El francés Sebastián Castella lució en Acho, por presión del respetable obtuvo dos orejas de su segundo toro.
El francés Sebastián Castella lució en Acho, por presión del respetable obtuvo dos orejas de su segundo toro.
Edición 2516: Jueves, 30 de Noviembre de 2017

Triunfo y Bronca

Castella cortó dos orejas y salió a hombros en la cuarta corrida de la Feria Morada, en una tarde de fuerte bronca contra la autoridad.

El francés Sebastián Castella lució en Acho, por presión del respetable obtuvo dos orejas de su segundo toro.
El francés Sebastián Castella lució en Acho, por presión del respetable obtuvo dos orejas de su segundo toro.

Para el domingo se anunciaron toros del Puerto de San Lorenzo y se lidiaron de La Ventana del Puerto, hierro propiedad del mismo ganadero pero de otro encaste. Se cambió sin aviso y no se cambió la pizarra, lo que es un sinsentido de la empresa y la autoridad. ¿Por qué no lo comunicaron como dice el reglamento? Se disparan a los pies y el aficionado, con razón, se siente timado.  Para más inri, se lidia un animal chupado, sin trapío ni el peso que dicen las tablillas. Y surgió la bronca fuerte y legítima contra la autoridad. Otro yerro del juez que tampoco tiene criterio definido para dar o negar trofeos, y cede a la presión del público. Si se preguntan por qué baja la entrada, respuestas sobran.

Los de la Ventana estuvieron desiguales de presentación, flojos y de juego variable, algunos mansearon. El primero de Castella fue duramente protestado por su escasa presencia y su lidia se desarrolló entre gritos y reclamos, algunos dando la espalda. El diestro prefirió machetearlo y abreviar. 

El cuarto fue bravo. Abanto de salida, le costó calentar. Tras un buen puyazo, Castella lo quitó por chicuelinas citándolo a distancia, todo entre ovaciones. Lo recibió en los medios con pases cambiados con la virtud de la quietud. Las series iniciales fueron las de mayor fuste por la calidad del toro, cuyo defecto era el poco recorrido, no se rebozaba al final del muletazo. La faena perdió intensidad y mérito por la sucesión de enganchones. Estocada arriba y el juez le dio dos orejas cediendo a la presión de los pañuelos. Exagerado premio, como diría el Marqués Valero de Palma en esta misma revista, merecía una “orejota”. 

Tarde ambivalente en la penúltima de la Feria, se pasó del entusiasmo a la protesta por la poca casta de los toros.
Tarde ambivalente en la penúltima de la Feria, se pasó del entusiasmo a la protesta por la poca casta de los toros.

Ginés Marín hizo todo con gusto y torería, pero quedó inédito. El tercero tenía clase pero le faltaba poder y la faena no escaló. Apuntó buenos muletazos por el derecho. El quinto no se dejó de salida y rodó varias veces. Abrevió.

El venezolano Jesús Colombo tomó la alternativa dejando buena impresión. Es el primer extranjero que la toma en la Feria. Al de la alternativa que era manso, tardo y mirón, lo fijó en los medios con verónicas y chicuelinas, para luego lucirse en el quite por gaoneras. Todo con gusto y suavidad. Se le aplaudió mucho con las banderillas.  En la muleta fue otra historia. El toro se rajó pronto y el toricantano se dedicó a retenerlo para sacarle muletazos de uno en uno, varios de buen trazo. 

El sexto fue bueno por su nobleza y calidad, pero le faltó trasmisión. Colombo también se lució con los palos, reuniéndolos arriba. Inició por derechazos de rodillas exigiéndolo mucho por abajo. El toro acusó el esfuerzo y perdió poder. Apuntó series de derechazos y naturales bien logradas. Culminó con luquesinas y el desplante. Marró con el estoque y perdió una oreja.    

El Escapulario de Oro se define este domingo en Acho. Hasta ahora y por el momento el único candidato al máximo galardón limeño es nuestro compatriota Joaquín Galdós, por la mejor faena que es la forma en que se debe otorgar este premio. Desorejó al sexto en la primera corrida de abono. Pero nada está definido aún, porque nuestro gallo de pelea, Andrés Roca Rey, tendrá en chiqueros dos adversarios para salir triunfante.  Y reaparece en Lima uno de los mejores toreros del momento, José María Manzanares, que el año pasado nos regaló una de las mejores faenas que se han visto en el ruedo de Acho en ya casi 252 años. Los toros serán de la ganadería española García Jiménez que obtuvo el Escapulario de Plata en el 2016. 

Joaquín Galdós llevó tres orejas en la primera de la Feria. Andrés Roca Rey podría disputarle el Escapulario.
Joaquín Galdós llevó tres orejas en la primera de la Feria. Andrés Roca Rey podría disputarle el Escapulario.

Loading...