Culmina la instalación de los cimientos, una de las partes más caras del proyecto. Sus promotores aseguran que está diseñado para estar en pie durante 1,000 años.
Culmina la instalación de los cimientos, una de las partes más caras del proyecto. Sus promotores aseguran que está diseñado para estar en pie durante 1,000 años.
Edición 2489: Jueves, 25 de Mayo de 2017

Así va el MUNA, ¿Qué te Parece?

Por: Juan Rosales | Obras del Museo Nacional de Arqueología van viento en popa pero detractores siguen zapateando por su ubicación.

Culmina la instalación de los cimientos, una de las partes más caras del proyecto. Sus promotores aseguran que está diseñado para estar en pie durante 1,000 años.
Culmina la instalación de los cimientos, una de las partes más caras del proyecto. Sus promotores aseguran que está diseñado para estar en pie durante 1,000 años.

La fe y el mito trascienden las arenas del tiempo. Pachacámac, aquel santuario levantado con ladrillos de adobe en las riberas del río Lurín en el año 100 d.C. y ubicado a 40 kilómetros de Lima, volvió a ser, como antaño, escenario de una intensa celebración religiosa.

Del Solar y un incómodo recorte de instalaciones con UNOPS.
Del Solar y un incómodo recorte de instalaciones con UNOPS.
Francisco Espíritu (57) dejó por unos días su comunidad yanesha en los bosques de Oxapampa con el fin de rastrear sus raíces en la costa limeña. Cuenta la mitología de la etnia yanesh que su origen se encuentra en las islas ubicadas frente al Santuario de Pachacámac, hogar del abuelo creador Yato Yos.  

Salvo por las historias que le contaba su abuelo cuando era niño, Francisco no conocía Pachacámac.  Así fue hasta el pasado jueves 11 de mayo, cuando acompañado de otros nativos yanesh, llegó al museo de sitio para narrar las leyendas de su pueblo en un espectáculo musicalizado por el compositor Ronald Sánchez con instrumentos prehispánicos. Auspiciaron la presentación Petroperú, el Ministerio de Cultura y Selvámonos.

A la verdad revelada por la fe se le unirá el conocimiento obtenido a través de la ciencia y la investigación cuando culminen las obras del Museo Nacional de Arqueología (MUNA). Su construcción, que en palabras de sus promotores debería perdurar unos 1,000 años, cuatro centurias menos que el santuario de Pachacámac, tiene los pulgares arriba y sigue su curso.

Leer: Museo de Pachacámac: Nueva Huaca del Siglo XXI

Los trabajos de edificación concluirán en el 2019. Con sus S/ 429 millones de inversión, el MUNA, obra a cargo de OHL, Aldesa y Constructora TP, es el proyecto más costoso ejecutado por el Ministerio de Cultura. Pese a los notorios avances, algunas voces no dejan de criticar que en un espacio sagrado e intangible se construya una obra de esa magnitud.  

“La religiosidad precolombina tenía un respeto por el medio ambiente, la tierra y el agua”, advierte a CARETAS la historiadora Mariana Mould de Pease. Según denuncia, hace unos meses ocurrieron filtraciones de agua de la napa freática no previstas por los ingenieros. “¿Adónde  está yendo al agua del subsuelo?”, se pregunta. Y exige al ministro Del Solar colgar en el portal del sector toda la información relacionada al proyecto. “Creo que la opinión publica peruana merece transparencia. No ha aclarado en qué puntos se han levantado las observaciones de la Contraloría”, agrega.

Legado conservado hoy en malas condiciones. MUNA puede albergar 500 mil piezas.   Si todo el patrimonio fuese trasladado allí, quedaría al 70% de su capacidad.
Legado conservado hoy en malas condiciones. MUNA puede albergar 500 mil piezas.   Si todo el patrimonio fuese trasladado allí, quedaría al 70% de su capacidad.

Sin mencionar que Del Solar también anunció un recorte de un área de 12 mil metros cuadrados que incluye un restaurante para 600 personas, oficinas administrativas y un museo de niños para lograr un ahorro de S/ 80 millones.

Para la exministra de Cultura, Diana Álvarez Calderón, el recorte de ciertas áreas no está justificado. “El comedor estaba pensado para el futuro, para las grandes reuniones temáticas del museo y también como negocio. La parte administrativa se pensó para que albergara el sistema de museos del Perú”, asegura a CARETAS. Para aplicar estas modificaciones será necesario modificar el convenio con UNOPS, organismo internacional a través del cual se ejecuta el proyecto y justificarlo ante el MEF. “Va a ser muy complejo el recorte, pero tal vez hayan dado con una fórmula”, especula.

Santuario duró 1,400 años hasta el saqueo de Hernando Pizarro.
Santuario duró 1,400 años hasta el saqueo de Hernando Pizarro.

De otro lado, el ingeniero civil Ricardo Díaz asegura que la zona intangible está mal delimitada y que Pachacámac no era solamente un santuario religioso, sino un lugar miliar y administrativo. “Al decir que esta es una zona disturbada, el ministro sugiere que no es una zona importante. Pero en realidad es importantísima, forma parte del complejo de un valle sagrado. Los cercos perimetrales son parte del complejo arqueológico”, alerta. “A esto yo lo llamaría invasión estatal. Creo que en algún momento se pudieron expropiar los terrenos y devolverle al resto arqueológico su esplendor”, añade.

Nativos yanesh contaron el mito de su origen que los vincula a Pachacámac.
Nativos yanesh contaron el mito de su origen que los vincula a Pachacámac.

Es cierto que hay murallas perimétricas enterradas en las dunas de Pachacámac. Pero estos no están cerca a lo que será el MUNA. La edificación se encuentra en una hondonada que sirvió como una cantera hace más de 50 años. Siguiendo el procedimiento de ley, el Ministerio de Cultura evaluó el lugar donde se construiría el edificio, ejecutó un rescate y  luego un  monitoreo. El proceso estuvo a cargo del arqueólogo Fernando Fujita, quien halló 100 restos óseos de época inca y posterior en la parte superior de la hondonada que fueron guardados en el museo de sitio.

“En muchas partes existe la convivencia entre grandes museos y sitios arqueológicos. No es raro que se construyan en zonas intangibles”, explica el exviceministro y arqueólogo Luis Jaime Castillo a CARETAS. Y pone como ejemplo el museo de la Acrópolis de Atenas, a pocos metros del Partenón y edificado sobre restos arqueológicos.

Lo que no deja de ser cierto es que allí donde los antiguos peruanos buscaban soluciones  a sus dudas y vacilaciones, los ciudadanos de hoy y del futuro encontrarán respuestas en la memoria viva de su país. Y nuestro patrimonio será custodiado con tanto celo y cuidado como alguna vez lo fue el  tótem de Pachacámac.

Díaz denuncia invasión estatal. Derecha, exministra Diana Álvarez Calderón.
Díaz denuncia invasión estatal. Derecha, exministra Diana Álvarez Calderón.

Loading...