César Nakasaki, abogado de Orlando Sánchez Paredes, sobre peritajes y rentas reales
César Nakasaki, abogado de Orlando Sánchez Paredes, sobre peritajes y rentas reales
Edición 2509: Jueves, 12 de Octubre de 2017

Cuento Chino

Caso Sánchez Paredes y el carrusel de peritos contables.

César Nakasaki, abogado de Orlando Sánchez Paredes, sobre peritajes y rentas reales
César Nakasaki, abogado de Orlando Sánchez Paredes, sobre peritajes y rentas reales

La Declaración Jurada de Renta de Orlando Sánchez Paredes presentada por su defensa  ante la Corte que lo juzga por lavado de activos consigna como renta total apenas S/ 63 mil en el año 1991 (CARETAS 2507).   

Esos magros ingresos contrastan con la pericia económica presentada por el acusado durante la fase indagatoria de la Fiscalía en 2011, elaborada por el perito Fabián Tume, según la cual el patrimonio de Orlando Sánchez Paredes era de US$ 10,8 millones en 1986.

César Nakasaki, abogado de Orlando Sánchez Paredes, retrucó a esta  revista que “el patrimonio de una persona no está reflejada en la declaración jurada de un ejercicio fiscal por sus ingresos como persona natural sin negocio” (CARETAS 2508).

Señaló que el patrimonio real de su cliente ha sido establecido por el peritaje económico elaborado esta vez por Johnny Hidalgo Benites.

Pero el año 1991 es clave porque  Orlando Sánchez Paredes invirtió millones de dólares en el inicio de la fase de explotación de la mina de oro Comarsa, en La Libertad.

La pregunta de cajón: ¿de dónde salió el dinero?

El fiscal Frank Almanza de la VI Fiscalía Superior Penal ha solicitado 27,4 años de prisión para Orlando Sánchez Paredes y sus hermanos Manuel y Wilmer, así como para Fidel Sánchez Alayo y Jesús Esteves Ostalaza, por lavado de activos proveniente del narcotráfico.

El juicio penal contra los Sánchez Paredes se desarrolla en la Sala Penal Nacional Colegiado D desde enero pasado.

Fabián Tume, perito del 2011. Derecha, Orlando Sánchez Paredes: desbalance.
Fabián Tume, perito del 2011. Derecha, Orlando Sánchez Paredes: desbalance.

En la audiencia del 6 de febrero, el abogado Nakasaki argumentó la necesidad de un nuevo peritaje contable que determine la fortuna de los Sánchez Paredes.

La Corte aceptó que la defensa presente un nuevo peritaje contable de parte, pese a la oposición de la fiscalía que exigía que fuera la propia Corte la que  lo realice.   

“La fiscalía está trabajando con pericia extrajudicial, pericia producida en la investigación preliminar. La pericia extrajudicial  no se incorpora como pericia”, sostuvo Nakasaki.
El alegato de Nakasaki sorprendió a los fiscales.

Refiriéndose al peritaje de Tume del 2011, Nakasaki señaló: “Frente a esas pericias extrajudiciales, nosotros en su momento hicimos un estudio económico que tenía un propósito concreto: lograr que se abra proceso sin detención y sin incautaciones. Ese era nuestro propósito en ese momento; establecer unos ingresos económicos, una actividad lícita que no dé causa probable para enfrentar medidas cautelares gravosas. Lo que se logró”.

Y, en efecto, la fiscal María Maguiña ordenó archivar el caso en 2012.

Ese mismo año, el fiscal supremo Pablo Sánchez –actual Fiscal de la Nación– revirtió la orden de archivamiento, y el proceso continuó.

¿Los US$ 10 millones establecidos por Tume corresponden al patrimonio real de Orlando Sánchez Paredes?

“No recuerdo el monto que estableció Tume”, respondió Nakasaki a CARETAS. “Si el método del economista Tume no es aceptado en la primera etapa del proceso, prefiero un método más conservador que me dé más seguridad en la defensa y por eso opto por otros peritos”.

En suma, el peritaje Tume fue un cuento chino.

Loading...