Ingeniero Edwar Apaza tiene la clave para seguir sus dos pasiones: viajar e ir a los estadios. Para este partido de Perú con Nueva Zelanda se encuentra en Wellington.
Ingeniero Edwar Apaza tiene la clave para seguir sus dos pasiones: viajar e ir a los estadios. Para este partido de Perú con Nueva Zelanda se encuentra en Wellington.
Edición 2513: Viernes, 10 de Noviembre de 2017

Hincha peruano de pura cepa llegó a Nueva Zelanda

Desde la lejana Oceanía nos envía postales de la bicolor.

Ingeniero Edwar Apaza tiene la clave para seguir sus dos pasiones: viajar e ir a los estadios. Para este partido de Perú con Nueva Zelanda se encuentra en Wellington.
Ingeniero Edwar Apaza tiene la clave para seguir sus dos pasiones: viajar e ir a los estadios. Para este partido de Perú con Nueva Zelanda se encuentra en Wellington.

Edwar Apaza, creador de La Ruta del Hincha, está en Nueva Zelanda y mandó especialmente para CARETAS lo vivido desde que llegó hace unos días acompañando a la selección.

Este ingeniero de la UNI tiene dos pasiones: “viajar e ir a los estadios”. Es por eso que sigue a la selección peruana en todos sus partidos. En su mensaje desde el otro lado del mundo nos asegura que “es la combinación perfecta para vivir feliz”.

Apaza ha asistido a 18 partidos de esta eliminatoria y con el encuentro ante la selección kiwi llegará a una veintena.

Leer también: Viaje al Otro Lado del Mundo

En su página La Ruta del Hincha Edwar Apaza cuenta sus aventuras para motivar a otras personas que viajen y sigan a sus clubes o selecciones. “No es tan difícil como parece,” asegura este aguerrido fanático.

En esta galería de fotos, Apaza nos cuenta cómo han transcurrido los días desde que llegó con la selección, al mando de Ricardo Gareca, a la ciudad de Auckland.

 “Un vuelo menos complicado de lo que pensábamos todos, el jet lag parecía sólo un mito (aunque luego se volvería realidad) y la concentración era el común denominador de los jugadores. Auckland, con cero ambiente futbolístico estaba más enfocada en la Copa Mundial del Rugby League”. 
“Un vuelo menos complicado de lo que pensábamos todos, el jet lag parecía sólo un mito (aunque luego se volvería realidad) y la concentración era el común denominador de los jugadores. Auckland, con cero ambiente futbolístico estaba más enfocada en la Copa Mundial del Rugby League”. 

“Los entrenamientos en Auckland han ido evolucionando en intensidad y en rigor táctico, el primer día estuvo enfocado en soltar músculos luego del extenso viaje y en permitir a la comunidad peruana estar cerca de sus ídolos, pude entrar y ver de cerca a los jugadores, es casi un sueño todo lo que vivimos los peruanos aquí. El segundo y tercer día en Auckland tuvieron mayores restricciones, Gareca empezó a probar alternativas en ataque, máximo hermetismo”.

Los días en Auckland son muy tranquilos, respeto máximo por el orden y las reglas. Una botella de agua cuesta 12 soles, un pasaje de bus cuesta 20 soles y un taxi promedio puede costar 100 soles tranquilamente. Es una ciudad de primer mundo pero excesivamente costosa aunque es probable valga la pena por la calidad de vida que existe. Quizás Nueva Zelanda sí sea una versión mejorada del tan marketeado “sueño americano”. Máximo respeto por la naturaleza, modernidad y reglas claras, es el tridente del éxito neozelandés.

“No recordaba tanta histeria colectiva en un aeropuerto como lo que viví al llegar a Wellington, lo vivido hace justicia a que es el momento más esperado de los último 36 años, sin duda alguna. Los kiwis, en su mente tan estructurada, no concebían tanto descontrol en un aeropuerto sin capacidad de contener a tantos peruanos fuera de sí. La locura se apoderó de Wellington, vamos a ser locales, sin duda alguna”.

Loading...