Las vías del tranvía eléctrico a inicios del siglo XX. El Ferrocarril Urbano de Lima (FCUL)     pasaba por la calle Mercaderes.
Las vías del tranvía eléctrico a inicios del siglo XX. El Ferrocarril Urbano de Lima (FCUL) pasaba por la calle Mercaderes.
Edición 2522: Martes, 16 de Enero de 2018

LIMA: Jironeando a Gusto

Escribe: Yulia Orbezo | Proyectos para recuperar 21 fachadas coloniales del Centro Histórico de Lima a todo trapo.

Las vías del tranvía eléctrico a inicios del siglo XX. El Ferrocarril Urbano de Lima (FCUL)     pasaba por la calle Mercaderes.
Las vías del tranvía eléctrico a inicios del siglo XX. El Ferrocarril Urbano de Lima (FCUL) pasaba por la calle Mercaderes.

En el Jr. Áncash, a la vuelta de la esquina de Palacio de Gobierno, la Municipalidad de Lima restaura las fachadas de nueve solares coloniales.
En el Jr. Áncash, a la vuelta de la esquina de Palacio de Gobierno, la Municipalidad de Lima restaura las fachadas de nueve solares coloniales.

La calle que une Palacio de Gobierno con el Convento San Francisco, dos ejes turísticos del Centro Histórico de Lima, es el breve pero histórico Rastro de San Francisco. Hoy jirón Áncash, es una de las  primeras avenidas de Lima colonial.

En esta calle se encontraron los primeros camales de ganado vacuno y el primer local de venta de carne, que subsistió hasta 1568. Muerto el matadero se estableció el nuevo Rastro de Vaca, que a fines del siglo XVII cambió a San Francisco. También estuvo la llamada Alhóndiga donde se almacenaba maíz y otros cereales para la venta del público.

Arquitecto Luis Bogdanovich, gerente de PROLIMA.
Arquitecto Luis Bogdanovich, gerente de PROLIMA.
En total son 21 casas intervenidas, entre ellas siete en este jirón Áncash, cuatro en Barrios Altos y una en Cailloma; algunas pertenecientes a la Municipalidad Metropolitana de Lima y otras a la Beneficencia Pública de Lima. Muchas no están habitadas y en el marco de proyectos de recuperación de espacios públicos de la Municipalidad  se invirtió en las fachadas conectadas al proyecto de remodelación urbana, ya que el interior es propiedad privada. PROLIMA las dejará como antaño.

“Estructuralmente sus fachadas estaban dañadas, ya que los  balcones se  podían caer, estaban llenas de cables, habían perdido carpintería original reemplazada por metal y tenían muchos cristales rotos”, cuenta el arquitecto y Gerente de PROLIMA, Luis Bogdanovich.

Varios de los diseños en madera se mantienen desde el siglo XVII.
Varios de los diseños en madera se mantienen desde el siglo XVII.

Lo irónico es que el único punto de la cuadra que fue excluído, por cuestión de trámites, es el Bar Cordano, propiedad del Ministerio de Cultura. Se espera que se sume en un futuro aunque nadie quiera cambiar sus sánguches ni el tacu tacu.

Volvamos a la historia. En este mismo jirón, la Casa Reinggald Dávila de dos pisos fue una de las principales  edificaciones construidas a principios del siglo XIX. La fachada cornisa con portones, balcones y decorados de madera  es del más clásico estilo colonial. Su dueño, Manuel Sotomayor, heredó la casa  a sus hijos. En 1991, Jeans Lois Quezada Zevallos adquirió el inmueble por US$ 50 mil. Hoy, PROLIMA –ente que se encarga de recuperar el Centro Histórico– espera devolver la fachada a sus mejores épocas.

Más de 30 obreros trabajan en la remodelación del jirón Áncash.
Más de 30 obreros trabajan en la remodelación del jirón Áncash.

La Casa del Conde de Montemar y Monteblanco contaba con un primer piso de adobe mientras que el segundo de quincha; ambos revestidos de yeso, nos da una idea de cómo quedará la remozada fachada. Este inmueble formó parte del mayorazgo de Montemar y Monteblanco, de linaje aristocrática.
El primer paso se dio en el 2010,  cuando se reestructuraron cinco solares de la avenida  como La Casa de las Trece Puertas, habitada en el siglo XVII por personal de la Real Audiencia  para luego ser panadería hasta convertirse en una vivienda que hacinaba a 20 familias. O el de la  Casa Bodega y Quadra, convertida en museo de sitio, y la Casa de San Francisco de Mendoza Ríos Caballero y Sánchez Boquete. En ellas funciona actualmente PROLIMA. En total fueron 72 familias trasladadas, a las que se les construyó un moderno conjunto habitacional que sin embargo no desentona con la estética del centro histórico.

Catastro actualizado de Lima:. En azul, 620 monumentos históricos, en celeste, 1,084 inmuebles de valor monumental.
Catastro actualizado de Lima:. En azul, 620 monumentos históricos, en celeste, 1,084 inmuebles de valor monumental.

La idea es recuperar los elementos arquitectónicos, en palabras de Bogdanovich, se pueda tener  el “eje monumental turístico más potente del centro histórico y la primera zona recuperada de manera medianamente integral que una los dos espacios”. Para tal efecto, se ha dispuesto más tres millones de soles.

El interior con estilo colonial.
El interior con estilo colonial.
Se intentará conservar las peculiaridades originales de cada fachada. Por ejemplo, posteriormente estas casas se resanaron con yeso pero antiguamente usaban cal porque así los muros absorbían la humedad. También se pintará  con ocres naturales.

Todas las fachadas recuperadas pertenecen al  Centro Histórico de Lima, que desde 1991 se encuentra en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. “El fin es dar a conocer su valor universal excepcional”, dice Bogdanovich.

En el Centro Histórico de Lima, incluído el Rímac, hay más de siete mil inmuebles históricos, de los cuales 620 son monumentos históricos nacionales, 1084 inmuebles de valor monumental y el resto son inmuebles de entorno.

Entre los próximos proyectos está la reestructuración del Hospicio San Bartolomé Manrique y el excepcional Teatro Manuel Segura.

Loading...