“Miyashiro es un mitómano”, dice sobre últimas acusaciones. “Convertí la posada del GEIN en un hotel 5 estrellas”.
“Miyashiro es un mitómano”, dice sobre últimas acusaciones. “Convertí la posada del GEIN en un hotel 5 estrellas”.
Edición 2508: Jueves, 5 de Octubre de 2017

El Gran Ausente

Por: Enrique Chávez | “Gareca está detrás de los jugadores”: Ketín Vidal y el vendaval de los 25 años de la captura de Abimael Guzmán.

“Miyashiro es un mitómano”, dice sobre últimas acusaciones. “Convertí la posada del GEIN en un hotel 5 estrellas”.
“Miyashiro es un mitómano”, dice sobre últimas acusaciones. “Convertí la posada del GEIN en un hotel 5 estrellas”.

Marco Miyashiro es un mitómano”, explota finalmente Antonio Ketín Vidal (73) sobre el ex jefe del Grupo Especial de Inteligencia, GEIN, actual congresista de Fuerza Popular.

El general retirado de la Policía pudo ser un gran protagonista de la reciente conmemoración de los 25 años de la captura de Abimael Guzmán, pero prácticamente desapareció de la foto histórica. O aparece manchado, entre sombras. A tal punto que en la taquillera película La Hora Final –en realidad una ficción en torno a la captura– es un personaje pusilánime que coordina con Vladimiro Montesinos unas brutales torturas a las que son sometidos los agentes del GEIN.

Emisión del vídeo de captura de Guzmán motivó distancias.
Emisión del vídeo de captura de Guzmán motivó distancias.

El huanuqueño Vidal fue el jefe de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote) entre 1991 y 1992. Guzmán cayó durante su gestión y Vidal resistió los intentos de Montesinos y del expresidente Alberto Fujimori de llevarse los laureles de una captura hecha sin disparar un tiro, con el máximo respeto de los Derechos Humanos. Así fueran los de un asesino genocida. En contraste, durante ese mismo período, el Grupo Colina perpetró, con el patrocinio de Fujimori y Montesinos, la Masacre de Barrios Altos, la desaparición de los campesinos en el Santa y la matanza de La Cantuta. 

Hoy Vidal revela que, cuando pasa de trabajar en contrainteligencia del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) a ser el número dos de la Dircote pudo observar que los miembros del Colina, encabezados por Santiago Martín Rivas, visitaban esa sede policial para sacar información e incluso tenían asignado un espacio.

“Yo terminé con eso y le dije a Miyashiro que a partir de entonces iban a canalizar  todo conmigo”.   

Nidia Bermejo y Pie  tro Sibile en ficción sobre captura de Guzmán.
Nidia Bermejo y Pie  tro Sibile en ficción sobre captura de Guzmán.

En el último libro del periodista Carlos Paredes –titulado La Hora Final como la película, pero que no es una ficción sino una crónica periodística– Miyashiro acusa a Vidal de haberle revelado a Guzmán durante los interrogatorios en los que participó que quien tuvo la idea de presentarlo con traje a rayas fue el coronel PNP Manuel Tumba, quien fuera asesinado en supuesta represalia senderista en noviembre del mismo 1992. Vidal aclara que Tumba no era parte del GEIN sino que cumplía trabajo administrativo.

“Yo sería un animal, un anormal si hubiera dicho algo así”, contesta sobre la supuesta traición. Añade que lo del traje a rayas fue una orden que vino de “estamentos superiores”. 

La captura de Montesinos en 2001.
La captura de Montesinos en 2001.

COMO GARECA

“En mi carrera he tenido que  soportar una serie de desventuras”, lamenta. “La Policía Nacional es la síntesis del propio país. No hay valores. Gana quien pueda, como sea. Un maquiavelismo chicha”.

Recuerda que, cuando llega a la Dircote, “el terrorismo estaba en su peor momento. Eso no quiere decir que los que me antecedieron estuvieran cruzados de brazos”, y recuerda los golpes previos donde la policía le sopló la nuca a Guzmán, los de las casas en Monterrico y Bellavista. Vidal dice que encontró ocho grupos “Delta” y uno de ellos estaba al mando del mayor Benedicto Jiménez.

“No es justo que hagan esto. Duele”.
“No es justo que hagan esto. Duele”.
  “No había un trabajo sistemático. Saqué al 95% del personal. Le doy dimensión nacional a la Dircote. El GEIN tenía buena información pero de siete agentes que encontré los elevo a 90. Traje alféreces recién egresados, no contaminados”.

Para sustentar su versión, Vidal menciona una entrevista que quien fuera ministro de Economía, Carlos Boloña, ofreció en 1999 a CARETAS 1587. Allí recuerda dónde recibió la noticia de la captura de Guzmán:

“Estaba en un cóctel en la Embajada Británica, con los ministros de Defensa y del Interior, y ninguno sabía nada de la captura. La noticia me dio un tremendo gusto, no solo por lo que significaba para el país, sino también porque en abril de ese año conocí al general Ketín Vidal, cuando fue a hacernos una exposición de su trabajo, y lo hizo con tanto convencimiento que ordené que se le destinara un millón de dólares para su labor de inteligencia. Recuerdo que cuando lo visité para conocer en qué condiciones trabajaba, lo encontré en una oficina sin lunas, con una PC sin disco duro, dos disketes, una cámara fotográfica sin rollos, y me dije ¿así vamos a ganarle al terrorismo? Cuando empezó a recibir la partida, Vidal me llamó para agradecerme y me dijo: “Estamos detrás de algo grande”, y así fue”.

