Operación de dragando en la bahía aumentó la profundidad de la rada de 10.4 a 14 metros.
Operación de dragando en la bahía aumentó la profundidad de la rada de 10.4 a 14 metros.
Edición 2548: Jueves, 19 de Julio de 2018

Desfigurando Paracas

Fotos: Daniel Blanco Escalona | Polémica al rojo vivo por la ampliación del puerto General San Martín.

Operación de dragando en la bahía aumentó la profundidad de la rada de 10.4 a 14 metros.
Operación de dragando en la bahía aumentó la profundidad de la rada de 10.4 a 14 metros.

Bajo un sol radiante, Luis Zapata, el vecino más cercano del puerto General San Martín, en Paracas, se desfoga a ritmo de una enorme draga con pinta de transformer  que excava 700,000 metros cúbicos de lodos del fondo marino en las inmediaciones.

Patrick Wieland del Senace. El 23 de julio vence el plazo para presentar observaciones al  nuevo EIA de TPP.
Patrick Wieland del Senace. El 23 de julio vence el plazo para presentar observaciones al  nuevo EIA de TPP.
“La bahía de Paracas es un ecosistema frágil, no necesita muchos cambios para entrar en crisis. El dragado es una alteración de los suelos, no sabemos qué pasará en el futuro”, advierte Zapata.

El empresario arequipeño administra un rústico albergue y restaurante  (Intimar) y es propietario de una concesión acuícola de conchas de abanico, a tiro de draga del punto de extracción.

Las dragas son el frente de avanzada de las obras de ampliación del puerto a cargo del consorcio internacional Terminal Portuario Paracas (TPP), empresa concesionaria de San Martín desde julio del 2014.

La empresa tiene presupuestado invertir US$ 300 millones para  multiplicar la carga portuaria de 1,7 millones toneladas a 4 millones de toneladas anuales.  

Dragas removiendo 700,000 metros cúbicos de lodos del fondo marino para hacerlo más profundo, camiones compartiendo vía con bicicletas y cuatrimotos, barcos cargados de contenedores y un almacén de concentrados minerales en Puerto San Martín amenazan la Reserva Nacional de Paracas.
Dragas removiendo 700,000 metros cúbicos de lodos del fondo marino para hacerlo más profundo, camiones compartiendo vía con bicicletas y cuatrimotos, barcos cargados de contenedores y un almacén de concentrados minerales en Puerto San Martín amenazan la Reserva Nacional de Paracas.

Se trata de un salto operativo colosal en la boca misma de la bahía de Paracas, sensible corazón de la Reserva Natural y polo turístico.

Así en breve  acoderarán buques Panamax con capacidad para transportar 60,000 toneladas de contenedores –embarcaciones dos veces más grandes que en el presente–, graneleros y, en el ojo de la tormenta, cargueros de concentrados de minerales.

CARTA DE MAREAS. La bahía de Paracas en el corazón de la Reserva Nacional de Paracas es un ecosistema marino reconocido por  la Convención RAMSAR de las Naciones Unidas que protege los humedales del mundo. La bahía de Paracas es un circuito cerrado de mareas  como lo demuestra la carta de corrientes marinas (izquierda).  La Reserva Nacional resguarda el hábitat de flamencos, zarcillos, rayadores y  chorlitos migratorios. El puerto San Martín así como los cultivos de conchas de abanico se encuentran en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional.
CARTA DE MAREAS. La bahía de Paracas en el corazón de la Reserva Nacional de Paracas es un ecosistema marino reconocido por  la Convención RAMSAR de las Naciones Unidas que protege los humedales del mundo. La bahía de Paracas es un circuito cerrado de mareas  como lo demuestra la carta de corrientes marinas (izquierda).  La Reserva Nacional resguarda el hábitat de flamencos, zarcillos, rayadores y  chorlitos migratorios. El puerto San Martín así como los cultivos de conchas de abanico se encuentran en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional.

IMPACTO POR MAR Y TIERRA
El escalamiento de las operaciones del puerto General San Martín impactará en mar y  en tierra.
En tierra,  debido el incremento del tráfico pesado por la única vía de acceso al puerto y que atraviesa la Reserva Natural de Paracas.

La proyección es simple: 4 volquetes por tonelada, según TPP.  Actualmente usan la ruta 475,000 camiones al año; en breve, serán cerca de un 1 millón.

Los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) no toman en cuenta el incremento del tráfico pesado de manera integral.  

