Jueces Supremos durante el Pleno Casatorio del 2 de octubre para zanjar la polémica casación 092
Jueces Supremos durante el Pleno Casatorio del 2 de octubre para zanjar la polémica casación 092
Edición 2509: Jueves, 12 de Octubre de 2017

La Prueba Diabólica

Tomás Gálvez, el fiscal cajamarquino que exorcizó el delito de lavado de dinero.

Jueces Supremos durante el Pleno Casatorio del 2 de octubre para zanjar la polémica casación 092
Jueces Supremos durante el Pleno Casatorio del 2 de octubre para zanjar la polémica casación 092

El fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez Villegas, 58, natural de Hualgayoc, Cajamarca, es uno de los juristas que más han contribuido en la evolución de la legislación peruana sobre lavado de activos. La historia se remonta a inicios de la década del 2000, cuando se promulgó la Ley 27765, la primera en tipificar el delito de lavado de activos en el país. La antigua norma establecía que el delito previo es un elemento tipo del delito de lavado de activos. El demonio estaba en el detalle.

“En Derecho el delito previo se llama prueba diabólica porque es casi imposible de probar. Por ejemplo, un delito que se cometió hace 15 o 20 años, ¿va a poder ser acreditado ahora? Imposible”, explicó Gálvez Villegas. Como resultado, el Poder Judicial apenas ha condenado 30 casos de lavado desde entonces.

Gálvez Villegas  fue el ponente principal del Ministerio Público en el Pleno Casatorio convocado por la Corte Suprema realizado el lunes 2 de octubre para despejar  la incertidumbre legal generada por la polémica resolución  casatoria 092 - 2017 - Arequipa dictada por la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema presidida por César Hinostroza Pariachi, con carácter vinculante, que establece que debe acreditarse el delito previo. También intervinieron el fiscal superior Rafael Vela, coordinador de las fiscalías de Lavado de Activos, y Frank Almanza, titular del caso Sánchez Paredes (ver nota aparte).  La llamada autonomía del delito de lavado de activos fue precisada en el recurso de nulidad No 2868 del 2014, cuyo ponente fue  César San Martín y fue suscrito por los vocales Prado Saldarriaga, Salas Arenas, Elvia Torres y Neira Flores.   La doctrina fue ratificada “categóricamente” por el DL 1106 –que derogó la ley 277565– y el DL 1249 promulgada en diciembre pasado, subrayó Gálvez Villegas. 

Fiscal Supremo Tomás Aladino Gálvez sustentó  en Pleno Casatorio.
Fiscal Supremo Tomás Aladino Gálvez sustentó  en Pleno Casatorio.

Gálvez Villegas, actual titular de la Fiscalía Contencioso Administrativa, es  profesor de la maestría y doctorado de Derecho Penal de la Universidad de San Marcos y estudioso de  la legislación sobre lavado de activos. En 2004 publicó su primer libro sobre la materia. El libro ha sido reeditado tres veces,  acompañando la evolución de la normativa. El 2016 publicó la versión definitiva, Autonomía del Lavado de Activos. Cosa Juzgada, Cosa Decidida.

“Lo que se sanciona es el delito de lavado de activos, no el delito previo”, precisó el fiscal supremo.

La batalla jurídica se libra en paralelo en varias Cortes a nivel nacional, siendo los casos más emblemáticos los de Pedro Pérez Miranda (a) ‘Peter Ferrari’ y Sánchez Paredes. En cada uno de estos graves y mediáticos procesos judiciales, la defensa esgrime que para condenar a los imputados por lavado de activos se tiene que probar más allá de la duda razonable el delito previo. 

La Corte Suprema ha anunciado que se pronunciará en los próximos días sobre el Pleno Casatorio. La esperada resolución reviste una importancia crucial en la lucha contra el lavado.  A través del presidente adjunto, Sergio Espinosa, la UIF recordó que en la legislación nacional vigente, siguiendo las convenciones internacionales –los estándares del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAF)– al igual que la jurisprudencia de la Corte Suprema, “se reconoce expresamente la autonomía del delito de lavado de activos”. La incertidumbre jurídica reinante sobre la adecuada tipificación del delito de lavado es muy seria. Este año, el sistema antilavado del país será evaluado de manera integral por Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). La solvencia y credibilidad del sistema financiero peruano dependerá de sus conclusiones.  


Exceso Verbal

A la presentación del libro del fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez Villegas –Autonomía del Lavado de Activos. Cosa Juzgada, Cosa Decidida–, en febrero del 2016, asistieron como panelistas los presidentes del Poder Judicial, del Ministerio Público y del Tribunal Constitucional. Un incidente ahora anecdótico hizo que fuese invitado como panelista, en reemplazo de un ponente ausente, el abogado penalista José Luis Castillo Alva, defensor de la doctrina contraria, y, en determinado momento, abogado de los Sánchez Paredes. CARETAS 2424 cuestionó la presencia de Luis Castillo Alva y cargó las tintas sobre Gálvez, con un título equívoco e injusto, ‘El Fiscal de los Sánchez Paredes’. A la luz de la solvencia doctrinaria de Gálvez Villegas y su postura principista ante el Pleno Casatorio, está claro que se trató de una adjetivización errada.   

Loading...