Victor Ch. Vargas“El trotskismo era la respuesta a la burocracia soviética que hacía pasar sus beneficios como burocracia”, explica Blanco.
“El trotskismo era la respuesta a la burocracia soviética que hacía pasar sus beneficios como burocracia”, explica Blanco.
Edición 2490: Jueves, 1 de Junio de 2017

De Puño y Letra

Por: Carlos Cabanillas | A 55 años del levantamiento en La Convención, Hugo Blanco recibe homenaje y publica su libro de memorias.

Victor Ch. Vargas“El trotskismo era la respuesta a la burocracia soviética que hacía pasar sus beneficios como burocracia”, explica Blanco.
“El trotskismo era la respuesta a la burocracia soviética que hacía pasar sus beneficios como burocracia”, explica Blanco.

Estuve al borde de la muerte porque se me reventó una vena en la cabeza”, explica Hugo Blanco Galdós cuando se le pregunta por el homenaje que le dedica el Centro Bartolomé de las Casas de Cusco. “Cuando más palo recibí fue cuando estuve de diputado en la Asamblea Constituyente y apoyaba movilizaciones populares”, recuerda a sus 82 años. Ha sobrevivido a El Frontón, a tres deportaciones y a dos sentencias de pena de muerte. Y sigue en sus trece.

–Su última aparición pública fue con el Frente Amplio. ¿Qué opina de la rivalidad entre Mendoza y Arana?

–Bueno yo no creo que la solución sea electoral. Hay que participar en las elecciones, pero para plantear nuestros puntos de vista. Por supuesto que dejan entrar a la izquierda en minoría para hacerse los democráticos, pero nunca vamos a ser mayoría. Siempre vamos a ser la izquierda que la derecha necesita.

–Usted llamó a votar por Verónika.

–Sí pues, voté por Verónika, pero hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con ella. Por ejemplo, ella dijo que debería haber una sindicalización de la policía para acabar con la corrupción O sea, los policías corruptos van a hacer una comisión para acabar con la corrupción. Yo decía que se deben usar las rondas campesinas o urbanas. Solo así se va a servir al pueblo. Ella dice que no tiene nada contra la agroindustria y la minería. Le preguntaron si existía alguna minería que no contamine y ella respondió que no sabía, pero que debe haber. Esas son mis discrepancias.

“Me dijeron que entre al Frente Amplio”, cuenta sobre Mendoza.
“Me dijeron que entre al Frente Amplio”, cuenta sobre Mendoza.

–Usted vivió en el Chile de Allende, que era pro minero.

–En Chile yo trabajaba con los cordones industriales que querían ejercer la autodefensa. Trabajábamos mucho la industria.

–Neruda escribió una “Oda al cobre”. A lo que voy es a que el socialismo de su época era pro minero. Hoy abraza una especie de eco socialismo.

–Es que era minería subterránea con vetas de oro, que no es tan peligrosa. Ahora ya no hay vetas y hay que romper cuatro toneladas para encontrar un poquito de oro.

Tercera reedición aumentada.
Tercera reedición aumentada.
–¿Y sus discrepancias con Arana?

-Yo participé de la ‘Marcha por el agua’ junto con él, por eso el logró la inscripción de Tierra y Libertad (TyL). Como vieron que él era un activista anti minero, lo inscribieron. Y él dijo que iba a poner la inscripción de TyL al servicio de toda la izquierda. A mí me dijeron que entre al Frente Amplio y yo les dije que las luchas sociales no me dejan tiempo para los temas electorales.

-¿La izquierda es muy electoral?

-Es muy metida en la cuestión de elecciones. Ésa es su fe. Pero yo no estoy contra la participación electoral. Es más, he pÍarticipado cuando volví del destierro, porque me han desterrado cuatro veces. La cuarta fue voluntaria durante la época de Fujimori. Montesinos y Sendero Luminoso me habían sentenciado a muerte.

–¿Cómo evalúa al presidente PPK?

–Al comienzo Kuczynski prometía dejar su pasaporte americano. Pero sigue al servicio de la minería.

–¿Podría renacer la discusión sobre el indulto a Fujimori?

–A Keiko no le conviene que su padre muera en su casa. Hizo que su grupo rechace ese pedido a pesar de que ella lo pidió hace tiempo.

“No van a dejar que se lleven a Morales Bermúdez”, pronostica sobre el juicio.
“No van a dejar que se lleven a Morales Bermúdez”, pronostica sobre el juicio.

–¿Qué piensa de los juicios a Francisco Morales Bermúdez?

–Lo han sentenciado de por vida. A mí también me llamaron para un juicio y fui a declarar en la embajada Argentina. Y en el juicio en Italia estaba presente uno de los torturadores, pero a él no lo capturaron. Pero bueno, no van a dejar que se lleven a Morales Bermúdez.

–Han pasado 50 años desde las guerrillas de los sesenta...

–Lo nuestro no fue guerrilla. Soy un gran admirador del Che Guevara pero no comparto ello. Lo nuestro fue una asamblea. Tuvimos que acudir a la autodefensa por orden de los sindicatos que nos pidieron que tomáramos acción.

–Algunos militares creyeron que iba a hacer una revolución al estilo cubano.

–Sí, pero era un contexto distinto. Yo no creo en las guerrillas.

–Volviendo a Allende, ¿cómo fue su asilo político?

–Velasco me deportó a México y de ahí me fui a Argentina. Allí me metieron preso por permanencia ilegal. Dijeron de que si conseguía algún país que me recibiese me liberaban. Solo el Chile de Allende me dio asilo. Cuando me deportaron allá me dieron la residencia por un año. Un poco antes del golpe vino una comisión de Amnistía Internacional de Suecia. Me dijeron que si pasaba cualquier cosa pidiera asilo en Suecia. Finalmente, no tuve tiempo de ir a la embajada, pero un amigo convenció al embajador y éste vino en un carro a sacarme de allí. Me afeité, me hicieron tomarme una foto para presentarme como consejero de la embajada sueca. Y de ahí me fui a México. Salían avisos en la prensa chilena: “Se busca a Hugo Blanco”.

–¿Cómo fue su relación con Nicolás Lúcar y cómo es ahora?

–Bueno, él se fue por el periodismo. Una vez en Puno había una pelea por la recuperación de tierras y me dijeron que los ayude con la autodefensa. Y estando formados y coordinando la autodefensa aparece Lúcar. Me tomó una foto y yo normal accedí, porque era un ex compañero. Pero publicó la foto y puso: “¿Qué hace Hugo Blanco en Puno?” Era una denuncia. Y luego cuando estaba con unos ex compañeros míos apareció él. Me dijo: ¿te acuerdas de mí? Y le respondí: desgraciadamente, sí.

 Vida Revuelta. Condenado a la pena de muerte en Tacna (1963). En 1978, en tiempos de la Constituyente, alzado en hombros por su compañero trotskista, Nicolás Lúcar. Abajo su familia sueca. Agosto de 1978.
Vida Revuelta. Condenado a la pena de muerte en Tacna (1963). En 1978, en tiempos de la Constituyente, alzado en hombros por su compañero trotskista, Nicolás Lúcar. Abajo su familia sueca. Agosto de 1978.