Augusto Baertl, CEO de Graña y Montero. Investigación dio negativo.
Augusto Baertl, CEO de Graña y Montero. Investigación dio negativo.
Edición 2513: Jueves, 9 de Noviembre de 2017

Socios de los Brasileños

Auditoría interna de GyM no encontró evidencias.

Augusto Baertl, CEO de Graña y Montero. Investigación dio negativo.
Augusto Baertl, CEO de Graña y Montero. Investigación dio negativo.

La denuncia constitucional del vocero fujimorista Daniel Salaverry contra el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, se basa en lo que considera una “grave omisión funcional”. Salaverry lo acusa porque “no se hayan iniciado ya las investigaciones contra varias empresas peruanas, socias de la empresa corrupta Odebrecht”.

Pero hay una investigación en marcha. La lidera el equipo especial del fiscal Hamilton Castro y se corrobora en un proceso especial y reservado. La información inicial fue ofrecida principalmente por el exejecutivo de la constructora, el brasileño Jorge Barata. Afecta principalmente a Graña y Montero (GyM) yJJC Contratistas Generales. Ambas empresas niegan haber tenido conocimiento de los US$ 20 millones pagados en presuntos sobornos al expresidente Alejandro Toledo, en 2004.    

EL DIRECTORIO DE GYM
La semana pasada se presentó a la junta de accionistas de GyM los resultados de una investigación independiente encargada a la firma de abogados estadounidense Simpson Thacher and Bartlett que concluyó, después de entrevistar a los protagonistas y revisar miles de documentos, correos electrónicos, estados financieros y discos duros sin poder “concluir que alguno de los directores, presentes o pasados, ejecutivos o empleados de la compañía, hayan tenido conocimiento o participado en algún acto de corrupción o soborno a funcionarios públicos en los referidos proyectos”.

En cambio, la compañía se comprometió a reforzar el sistema de evaluación de gestión y evaluación de riesgos, fortalecer el sistema de evaluación de potenciales socios y asegurarse que, en caso sean socios minoritarios, participar en todas las decisiones del proyecto y acceder a la información relevante. Es decir, que no se pase por la huacha un elefante como el de las coimas a Toledo.

CÓMO ERA LA TORTA
Los consorcios que Odebrecht integró con GyM fueron los de las carreteras Interoceánica Sur y Norte, el Metro de Lima y el Gasoducto del Sur. JJC también participó en el proyecto de la Interoceánica Sur en sus tramos 2 y 3. Era el consorcio Conirsa, que inicialmente se repartía con 60% para Odebrecht, 28% para GyM, 7% para JJC y 5% para Ingenieros Civiles y Contratistas Generales. En 2006 los porcentajes se modificaron a 70%, 19%, 7% y 4%. Debido al escándalo, el último marzo JJC puso en venta su participación.

GyM, la primera empresa de construcción peruana, ha pasado un año convulso desde que trascendieron los señalamientos de Barata en febrero. Como consecuencia, José Graña renunció a la presidencia del grupo y Mario Alvarado a la gerencia general. En marzo fue designado Augusto Baertl a la cabeza de un directorio que renovó siete de sus nueve puestos.

El equipo de Castro y los peritos encargados se encuentran aún en la revisión de estados financieros, asientos contables y recolección de declaraciones.

Según la información recabada por CARETAS en el Ministerio Público, los resultados de la investigación se darán a conocer cuando estén listos, no cuando el Congreso lo estime conveniente.
A la supuesta suspicacia de Salaverry por la inacción de la Fiscalía se suma la  propia indefinición del Congreso. En octubre, se postergó la discusión del proyecto de ley 1410, que modifica el famoso decreto de urgencia 003-2017 (ver nota aparte) para que las socias y consorciadas de empresas denunciadas por corrupción no puedan sacar dinero del Perú y se les retenga parcialmente los pagos por contratos que tengan con el Estado. Ya había sido votado por unanimidad, con 98 votos a favor. Pero la presidenta de la Comisión de Constitución, Úrsula Letona, aceptó las objeciones de las bancadas  del PAP y AP.

Dejar fuera de carrera a empresas peruanas tan grandes es un tema como para ser tomado en serio. Basta con ver las consecuencias en la economía del caso Odebrecht descritas en las siguientes páginas. Si en el Congreso se asumió finalmente así, ¿por qué ahora Salaverry pretende poner la atención en una investigación que debe ser terminada con la mayor seriedad? 

Loading...