la denuncia, miembros de seguridad del hotel, una pareja de ancianos argentinos, ella aún con piyamas, y un grupo de alemanes.

El capitán PNP José Alberto Matta, comisario del puesto policial, quería que se identificaran, pero sus documentos habían quedado dentro del albergue.

Se trata de una disputa por el terreno; hay una carpeta fiscal que registra todas las denuncias. No podíamos intervenir sin presencia de la fiscal, justificó Matta.

En ese lapso, dos balazos traicioneros segaron la vida de Pablo Gilardi, apenas a un kilómetro de distancia de la comisaría.   

Los asaltantes hurtaron la memoria de las cámaras de seguridad del hotel, documentos y computadoras en su registro.
Los asaltantes hurtaron la memoria de las cámaras de seguridad del hotel, documentos y computadoras en su registro.

Loading...