Explicó antes que Barata temía “represalias” de fujimoristas si ganaban las elecciones. Le respondió: “a ella apóyala más”. Fiscal José Domingo Pérez.
Explicó antes que Barata temía “represalias” de fujimoristas si ganaban las elecciones. Le respondió: “a ella apóyala más”. Fiscal José Domingo Pérez.
Edición 2513: Miércoles, 8 de Noviembre de 2017

Presos de Nervios

Marcelo Odebrecht responde por fin a fiscal sobre “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”.

Explicó antes que Barata temía “represalias” de fujimoristas si ganaban las elecciones. Le respondió: “a ella apóyala más”. Fiscal José Domingo Pérez.
Explicó antes que Barata temía “represalias” de fujimoristas si ganaban las elecciones. Le respondió: “a ella apóyala más”. Fiscal José Domingo Pérez.

El mes que viene, Marcelo Odebrecht (49) deja la prisión de la policía federal de Curitiba, en el estado de Paraná. Según trascendió en la prensa de su país, no puede esperar para nadar a diario.

A cambio de convertirse en delator de todos los que recibieron sobornos de su empresa, el ex CEO de la gigantesca constructora brasileña vio su pena drásticamente reducida –de 19 a 10 años– y pasará el resto de ella bajo arresto domiciliario.

Antes, el jueves 9, recibirá por segunda vez a un representante del Ministerio Público peruano. Se trata del fiscal José Domingo Pérez que, desde septiembre, es el titular de la Segunda Fiscalía Corporativa de Lavado de Activos. Pérez Gómez tomó la posta de la investigación que, apenas una semana antes, había abierto el fiscal de lavado de activos Germán Juárez contra Keiko Fujimori.

Juárez ya investigaba el caso del expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia. Hoy se encuentra claramente enfrentado a su colega Hamilton Castro, jefe del equipo especial que lleva el caso Lava Jato, por la filtración de documentos que puso en jaque la colaboración eficaz de personajes como el publicista Valdemir Garreta (CARETAS 2512).  

Odebrecht pasa 22 horas al día en celda de 16 metros. Deja la cárcel en diciembre.
Odebrecht pasa 22 horas al día en celda de 16 metros. Deja la cárcel en diciembre.

Pérez Gómez interrogará a Marcelo Odebrecht por las anotaciones sobre Fujimori y, presuntamente, Alan García, que aparecen en las agendas telefónicas incautadas al empresario.

Pérez Gómez investiga actualmente a Keiko, mas no a García. Eso podría cambiar dependiendo de las respuestas que ofrezca su interrogado.

EL PESO DE LA DELACIÓN
El cuestionario de 48 preguntas ya fue remitido a la fiscalía brasileña el pasado 20 de septiembre. En el centro, la famosa frase: “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”.

Ojo, Marcelo puede responder o guardar silencio. El acuerdo de colaboración eficaz reencausado con su subordinado Jorge Barata, por el que Castro lo acaba de retirar de su condición de investigado en el caso de la carretera Interoceánica, es un buen augurio para su colaboración.

Fiscal José Domingo Pérez.
Fiscal José Domingo Pérez.

En el Perú, en cambio, un sector político y de prensa se desgañita cada vez que se pone sobre el tapete las condiciones necesarias de colaboración con la empresa corruptora. Pero, aquí y en la China –sin alusiones–, se llega así a establecer la responsabilidad de quienes demandaron y recibieron dinero a cambio de favores ilícitos.

Si Odebrecht accede a colaborar, la fiscalía peruana tendrá que firmar un acuerdo como el que suscribió el 15 de mayo, cuando Odebrecht conversó con los fiscales Juárez, Alonso Peña Cabrera –jefe de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional– y Rafael Vela –fiscal superior–. Así, el MP peruano se compromete a no procesarlo por nada de lo que declare.

Como lo declaró ese mayo a El Comercio el fiscal regional –procurador, como lo llaman allá– Orlando Martello, Odebrecht declaró “voluntariamente, porque a cambio quería una protección para hablar porque ninguna persona va a declarar si al otro día va a ser procesada. ¿Por qué va a entregar una prueba si va a ser procesado? No tiene sentido. Entonces, intercambiamos la información y luego viene la fiscalía por un beneficio que puede ser la inmunidad”.

