Alias “Sedapal” quemó y arrojó el cadáver de la menor a solo 10 metros de su vivienda. Fue capturado en Ica a las 72 horas del crimen.
Alias “Sedapal” quemó y arrojó el cadáver de la menor a solo 10 metros de su vivienda. Fue capturado en Ica a las 72 horas del crimen.
Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Crimen Que Conmociona

Escribe: Amidey Salvador | Tenía solo 11 años y la inocencia de las niñas hacendosas que están llenas de ilusiones y proyectos. La policía actuó de forma deplorable.

Alias “Sedapal” quemó y arrojó el cadáver de la menor a solo 10 metros de su vivienda. Fue capturado en Ica a las 72 horas del crimen.
Alias “Sedapal” quemó y arrojó el cadáver de la menor a solo 10 metros de su vivienda. Fue capturado en Ica a las 72 horas del crimen.

María Jimena Vellaneda Ruiz (11) iba a cursar el sexto grado de primaria en el colegio Ramón Castilla de San Juan de Lurigancho al terminar el verano. Era una niña ordenada y estudiosa a quien le gustaban los  aprendizajes novedosos. Por ello no le bastaron sus clases de marinera norteña y quiso ir además a las vacaciones útiles. Proyectaba estudiar medicina “para poder ayudar a las personas de bajos recursos”, según decía.

CRONOLOGÍA

El jueves 1 de febrero, a las 8 de la mañana, su padre, Jorge Vellaneda (48), la llevó en su vehículo hasta la comisaria de Canto Rey, ubicada en la calle Río Ucayali, para su cuarta clase de pedrería. Descendió del auto a las 8.15 a.m. pero Jorge, preocupado por liberar la pista estrecha, no se aseguró de que la menor hubiera ingresado al local. Posteriormente este hecho fue aprovechado por la policía para sostener que no había entrado y que no figuraba en la lista de asistencia. Pero la presencia de la niña fue corroborada por el video de una cámara aledaña que la capta ingresando a las 9am, hora en que comenzaba su clase.

 El hecho ha desatado la repulsa popular que nuevamente pone sobre el tapete la reincorporación de la pena de muerte a nuestra legislación.
 El hecho ha desatado la repulsa popular que nuevamente pone sobre el tapete la reincorporación de la pena de muerte a nuestra legislación.

Otra cámara de seguridad ha captado hacia las 10 de la mañana a quien sería su verdugo y asesino –César Augusto Alva Mendoza (37)- alias “Sedapal”– rondando la zona en bicicleta. Alva teneia tres denuncias por violación, una por tráfico de drogas y una por robo. Su padre ha indicado que era informante de la DIPINCRI.

A las 10 y 6 de esa mañana, un video muestra a Jimena saliendo de la comisaria presumiblemente en dirección a la panadería de su padre. Va sola: “Siempre regresaba en compañía de la madre de un compañero, pero este día el chico no fue”, explicó el padre.

Jimenita Vellaneda Ruiz era dinámica y buena estudiante, bailaba marinera, y soñaba con ser médico de los más humildes.
Jimenita Vellaneda Ruiz era dinámica y buena estudiante, bailaba marinera, y soñaba con ser médico de los más humildes.
A las 10 y 13 se ve a  Alva  pasar delante de la comisaría en sentido contrario a la ruta de Jimena, y minutos después, este va en la misma dirección de la pequeña, quien nota que está siendo seguida.
A las 10 y 20, nuevamente en el video, se ve que Alva pasa llevando a la menor sobre la bicicleta. Es la última vez que se ve a la pequeña con vida.

Su madre, Diana Ruiz (48), extrañada por la situación inhabitual, decide poner la denuncia y difundir la foto de su hija en redes sociales. Los efectivos policiales de Canto Rey no actuaron como correspondía. Por ello Jorge Vellaneda contacta a familiares que pertenecen al cuerpo policial y forma con ellos (Robert Jesús y Henry Velásquez) un grupo de investigación. Es así que logran obtener los videos de las cámaras de vigilancia de los establecimientos aledaños. Ese mismo día Alva acude a la DIPINCRI a informar que la menor había sido secuestrada “por un reciclador”, pues circulaban esas versiones entre la vecindad. La policía confirma que el de los videos es “Sedapal”.

Comisaría de Canto Rey a cargo del mayor  Carlos Abraham Chávez Bravo.
Comisaría de Canto Rey a cargo del mayor  Carlos Abraham Chávez Bravo.

En la madrugada del viernes 2, el cuerpo de Jimena fue encontrado por un mototaxista ardiendo dentro de una bolsa. Sorprendentemente, a pocos metros de la vivienda del asesino. Según el dictamen pericial de biología forense, la menor fue ultrajada y estrangulada. También presenta golpes en la cabeza, el mentón, en ambos brazos, en la espalda, la parte izquierda del tórax y en el tobillo izquierdo. El 60 por ciento del cuerpo estaba quemado.

Romero, de Mininter: espíritu de cuerpo.
Romero, de Mininter: espíritu de cuerpo.

El domingo 4, César Alva fue detenido en la Tingiña, Ica, mientras comía chancho al cilindro. La dueña del restaurante dio aviso a la policía. A las 6:20 p.m. fue traído a Lima en helicóptero y trasladado a la Dirincri de la avenida España, donde confesó el crimen que ha conmocionado al país.

El padre exige cadena perpetua. Vellaneda, fuera de sí, declaró el domingo ante cámaras: que presume que fue violada por tres personas”, hay aún hechos confusos y no esclarecidos.

Una conmovedora solidaridad de la población  despertó la tragedia de los Vellaneda Ruiz.
Una conmovedora solidaridad de la población  despertó la tragedia de los Vellaneda Ruiz.

La familia ha creado una página en Facebook llamada “Jimena Renace”, con el fin de apoyar a las víctimas de crímenes horrendos como este y hacer campaña en pro de la pena de muerte para violadores de menores. Esta tarde han convocado una primera marcha que irá de la Plaza San Martín al Palacio de Justicia, a las 5 de la tarde.

 

Loading...