“Jiménez trabaja en el SIN con Montesinos. Miyashiro se va a la SUNAT”.
“Jiménez trabaja en el SIN con Montesinos. Miyashiro se va a la SUNAT”.

Vidal se precia de haber “convertido esa posada en un hotel 5 estrellas. Había habitaciones, ambientes amplios. Llegó un grupo electrógeno y un sistema de comunicaciones independiente, con antena en Chorrillos. Los agentes llegaban de hambre, con problemas  familiares. A todos les dimos un bono equivalente a su sueldo. Tenían peluquería gratis, servicios médicos, conferencias. Fueron a capacitarse a Alemania”.

Señala que se reunía todas las noches para ser informado de los avances del GEIN. No se atribuye participación sobre el terreno operativo, “pero cuando los jugadores salen a la cancha, Gareca está detrás. Cuando los músicos toman sus asientos con sus instrumentos, al frente de ellos está el director de orquesta”.

Tiene organizados todos los artículos, libros y expedientes en su contra.
Tiene organizados todos los artículos, libros y expedientes en su contra.

Califica la noche de la captura como “el momento más emblemático” de su rol. “Escucho bulla fuera y le digo, oye Benedicto, me llevo a Guzmán y Elena Iparraguirre a la Dircote. Un rato después se presenta Alberto Pinto del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE). Se le veía impotente porque se les había escapado el jamón completo. Tenía la orden de llevárselos al Pentagonito por  razones de seguridad. Yo le digo mire, Pinto aquí en la Dircote  nunca se ha escapado un solo galifardo pero hace un mes se ha escapado Samuel Dyer ¿Dónde está la seguridad? Si se lo va a llevar yo pido en el acto mi pase al retiro. Ahí no estaban los que me intrigaban y no es justo que hagan estas cosas conmigo. Duele. Son hechos reales. ¿Quién defendía a la institución?”

DE HÉROES Y RUMBAS

La relación con Montesinos ha perseguido durante años a Vidal. Las denuncias periodísticas se remontan a la mención de su nombre en el atestado policial del caso del narcotraficante Reynaldo Rodríguez López, por lo que le habrían dado supuestamente de baja en 1985. Luego, según estas denuncias, habría entrado a trabajar al estudio de su viejo compañero de la escuela militar, de donde Vidal se había retirado al segundo año.

Placa-insignia de honor de la PIP.
Placa-insignia de honor de la PIP.
“Nunca trabajé en el estudio de Montesinos”, responde. “Lo busqué porque se corrió la voz que ayudaba a los policías a ser restituidos. Montesinos me quiso cobrar US$ 1,000 que yo no tenía por llevar mi caso. Al final quien firma el recurso es mi esposa, no Montesinos”. Niega también haber sido cómplice de la organización de Rodríguez López. Fue restituido por fallo de la Corte Suprema en 1988.

Descarta tajantemente haber tenido responsabilidad en la desarticulación del GEIN. “Al único que  sacaron fue a mí después de la captura, que me mandaron al “huesero” de Inspectoría. Jiménez y Miyashiro se fueron becados a Japón. Luego Miyashiro se va a Chiclayo y Jiménez a Taiwan. Se encuentran en Lima el 93, Jiménez trabaja en el SIN con Montesinos como Director Nacional de Pacificación y ahí comienzan a elucubrar cosas contra mí. Miyashiro se va a la SUNAT en un organismo interno de labor sospechosa, con mucho más sueldo. Esa es la famosa desarticulación”.

Fue director de la Policía entre 1996 y 1997. Apareció en un vladivideo, en charla con el ex asesor. Luego se sumó a los esfuerzos contra la re-reelección de Fujimori. Fue ministro del Interior durante el gobierno de Transición y en esa calidad coordinó con Interpol la captura de Montesinos en Caracas. Trajo a Lima a su viejo conocido y lo entregó a la justicia.

Los años siguientes los pasó entre juicios que entabló a periodistas y a Jiménez. Vidal vive en su casa de San Borja, un tanto desvencijada. “Estas son mis grandezas”, ironiza desde su sala. Jiménez fue investigado por filtrar en 2003 al narcotraficante Fernando Zevallos, como agregado policial en Panamá, los nombres de los policías que lo investigaban. Tras ser candidato frustrado a la alcaldía de Lima por el APRA, terminó corrompido por la organización mafiosa de Rodolfo Orellana y manejó el pasquín de lodazal Juez Justo, desde donde ajustaba las cuentas a quienes osaban investigar al gánster.

Tarata, tres meses antes de captura de Guzmán.
Tarata, tres meses antes de captura de Guzmán.

Vidal no fue declarado “héroe de la democracia” por el gobierno, como sí se hizo con los 86 agentes del GEIN, a excepción de Jiménez que enfrenta su proceso judicial, ahora con arresto domiciliario. “Estos muchachos siempre tuvieron esos impulsos primarios como los de salir a marchar en los desfiles. Está muy bien que los reconozcan, pero en la Dircote tuvimos 10 muertos y otros se encargaron, por ejemplo, de desarticular la cúpula del MRTA”.

Algo de sarcasmo se detecta cuando recuerda que el trabajo “heroico” consistía en practicar el viejo oficio policial del seguimiento y la vigilancia.

Loading...