Juramentación de Juan Velasco Alvarado (4 de octubre de 1968).
Juramentación de Juan Velasco Alvarado (4 de octubre de 1968).
Edición 2508: Jueves, 5 de Octubre de 2017

Velasco Revisitado

Por: Carlos Cabanillas |A 49 años del golpe de Juan Velasco Alvarado, historiador Carlos Aguirre ensaya balance y perspectiva sobre su legado.

Juramentación de Juan Velasco Alvarado (4 de octubre de 1968).
Juramentación de Juan Velasco Alvarado (4 de octubre de 1968).

Carlos Aguirre (Piura, 1958) recuerda su infancia en la Talara que Velasco cambió para siempre. “Cada 9 de octubre se organizaba un desfile”, comenta. “Muchos trabajadores de la International Petroleum Company eran apristas, y cuando nacionalizaron el petróleo sintieron que se les venía el apocalipsis.

Velasco fue popular pero no tanto en Talara, por eso llevaban gente en camiones para llenar la plaza.”
A 49 años del golpe, Aguirre rememora el contexto de la época. Acaba de publicar The Peculiar Revolution (University of Texas Press, 2017), un conjunto de ensayos en torno al velasquismo. El libro incluye textos de autores como Charles Walker, Adrián Lerner, Patricia Oliart y Stefano Varese, y ha sido coeditado por el propio Aguirre y el también historiador Paulo Drinot.

–¿Ha sido difícil tomar distancia? La figura de Velasco polariza.
–Hay que resistir ese chantaje que pasaba, por ejemplo, cuando se hablaba de SL. Defínete: ¿estás o no estás con? Responder no es el fin del debate: es solo el comienzo.

–Muchos intelectuales que ahora lo analizan formaron parte del proyecto.
–Por supuesto, eso es parte del estudio que he realizado. Es el proyecto que más intelectuales convocó.

–República platónica: militares y filósofos.
–Sí. El enfrentamiento con el APRA sensibilizó a cierto sector del ejército. Luego viene Castro, las guerrillas. El CAEM es la semilla intelectual del proceso. Lo decisivo fue la idea de que si no hacían los cambios vendría una revolución marxista radical y acabaría con el ejército para construir uno como el de Cuba. Y esta alianza entre intelectuales y militares sigue el modelo del PRI en México y, hasta cierto punto, también el modelo cubano.

“SL fue posible por reformas de Velasco. Pero sin ellas, SL hubiera sido más popular.”
“SL fue posible por reformas de Velasco. Pero sin ellas, SL hubiera sido más popular.”

–Pero sin partido.
–Pero sin partido. Bueno, el SINAMOS pretendió ser el equivalente del partido. Carlos Delgado fue el caso más emblemático del intelectual velasquista. Y gente como Nicomedes Santa Cruz, por ejemplo, participó activamente, escribió canciones e hizo propaganda.

–El apoyo de los afro descendientes a la dictadura. Como en Cuba.
–Claro. Ése es un aspecto interesante que han estudiado algunos académicos. Victoria Santa Cruz fue la directora del Conjunto Nacional del Folklore. El otro día estaba revisando la colección de la revista Educación, que dirigía Raúl Vargas. Colaboraba Carlos Germán Belli. ¿Te imaginas a Belli revolucionario?

–Eran los artistas del régimen.
–Por ahí va la cosa. Y por el fútbol. Cuando el Perú juega con Bolivia (1969), el gobierno se sube al carro y Velasco da la vuelta olímpica. Luego, cuando sale el avión a Buenos Aires, Velasco habla por teléfono y hace que salga escoltado por aviones del ejército. Es todo un despliegue. Y cuando clasificamos al mundial la gente va a celebrar a la casa de Velasco. Él da lo que después se llama un “balconazo” en San Antonio. Sotil representó al nuevo hombre peruano. Tanto así que cuando le voltea el partido a Bulgaria (1970) un comentarista dice “lo mismo vamos a hacer con el terremoto de Huaraz”. Hacia el final, cuando nos eliminan, Velasco empieza a hostilizar al fútbol profesional por esta retórica de que hay que impulsar el fútbol amateur, de que el fútbol no es un negocio, etc. Incluso se opone a que jugadores extranjeros se nacionalicen peruanos para jugar en la selección.

Loading...