Manuel Bartra, Ronald Vásquez y Juan Miguel Pajuelo conducen Racumín, canal en youtube que parodia programas televisivos.
Manuel Bartra, Ronald Vásquez y Juan Miguel Pajuelo conducen Racumín, canal en youtube que parodia programas televisivos.
Edición 2546: Jueves, 5 de Julio de 2018

Mermelada Digital

Los influencers peruanos y el precio de la publicidad virtual en tiempos de mordaza fujimorista.

Manuel Bartra, Ronald Vásquez y Juan Miguel Pajuelo conducen Racumín, canal en youtube que parodia programas televisivos.
Manuel Bartra, Ronald Vásquez y Juan Miguel Pajuelo conducen Racumín, canal en youtube que parodia programas televisivos.

El debate sobre la mermelada no solo se da en los medios de comunicación. También se esparce en el ciberespacio. Y un botón de prueba son los influencers, personajes que habitan plataformas como Facebook, Instagram o Youtube. Una cámara, un entretenido monólogo y mucho carisma son las herramientas para fungir de líderes de opinión en las redes sociales.

Una encuesta de GfK realizada en noviembre del 2017 a 915 personas entre 15 y 50 años de edad refleja que el 66% de personas mayores de 13 años utiliza internet. El resto, un 34% del total, no lo hace. Cifras interesantes a la luz de la ley 2133/2017-CR (también llamada ‘ley mordaza’ o ‘ley Mulder’).

Ranking de GfK. Perú es el tercer país latinoamericano con más influencers.
Ranking de GfK. Perú es el tercer país latinoamericano con más influencers.

El artículo 2 de la ley precisa que “las entidades públicas deberán suscribir cuentas en las principales aplicaciones de redes sociales, en especial aquellas que tengan mayor difusión y número de usuarios”.

Andynsane: 1.5 millones de seguidores.
Andynsane: 1.5 millones de seguidores.
Y más les vale que vayan untando mermelada 2.0. Porque la misma encuesta de GfK explica que el Perú es el tercer país latinoamericano con más influencers. El tercer país con más mermeleros en potencia, digamos. Ojo: en el mundo de la mermelada virtual, las tarifas son más bajas que en el papel (y basta con untar a una sola persona que funge de redactor, editor, director y publicista). Y el control es casi inexistente (aún no hay un curso de ética ni deontología del influencer). Un influencer puede cobrar entre US$ 300 y US$ 1,500 por una sola publicación en Facebook o Instagram en la que promocione algún producto o evento. “Los posts pueden ir durante 3, 6 o 12 meses según lo pactado”, explica Zoila Cabrera, especialista de la agencia Fastup Comunicaciones. “Con muchos se trabaja por medio del canje, se les brinda la experiencia del producto o marca y luego ellos realizan los posts”, detalla Cabrera. A veces basta con regalarles un gadget (un celular, una tableta) o unas entradas. O incluso menos.  

La lista de influencers incluye a rostros de la farándula, ‘espontáneos’ periodistas ciudadanos, tuiteros uterinos, fashion bloggers y hasta trolls (ver recuadro). El influencer Mateo Garrido Lecca, por ejemplo, grabó el pasado 18 de febrero un comercial para Huawei. La también influencer Ximena Galiano, por su lado, publicó el 3 de junio un video para Enseña Perú.

Soledad Valenzuela: fashion blogger.
Soledad Valenzuela: fashion blogger.

Si al Congreso le interesa acabar con la mermelada, debería empezar por la que abunda en Facebook, por ejemplo. Muros vemos, inbox no sabemos.

Loading...