Kenji ha dicho que no tiene intenciones de ser candidato a la presidencia en el 2021.  ¿Habrá cambiado de idea?
Kenji ha dicho que no tiene intenciones de ser candidato a la presidencia en el 2021. ¿Habrá cambiado de idea?
Edición 2486: Jueves, 4 de Mayo de 2017

¡Kausachun Kenji!

Por: Alexandra Martens | Kenji Fujimori estudia quechua. Dos de sus asesores y congresistas más cercanos, también.

Kenji ha dicho que no tiene intenciones de ser candidato a la presidencia en el 2021.  ¿Habrá cambiado de idea?
Kenji ha dicho que no tiene intenciones de ser candidato a la presidencia en el 2021. ¿Habrá cambiado de idea?

Rimaykullayki. Con esta palabra, el profesor de quechua Demetrio Túpac Yupanqui (93) saluda a sus alumnos al inicio de cada clase, desde hace 52 años.  Hola, quiere decir. En el último mes, la lista de asistencia del alumnado estuvo encabezada por Kenji Fujimori, quien culminó, después de tres meses, el curso básico de quechua. “Del grupo de parlamentarios que he podido enseñar, Kenji ha sido uno de los más destacados. Es un buen alumno”, dice Túpac Yupanqui, director de la academia Yachay Wasi.  La enseñanza del idioma de los incas parece ser parte importante del ala fujimorista más cercana al menor de los Fujimori, pues incluye a su asesor, Alexei Toledo; a su secretaria Yacqueline Acosta; y a los congresistas Paloma Noceda y Edu Vergara Pinto. Ya parece un candidato en ciernes.

 

Recordados son los saludos en quechua de Verónika Mendoza, en plena campaña electoral 2016, y los de la propia Keiko Fujimori, criticada por saludar en quechua y aymara durante el debate presidencial de segunda vuelta. “Pura pose”, dijo la excandidata de Frente Amplio.

“Es muy inteligente la China”, asegura Demetrio Túpac Yupanqui. Keiko también fue su alumna. La lideresa de Fuerza Popular tomó clases de quechua durante el gobierno de su padre, en Palacio de Gobierno, cuando era primera dama. “Siempre que estábamos en clase alguien entraba y se la llevaba. Siempre habían interrupciones”, agrega Túpac Yupanqui. Después de más de 20 años, la excongresista ha retomado las clases de quechua. Esta vez, lejos del sillón presidencial. Las clases son en casa.

La ex primera dama, Eliane Karp, también pasó por las aulas de la academia Yachay Wasi.  Incluso, después de finalizar sus cursos, invitó al director Túpac Yupanqui a viajar con ella a lugares de la sierra peruana. El objetivo: analizar la lengua de algunos pueblos alejados. “Era una señora sin ostentación. Siempre tuvimos bonitas clases”, afirma Túpac Yupanqui.

Antes que ella, el exalcalde Alfonso Barrantes también aprendió quechua a través del método Yachay Wasi, basado en el diálogo, la narración de historias, en el estudio de la gramática, la fonética y en la práctica de canciones.

Fujimori tomó las lecciones durante tres me  ses, dos veces por semana.
Fujimori tomó las lecciones durante tres me  ses, dos veces por semana.

“Deberían saber quechua el presidente de la República y los ministros”, dice el profesor y periodista Demetrio Túpac Yupanqui. A pesar de ser el segundo idioma más hablado del Perú, esta lengua no es de enseñanza obligatoria –como el inglés– en los colegios, ni tiene grandes medios de difusión. La iniciativa más reciente, para contrarrestar esta realidad, es el noticiero Ñuqanchik, de TV Perú, transmitido enteramente en quechua desde el 2016. “Lo que pasa es que no hay una especialidad de quechua, ni en las universidades. Si no hay quien enseñe quechua, ¿cómo van a enseñarlo?”, se lamenta.

El cusqueño Demetrio Túpac Yupanqui, quien fue uno de los fundadores de la Federación de Periodistas del Perú, nunca agotó esfuerzos para promover el aprendizaje del quechua y ensalzar sus cualidades.  Mientras trabajó en el diario La Prensa, con Pedro Beltrán, tuvo una página donde enseñaba el idioma ancestral, a través de la gramática. Salía dos veces por semana. La página fue un éxito. Luego, le pidieron que diera clases en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano. Sus primeros alumnos fueron catedráticos y diplomáticos. Tiempo después, fundó su propia academia, Yachay Wasi, en 1965. “Todo es por el quechua, porque tiene una calidad superior a los demás idiomas: es mucho más perfecto. Tiene riqueza y musicalidad. Ahora vemos que hay una aceptación más general, pero no solo debería ser una aceptación, sino una complementación de nuestra propia realidad”, señala Túpac Yupanqui.

Congresistas Paloma Noceda y Edu Vergara también estudiaron quechua.
Congresistas Paloma Noceda y Edu Vergara también estudiaron quechua.

El próximo Quijote

En el 2005, Demetrio Túpac Yupanqui publicó la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (Yachay sapa wiraqucha dun Qvixote Manchamantan) al quechua. Fueron 380 páginas que tardaron más de dos años en ver la luz. “El autor de Don Quijote de la Mancha es demasiado sabio, habla sobre los elementos filosóficos, elementos sociales, históricos; entonces, el traductor tiene que estudiar bien para traducir exactamente lo que está pensando y  lo que está escribiendo. Por eso me demoré tanto”, apunta Túpac Yupanqui. La segunda parte está lista, pero pendiente. Aún no tiene fecha de publicación. Perú, país de todas las sangres. Y de todos los idiomas. No vale olvidar.

Loading...