El 10 de abril algunas zonas de Piura continuaban inundadas, según imágenes captadas por satélite PerúSAT-1.
El 10 de abril algunas zonas de Piura continuaban inundadas, según imágenes captadas por satélite PerúSAT-1.
Edición 2484: Jueves, 20 de Abril de 2017

Alivio y Alerta

‘Niño Costero’ recula pero hay 50% de posibilidades de un Niño en el 2018 según la NOAA.

El 10 de abril algunas zonas de Piura continuaban inundadas, según imágenes captadas por satélite PerúSAT-1.
El 10 de abril algunas zonas de Piura continuaban inundadas, según imágenes captadas por satélite PerúSAT-1.

El ‘Niño Costero’ se aleja del mar de Grau, según las imágenes satelitales de la Dirección de Hidrografía y Navegación - COEN. En las últimas dos semanas la gran corriente de agua caliente abandonó paulatinamente las 200 millas  del mar peruano. Y las aguas más próximas a la costa del norte y el centro del país comenzaron a enfriarse, aunque todavía están unos grados por encima de lo normal.

Cuando Piura fue inundada el 27 de marzo por el desborde del caudal del río, el litoral peruano llegó hasta los 28 °C y 29 °C. El  último16 de abril la temperatura oscilaba entre los 22 °C y los 25 °C. Los diluvios disminuyeron, pero aún no se puede cantar victoria. El Senamhi pronosticó que el miércoles 19 lluvias de moderada intensidad caerían sobre Piura y Tumbes. En esta región el río incrementó su caudal. Llegó a los 800 m3 el 11 de abril, pero el lunes 17 se redujo 300 m3.

Mientras esto sucede las condiciones oceánicas y atmosféricas del Pacífico central son neutrales y seguirán así hasta junio. Pero las probabilidades de que ocurra un Niño a escala global son del 50% partir de agosto del 2017, según estimaciones de la Administración  Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

“Lo que indica la NOAA es totalmente similar a lo que ha venido comunicando en sus últimos reportes. La evolución de un Niño el 2018 depende de cómo se vayan dando las interacciones no solo oceánicas sino también atmosféricas. En esta temporada los pronósticos hacia adelante tienen algunas limitaciones por el cambio de estación.  Una probabilidad proyectada de aquí a cuatro cinco meses podría cambiar en los próximos 30 días”, explica la ingeniera meteoróloga Grinia Ávalos, coordinadora técnica del ENFEN.

Por ejemplo, en marzo del 2015 la NOAA aseguró que el Niño del 2016 sería débil, pero en agosto su intensidad creció considerablemente. Ese evento fue uno de los más fuertes de la historia, aunque sus efectos en el Perú no fueron tan calamitosos como los del ‘Niño Costero’.

El calentamiento focalizado del mar peruano este 2017 es un  fenómeno de similares características y consecuencias al de 1925 (CARETAS 2482) que fue el preludio de un Niño de proporciones globales ocurrido en 1926, según el ingeniero e investigador Arturo Rocha. A diferencia de entonces no entraba a tallar el factor del cambio climático. La NASA estima que marzo del 2017 ha sido el segundo más cálido en 137 años.

“Habría un mayor potencial de que los eventos de El Niño sean de mayor intensidad debido a un océano cada vez más cálido en el contexto del cambio climático, pero aún no hay evidencia suficiente de que incida en la frecuencia del evento”, apunta la experta del ENFEN.

¿Al ‘Niño Costero’ del 2017 le seguirá en el 2018 un Niño a gran escala como sucedió hace  90 años? A juicio de Ávalos es un escenario que no se puede descartar. “Que se pueda desarrollar ahora es posible, más aun cuando la NOAA dan probabilidades para El Niño”, acota.

En cuanto a La Niña, las posibilidades de que ocurra un enfriamiento son del 12%, de acuerdo con la NOAA. “Vemos muy remoto que se presente una Niña, pues acabamos de terminar un ciclo de estos en el Pacífico Central que estuvo entre débil y moderado hasta enero de este año. La probabilidad es mucho más baja en comparación al Niño”, añade Ávalos.

El investigador norteamericano  de la NOAA, Aaron Levine, sostiene en un artículo que en años anteriores el mar del Pacífico Central presentó un ligero calentamiento en los meses de febrero y abril, pero no ocasionó un Niño. Este solo se produjo cuando se presentó un debilitamiento en los vientos alisios durante agosto y septiembre. Allí reside la clave que observarán los científicos en los próximos meses. A las autoridades solo les queda anticiparse a los peores escenarios. 

Imagen del 16 de abril. ‘Niño Costero’ se debilitó en  últimas dos semanas.
Imagen del 16 de abril. ‘Niño Costero’ se debilitó en  últimas dos semanas.

Loading...