En una ciudad como Lima son pocos los que respetan las reglas de tránsito y algunos hasta llegan a invadir las veredas que son para peatones.
En una ciudad como Lima son pocos los que respetan las reglas de tránsito y algunos hasta llegan a invadir las veredas que son para peatones.
Edición 2534: Lunes, 16 de Abril de 2018

¿Qué tipo de ciudad es Lima y cómo podemos mejorarla?

Escribe: José Ignacio Pacheco | Decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Privada del Norte.

En una ciudad como Lima son pocos los que respetan las reglas de tránsito y algunos hasta llegan a invadir las veredas que son para peatones.
En una ciudad como Lima son pocos los que respetan las reglas de tránsito y algunos hasta llegan a invadir las veredas que son para peatones.

La ciudad es la que vivimos, es la que hacemos entre todos. Pero no todos tenemos el poder de cambiarla, de mejorarla.

Cada vez que en periódicos o redes sociales aparecen los temas de transporte, de congestión vehicular (con el estrés incluido), de las miles de horas-hombre perdidas en el tráfico (lo que baja la productividad como país), de los cientos de toneladas anuales de gases y partículas suspendidas que son lanzadas al ambiente por más de cinco millones de motores de autos, buses, camionetas y motos en el Perú (lo que aumenta el calentamiento global y contamina el ambiente), cada vez que se contabilizan los miles de millones de horas perdidas en ir y volver al trabajo o la escuela, que pueden ir de 1 a más de 4 horas para la gente que vive en la periferia o en los cerros de Lima (lo que los discrimina y disminuye su calidad de vida).

Cada vez, decía, que nos recuerdan esta realidad, nos quejamos, protestamos y dejamos constancia de nuestra frustración por no poder hacer nada y presenciar cómo cada día es igual. La ciudad no mejora y cuando se viene un evento internacional como la Cumbre de las Américas las autoridades al frente del Estado y de la Municipalidad no tienen más remedio que declarar el cierre de vías, feriado para colegios, universidades y trabajadores públicos. ¡Que la gente no salga de casa por favor! Es un buen remedio para que no haya tráfico vehicular, pero la verdad es muy oneroso paralizar la vida económica de la ciudad. La producción cae durante esos días.

Entonces tenemos un escenario donde las autoridades aparentemente no pueden hacer nada para mejorar la movilidad urbana. Si esto es así, ¿podrá el ciudadano común y corriente hacer algo? No es una pregunta retórica, es una pregunta real.

Los toneladas de gases y partículas suspendidas por los cinco millones de vehículos motorizados afectan no solo el medio ambiente sino la salud de las personas.
Los toneladas de gases y partículas suspendidas por los cinco millones de vehículos motorizados afectan no solo el medio ambiente sino la salud de las personas.

¿QUÉ HACER?

La Nueva Agenda Urbana – HABITAT III (NUA por sus siglas en inglés) Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible, suscrita por todos los países en Quito en octubre del 2016, establece en su artículo 114 que a la circulación peatonal y en bicicleta ¡se le dará prioridad frente al transporte motorizado privado! También se habla ahí de promover la creación de planes de transporte y movilidad. Pero las acciones que vemos en Lima son parciales, solo algunos distritos se esfuerzan en crear nuevas vías para bicis o vías peatonales.

114. Promoveremos el acceso de todos a unos sistemas de transporte terrestre y marítimo y de movilidad urbana que sean seguros, asequibles, accesibles y sostenibles… mediante la integración de los planes de transporte y movilidad en las planificaciones urbanas y territoriales…

a) Un crecimiento significativo de las infraestructuras de transporte público accesibles, seguras, eficientes, asequibles y sostenibles, así como opciones no motorizadas como la circulación peatonal y en bicicleta, a las que se dará prioridad frente al transporte motorizado privado;

b) Un “desarrollo orientado al tránsito” equitativo que reduzca al mínimo los desplazamientos, en particular los de los pobres, y prime la vivienda asequible para grupos de ingresos mixtos y una combinación de empleos y servicios;

.
.

c) Una planificación mejor y coordinada del transporte y el uso de la tierra, que permitiría reducir las necesidades de viaje y transporte y mejorar la conectividad entre las zonas urbanas, periurbanas y rurales…

Volviendo a la pregunta, como ciudadanos de a pie o de auto, ¿qué podemos hacer?

Sí podemos y debemos obligarnos y obligar a los que nos rodean a conducir mejor en nuestros autos particulares, obligarnos a no invadir con nuestros autos las veredas, denunciar los jardines “privados” construidos donde debería de haber veredas. (Por cierto, vale la pena aclarar: señoras y señores, las veredas no le pertenecen al dueño de casa, las veredas son cosa pública). También podemos tratar de ir en bici al trabajo y hacer las compras menores en bici o caminando. Compartir auto para el trabajo o el colegio. Con eso estaríamos ayudando a la ciudad a mejorar.

Pero fuera de eso solo tenemos las urnas para darnos cuenta de que verdaderamente sí podemos cambiar el estado de cosas, eligiendo a las personas correctas para los cargos correctos.

Loading...