El favorito, Rachid El Marabity, marroquí, cinco veces ganador de la Maraton des Sables se impuso en nuestro desierto.
El favorito, Rachid El Marabity, marroquí, cinco veces ganador de la Maraton des Sables se impuso en nuestro desierto.
Edición 2517: Jueves, 7 de Diciembre de 2017

La Maratón de Paracas

Mientras en la CADE se calentaban los asientos y los ánimos, se corría la más dura competencia mundial en el desierto iqueño.

El favorito, Rachid El Marabity, marroquí, cinco veces ganador de la Maraton des Sables se impuso en nuestro desierto.
El favorito, Rachid El Marabity, marroquí, cinco veces ganador de la Maraton des Sables se impuso en nuestro desierto.

La Maratón de las arenas peruana empezó el martes 28 en el santuario de Cahuachi, Nasca, y en ella participaron más de trescientos competidores de 40 países que ese día completaron los 37,2 kilómetros del primer recorrido. Fue un día bravísimo, de súbitos ascensos y de arena hasta los codos.

Es un desafío de autosuficiencia: cada competidor debe llevar en su mochila, que solo puede pesar entre 6,5 y 15 kilos, su alimentación y vituallas. Los 500 monitores que siguen minuto a minuto a los atletas les proveen solo de agua y auxilios médicos, si la ocasión lo amerita.

Plano e itinerario de la sexta y última etapa de una maratón desafiante.
Plano e itinerario de la sexta y última etapa de una maratón desafiante.
Desde la partida se hizo evidente la diferencia entre el “rey del desierto”, el marroquí El Morabity, y los demás participantes. Solo tuvo de escolta al “guerrero de Atalla” Remigio Huamán.  En damas ocurrió lo mismo, la francesa Nathalie Mauclair, una fortaleza viviente, dejó atrás a todas y a gran parte de la masa masculina. Esa enfermera de 47 años, atleta amateur, solo fue superada en la general por seis varones.

Le tomó cinco minutos a Richard Bauer, el creador de la famosa Maraton des Sables –la carrera pedestre más dura del planeta– darse cuenta que en la árida geografía de Ica, entre Pisco y Nazca literalmente, se podía desarrollar una competencia tan radical como la que cada año organiza en las calcinantes arenas de Marruecos.

La segunda etapa fue de 42,2 km, la tercera de 42,2 y la cuarta de 68,4 kilómetros, un verdadero infierno. En todos los parciales los chasquis peruanos, hombres y mujeres, sorprendieron por su fortaleza y espíritu de lucha.  A Remigio Huamán, segundo en todas las etapas, lo siguió muy de cerca Aldo Ramírez. Y a las francesas Mauclair y Melanie Rousset, imparables, le marcaron el paso tres peruanas a tomar en cuenta para futuros eventos: Rocío Carrión, Aydée Soto Quispe y Rosario Romero Sayritupac, esta última soldado del ejército.

Más de trescientos atletas de todo el mundo se dieron cita en Ica para correr bajo un sol enceguecedor. Los peruanos y las peruanas fueron sobresalientes.
Más de trescientos atletas de todo el mundo se dieron cita en Ica para correr bajo un sol enceguecedor. Los peruanos y las peruanas fueron sobresalientes.

La quinta y sexta etapas, de 42, 2 km y 19,6 km, se sucedieron de acuerdo a idéntico libreto, con el mar al lado, de inmutable testigo. En el mirador de La Catedral, el punto escogido por el equipo de Bauer para dar por finalizada la competencia, los peruanos fueron arribando entre hurras y aplausos del respetable

El francés Regis Noiriel, del Sahara al desierto del sur peruano.
El francés Regis Noiriel, del Sahara al desierto del sur peruano.

Diez de los casi cincuenta chasquis peruanos inscritos se colaron entre los cuarenta mejor ubicados en el tablero general. Remigio Huamán tuvo que cederle el segundo puesto a Aldo Ramírez al ser penalizado por llevar menos peso de lo reglamentariamente permitido. Gajes del oficio, nuestro crédito, que suele alimentarse con harina de quinua, maíz, cebada y habas que recoge de su chacra, no calculó bien sus provisiones.  En francés se dice C’est n’est pas le Pérou (Esto no es el Perú) cuando se quiere connotar que algo no es tan valioso: En esta ocasión el Perú fue el Perú.

Esfuerzo y resistencia sobre las arenas sudamericanas.
Esfuerzo y resistencia sobre las arenas sudamericanas.

Loading...