Javier ZapataIsis, una de las luchadoras más destacadas, aplicándole una patada voladora a Guisella.
Isis, una de las luchadoras más destacadas, aplicándole una patada voladora a Guisella.
Edición 2496: Jueves, 13 de Julio de 2017

El Club de la Pelea

La doble vida de las luchadoras peruanas. Del hogar al cuadrilátero, la fiebre de GLOW revive la nostalgia catchascanera ochentera.

Javier ZapataIsis, una de las luchadoras más destacadas, aplicándole una patada voladora a Guisella.
Isis, una de las luchadoras más destacadas, aplicándole una patada voladora a Guisella.

De día trabaja en un restaurante. “Pero también hago de bartender y hasta de chef”, agrega tímidamente. De noche, en cambio, es solo una cosa: Isis.

Isis salta de esquina a esquina sobre el cuadrilátero del Coliseo Chamochumbi de Magdalena del Mar. Cae la tarde como cualquier día en el mundo de la lucha libre femenina. La despistada víctima de hoy se llama Guisella Bastidas Navarro, y aún no sabe lo que le espera. En unos segundos será inmortalizada fotográficamente y a doble página, aunque solo se verá su caída. Clic.

Isis tiene más de dos años con Generaxión Lucha Libre. Puede luchar contra un hombre y vencerlo fácilmente.
Isis tiene más de dos años con Generaxión Lucha Libre. Puede luchar contra un hombre y vencerlo fácilmente.

“Intento aportar siempre en casa; todos nos apoyamos ante cualquier eventualidad”, explica la mujer que se disfraza de Isis, o acaso la mujer de la que Isis se viste para ir a trabajar todos los días. Todos llevamos una doble vida. Pero solo algunos pueden subirla al cuadrilátero. De día con la radio, Nelson Ned. De noche contra las cuerdas, doble Nelson. En el ring, salto mortal. En el otro ring, salto del tigre.

Próxima pelea: 27 agosto, San Miguel.
Próxima pelea: 27 agosto, San Miguel.
“Soy ejecutiva de ventas de GPS en la empresa Segursat”, cuenta Alexa. “Me encargo de las ventas para la marca Hyundai”, detalla. Al igual que Isis, Alexa tiene más de dos años entrenando con el equipo de Generaxión Lucha Libre (GLL). “Intento ayudar a mi madre y a mi hermano; con ellos vivo”, dice con dulzura.

“Actualmente los estandartes son Isis y Alexa”, dice orgulloso ‘Charlie’ Navarro, uno de los fundadores de la agrupación deportiva allá por el 2011. “Ellas han participado en peleas intergénero y todo normal”, explica. “La gente debe entender que lo que manda es el peso: una luchadora puede combatir tranquilamente si pesa lo mismo que un luchador”, concluye.

La vuelta de GLOW a la pantalla chica de la mano de Netflix explota aún más la expectativa por ver a mujeres luchar sobre el escenario. La GLL no pretende ser Glow, pero sigue su vieja estrategia narrativa a la hora de contar historias y presentar personajes. Una tradición que trasciende los límites del ochentero Hotel Riviera (que no es el del centro de Lima) y se remonta hasta Los Colosos del Catch (1972) con nombres como ‘Mon Cheri’ y ‘Vikingo’.

GLOW: Gorgeous Ladies of Wrestling (1986-1989) fue transmitida por canal 2.
GLOW: Gorgeous Ladies of Wrestling (1986-1989) fue transmitida por canal 2.
  La gran diferencia es que esta vez no habrá censura militar que las detenga. “Deben haber alianzas y desuniones, apariciones de managers, etcétera”, ensaya Navarro. “Sí o sí, esas son las reglas del juego: el mercado también demanda intriga”, concluye con un halo de falso misterio. Tanto Isis como Alexa dedican mucho de su tiempo para prepararse. A veces caen algunos auspicios, sobre todo ofreciendo potes de proteína en polvo o merchandising de alguna marca. “Ahorita yo me dedico a trabajar y a tocar con mi banda, a veces no sé cómo me da el tiempo para estar acá”, dice Isis. Ella es histriónica y eso le ayuda a interactuar con el público. Alexa, en cambio, interpreta a un personaje de disciplina marcial. “Yo hago esto por pasión, estoy enfocada en mi personaje y en mejorar cada vez más”, dice Alexa. “Sé que no me va a dar de comer, pero me gusta y, sinceramente, no me veo abandonando esto”, concluye.

No faltan los que se preguntan cuánto de realidad y cuánto de ficción hay en una llave como el cangrejo, en una patada voladora o en un golpe al plexo. Una duda absurda, si las hay. Preguntarse si el catchascán es real es como querer comprender el truco de un mago robándole el sombrero. Como romper un juguete para ver cómo funciona por dentro. (PU)

La serie de Netflix ya arrasa en sintonía con su primera temporada (2017).
La serie de Netflix ya arrasa en sintonía con su primera temporada (2017).

Loading...