Papa convocaría a dos millones de fieles. Concentración duraría horas
Papa convocaría a dos millones de fieles. Concentración duraría horas
Edición 2507: Jueves, 28 de Septiembre de 2017

Costa Verde, Luz Roja

Escribe: JJ Vega Miranda | Riesgo de un terremoto o tsunami en la Costa Verde condiciona lugar de misa del Papa.

Papa convocaría a dos millones de fieles. Concentración duraría horas
Papa convocaría a dos millones de fieles. Concentración duraría horas

Si nos ponemos tremendistas, el titular más escabroso podría ser: “El mar se tragó en Perú a un millón de personas”. Una bajada con despliegue mundial inundaría todas las salas de redacción: “El papa Francisco aún se encuentra desaparecido”. El eventual apocalipsis en la Costa Verde de Lima tendría que tener dos condiciones para que se haga una realidad. La primera, que se produzca durante la misa del Papa un sismo de gran magnitud (como el 8.8 Mw pronosticado por la comunidad científica mundial para la costa central del Perú). La segunda, que el sismo produzca un tsunami.

En Lima estamos frente a una acumulación de energía de 271 años, lo que obliga a la recurrencia de un gran terremoto. En 1746, el terremoto más devastador de todos destruyó la Lima de entonces y el maremoto arrasó el Callao.

Costa Verde, mañana del 16 de agosto del 2007. Terremoto provocó retiro del mar, desprendimiento de algunas rocas y posterior maretazo.
Costa Verde, mañana del 16 de agosto del 2007. Terremoto provocó retiro del mar, desprendimiento de algunas rocas y posterior maretazo.

Pese a ello, algunos insisten en llevar a dos millones de personas a la Costa Verde. El cardenal Juan Luis Cipriani dijo muy enfático el sábado pasado en RPP: “una cosa es prevenir y otra, alarmar”. Los alcaldes se quejan –quizá con demasiado interés– y argumentan que ya había acuerdos con el Vaticano para que la misa sea en las playas de San Miguel y Magdalena del Mar. El gobierno no define, salvo el viceministro del Interior, Ricardo Valdez, quien le puso el cascabel al gato. ¿Hay posibilidades de que un sismo ocurra justo durante la ceremonia del Papa, el domingo 21 de enero del 2018? Improbable, pero posible. ¿Podemos llevar a dos millones de personas a ese escenario de riesgo? La respuesta parecería más que obvia.

México postsismos.
México postsismos.

NO HAY MUCHO QUE EVALUAR
Sin embargo, el ministro de Trabajo, Alfonso Grados, ha dicho que se tomarán unos días para evaluar la seguridad y ratificar o descartar el escenario de la Costa Verde. “La gran concentración de personas es lo que preocupa. Podría haber un sismo y tsunami y se tendría que evacuar dos millones en 20 minutos, en menos incluso, dependiendo de la ubicación del epicentro. Sería muy complicado”. Es Miguel Estrada, director general del Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID-UNI), quien también refiere que las modelaciones arrojan olas de hasta 15 metros si es que el epicentro es cercano y la magnitud es alrededor de 8.6 Mw. Julio Kuroiwa, el más curtido de nuestros sismólogos, afirmó a CARETAS hace dos años que el sismo pronosticado para la costa central del Perú “podría provocar un tsunami con olas de hasta 20 metros en la Costa Verde”.

Grados: lugar se definirá en 15 días.
Grados: lugar se definirá en 15 días.
Hernando Tavera, presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú (IGP), hace su propio diagnóstico. “Nosotros hemos evaluado el riesgo y simplemente decimos que no es conveniente realizar actividades masivas en ese lugar”, asevera.

EL TERREMOTO DE 1940
Tavera alude a la memoria escrita del líder del APRA, Armando Villanueva del Campo. Desde el penal de El Frontón, él escribió sobre el terremoto de 1940: “Una inmensa cortina de polvo subiendo desde el litoral hasta lo alto. Al principio creímos que solo se trataba de desprendimientos de barrancos. Pero después, los barrancos iban reapareciendo en algunos sectores. Nos dimos cuenta que enormes columnas de polvo se elevaban del Callao, Lima, Barranco y Chorrillos. Era una magnífica visión de conjunto que abarcaba desde La Punta hasta el Morro Solar”.

Un odontólogo de la Lima de entonces, Guillermo Roose Campos, narró aquel 24 de mayo de 1940 desde la Costa Verde: “Desde San Miguel y Magdalena el acantilado se precipitaba sobre la playa, dando la impresión de ser una gran catarata de tierra. Kilómetros y kilómetros de tierra caían sin cesar hasta las playas y generaban nubes de polvo inmensas, mientras la tierra seguía temblando como nunca antes lo había sentido en mi vida. Poco después el mar empezó a golpear con olas sucesivas las bases del acantilado”.

El terremoto de 1940 fue de 8.2. Sin embargo, el pronosticado para Lima a partir del silencio sísmico de 271 años sería de 8.8 Mw. Parafraseando el refrán popular, que Dios nos coja confesados, pero nunca en la Costa Verde.


Choque en Huanchaco

El 13 de setiembre, la directora del MALI, Natalia Majluf, lo advirtió desde su cuenta de Facebook: “La Máquina de Arcilla” en Huanchaco, obra del artista peruano Emilio Rodríguez Larraín, podría ser afectada por la visita del papa Francisco. Al aviso le siguió la petición de firmas online para proteger la obra. Según Luis Rodríguez Villalobos, subgerente de Cultura de la Municipalidad Provincial de Trujillo, “no se ha recibido una confirmación oficial de que se vaya a derribar el monumento”. Para el crítico de arte Luis Lama “es la obra de arte público más importante que se haya construido en los 80” y “debe restaurarse” como “patrimonio histórico”. El espacio “ no está demarcado ni cercado”, dice Cynthia Capriata, artista y viuda del autor. “Está derrumbándose y si realizaran la misa del Papa, la escultura terminará de caer”. “No podemos permitir que le ocurra lo mismo que al mural de Ricardo Wiesse en nuestro zanjón”, agrega Lama. Alerta.

Loading...