ECOSISTEMA SENSIBLE. El mayor calado del Puerto San Martín permitirá acoderar en plena Reserva Natural de Paracas hasta buques Panamax. La empresa Terminal Portuario Paracas (TPP) ha dragado de la bahía 700,000 toneladas de fondo marino equivalente a 250 piscinas olímpicas en las últimas semanas.
ECOSISTEMA SENSIBLE. El mayor calado del Puerto San Martín permitirá acoderar en plena Reserva Natural de Paracas hasta buques Panamax. La empresa Terminal Portuario Paracas (TPP) ha dragado de la bahía 700,000 toneladas de fondo marino equivalente a 250 piscinas olímpicas en las últimas semanas.
El puerto San Martín no cuenta con un patio de maniobras adecuado ni servicios de alojamiento, alimentación e higiene para la multitud de choferes.

Los transportistas permanecen hasta 48 horas a la espera del turno de despacho en los extramuros del terminal. Duermen al interior de sus unidades y mean en botellas plásticas que arrojan al desierto.

Un improvisado mercadillo de vianderas atiende a la impaciente demanda. “Llegan con cocinas, colocan mesitas y toldos, los desperdicios vuelan con el viento”, describe el fotógrafo Daniel Blanco.

La empresa TPP sostiene que la mayor capacidad de almacenamiento futura, materia de una última solicitud para realizar obras en el terminal, abreviará el tiempo de espera.

IMPACTO DEL DRAGADO
El impacto en el mar de la operación de dragado y mayor calado es más arcano e incierto aún.   

La remoción de 700,000 toneladas de sedimentos equivale a cavar 250 piscinas olímpicas.
El EIA  elaborado por ECSA Ingenieros el año 2016 concluyó que el efecto en el ecosistema de la delicada bahía de Paracas será nulo.

“El puerto San Martín tiene 40 años de operaciones y nunca fue necesario dragar para mantener su calado natural. Es decir, no hay sedimentación”, explicó Sergio Nichele, gerente general del TPP.  
“A diferencia del Callao, no va a ser necesario dragar nunca más”, aseguró.

Botellas arrojadas en las afueras del puerto no son de cerveza, precisamente.
Botellas arrojadas en las afueras del puerto no son de cerveza, precisamente.

El consorcio TPP está integrado por empresas Pattac y Tucumann del Brasil y la  Servinoga de España, administra 12  puertos en el mundo, y asegura que tiene amplia experiencia para operar en zonas de reserva ecológica.  

Llama  la atención cómo el EIA es tan preciso sobre el curso de las mareas  y caprichos del dios Poseidón, y tan impreciso en cuanto a los múltiples impactos del tránsito de carga pesada.

Turismo de alto riesgo en vía de acceso al puerto.
Turismo de alto riesgo en vía de acceso al puerto.

REACCIÓN CIUDADANA

El próximo 23 de julio vence el plazo para que representantes de la sociedad civil presenten sus observaciones al proyecto ante el Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace).

Varios gremios de pescadores artesanales y operadores turísticos, así como la asociación de residentes de Paracas, solicitarán rechazar la petición de TPP.

Representantes de pescadores, operadores turísticos y vecinos contrarios a la ampliación del puerto.
Representantes de pescadores, operadores turísticos y vecinos contrarios a la ampliación del puerto.

“Una vez que tienen un pie en casa pretenden una modificatoria del EIA para construir un almacén de concentrados de minerales lo cual es altamente tóxico”, protestó Paola Torres, presidenta de la

Asociación de Agencias de Viajes de Paracas.

Otros vecinos al puerto también consideran que TPP pretende tomarlos por chorlitos.

“Ahora vemos cuatro barcos estacionados frente a la bahía. Imaginemos cuando sea un megapuerto. Lo van a convertir en el Callao con grúas pórticos y móviles”, protestó Martín Guzmán, de Paracas Sub Diving.

Por lo pronto, Stefan Austermühle, de la ONG Mundo Azul, ha sido el primero en presentar un escrito en contra  (ver recuadro).

El Senace, presidido por Patrick Wieland, tiene plazo hasta diciembre para revisar y aprobar la modificación del EIA. La última palabra la tendrá el Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

En la balanza un dilema de carácter nacional: potenciar el puerto como “el terminal multipropósito más competitivo de la Región sur”, tal es el objetivo de TPP, o respetar y preservar el sensible ecosistema de la Reserva Nacional de Paracas.  

Bandada de gaviotín peruano en la ensenada paradisíaca.
Bandada de gaviotín peruano en la ensenada paradisíaca.

“La bahía de Paracas y su paisaje desértico es un ecosistema de importancia mundial, parte del Sistema de Humedales de la Convención Ramsar de las Naciones Unidas desde 1992”, subrayó Luis Herrera, de la agencia de turismo Zarzillo.

“Aquí desembarcó José de San Martín; en este pequeño punto se inició la República”, martilló Herrera.

“En dos años celebraremos el Bicentenario de la Independencia y cada día hay menos flamencos. ¿Qué vamos a enseñar?”.

Loading...