Un concepto bastante sencillo que no se entiende frecuentemente por estas tierras. O no se entiende para tapar la responsabilidad de quienes ejercen el poder de mala manera.
Martello, por cierto, estará presente en la diligencia del jueves 9.

Tendrá una abogada en la diligencia.
Tendrá una abogada en la diligencia.
AUMENTAR 500
La declaración que Odebrecht ofreció en mayo giró sobre todo en torno a Humala y Heredia. Confirmó con detalles lo que ya había señalado Barata (CARETAS 2476) sobre la entrega de US$ 3 millones para la campaña nacionalista del 2011, lo que resultó definitivo para confinar al expresidente y su esposa en su actual prisión preventiva.

Pero lo que declaró también resulta esclarecedor para entender en qué contexto habría podido colaborar también con Fujimori.

“En todo país en que actuábamos de una manera más fuerte éramos, de algún modo, llamados y había una expectativa de que apoyáramos a los principales candidatos”, declaró. “El modo en que se realizó ese apoyo (en el 2011] no sé decirlo, pero estoy casi seguro de que se dio el apoyo”.

Como Odebrecht explicó, los US$ 3 millones que habrían sido entregados a los nacionalistas tuvieron un origen muy marcado de afinidad política.  

Conocida como la “República de Curitiba”, epicentro judicial.
Conocida como la “República de Curitiba”, epicentro judicial.

“El ministro (Antonio) Palocci de aquí de Brasil me pidió, me hizo un pedido para que apoyáramos, que nosotros le diéramos US$ 3 millones para apoyar la campaña del señor Ollanta Humala en el Perú”.
Palocci era conocido como el ‘italiano’ y disponía en Odebrecht de una planilla asignada al entonces gobernante Partido de los Trabajadores. De ahí se entiende que la defensa de Humala se haya querido apartar del famoso Departamento de Operaciones Estructuradas, el de las coimas.  

“Yo le dije: ‘Barata, apoya con 3 millones y es por mi cuenta’. Qué quiere decir ‘es por mi cuenta’, que se va a deducir de esa cuenta que tengo… Fue personalmente (un requerimiento de Palocci). La justificación principal era por un alineamiento ideológico”, dijo Odebrecht.

“La reacción de Barata cuando hice el pedido fue sentirse incómodo”.

¿Por qué? Humala pasó la mayoría de la campaña en un distante cuarto lugar con alrededor de 10% –detrás Luis Castañeda, Keiko y Alejandro Toledo– y Barata no parecía entusiasmado con la idea de apoyar a un candidato rezagado e identificado con el antisistema.

“En aquella época hasta le sugerí (a Barata), mira, si tienes algún temor de que vaya a haber represalias, porque incluso en esa época él creía que quien iba a ganar, si no me equivoco, era Keiko Fujimori. Y yo le dije: ‘Mira, decide tú, si crees que hay riesgo de represalias, apóyala a ella más’”.
En esa narrativa, lo de ofrecerle a Keiko “500 más” cobra mucho más sentido.

Juez Sergio Moro, el cazador.
Juez Sergio Moro, el cazador.
“En realidad, no puedo decir cuánto fue, para quién fue, pero digo que con seguridad sí apoyábamos a los principales candidatos en todas las elecciones y con seguridad apoyamos en esas elecciones del 2011, debemos haber apoyado a Keiko... probablemente al candidato del partido de Alan García también... y como era costumbre apoyamos a los principales candidatos”.

Keiko Fujimori insiste en que solo vio a Barata una vez y que a Odebrecht no lo conoce.
El expresidente Alan García, mientras tanto, responde si le tiene miedo a la anotación de AG que aparece en el teléfono de Odebrecht:

“Jamás. Hay un AG en Angola, Guatemala. Tal vez fuera Alejandro Gómez, que era el encargado de las cuentas de donde salía la plata”.

¿Le temería acaso a un AGP?

“Ni siquiera. Si dijera AGP entregarle un millón. Pero dice, voy al Perú, iré donde AG y visitaré a Keiko. Normalmente, las empresas grandes y hasta pequeñas que buscan invertir quieren ver los ojos del que manda”.

Para sus biógrafos Regiane Oliveira y Marcelo Cabral, Marcelo –O Príncipe– era de un perfil irremediablemente bajo y conducía un auto económico mientras comandaba un imperio. El también preso exministro Palocci, mientras tanto, ha llegado a un diagnóstico peculiar: “Es autista. Lo puedo acreditar. Soy médico”.

Loading...