Investigados, José Cahuas Servalli, Aldo Villacorta y Mercedes Chumpitaz actual coordinadora de Villa de Oro Perú.
Investigados, José Cahuas Servalli, Aldo Villacorta y Mercedes Chumpitaz actual coordinadora de Villa de Oro Perú.
Edición 2482: Jueves, 6 de Abril de 2017

Pesca Blanca

Escribe: Edgar Mandujano | El dato llegó desde Colombia: un importante envió de droga iba a salir por mar hacia el apetecible puerto de Amberes en Bélgica.

Investigados, José Cahuas Servalli, Aldo Villacorta y Mercedes Chumpitaz actual coordinadora de Villa de Oro Perú.
Investigados, José Cahuas Servalli, Aldo Villacorta y Mercedes Chumpitaz actual coordinadora de Villa de Oro Perú.

Información de absoluta credibilidad llegó desde Colombia a la Dirandro. El dato a seguir: una empresa peruana tenía previsto el envío de una considerable carga de droga a Bélgica. Se trataba nada más y nada menos que de Villa de Oro Perú SAC, investigada por TID en noviembre del 2015. En esa ocasión la división antinarcóticos elaboró un perfilamiento con información de canales de inteligencia. Se tenía conocimiento que saldría droga a Europa. Al intervenir la carga de uno de sus contenedores con número CGMU4828167 no se halló nada irregular. Pero grande fue la sorpresa en el puerto de Amberes cuando personal policial logró ubicar 35 paquetes con clorhidrato de cocaína. Éstos estaban camuflados al exterior del contenedor, en la zona del termo King.

General PNP Héctor Loayza Arrieta, director de la Dirandro, mostrando la droga incautada en Tramarsa.
General PNP Héctor Loayza Arrieta, director de la Dirandro, mostrando la droga incautada en Tramarsa.
Durante tres meses la Dirandro observó detalladamente los movimientos de Villa de Oro. Esta vez la empresa no quiso cometer errores. Para no levantar sospechas realizó cuatro envíos legales, con el fin de ganar la confianza de los agentes aduaneros. Los investigadores tenían información de que el quinto envío iba a salir contaminado. Entonces, decidieron intervenirlo la mañana del viernes 17 de marzo con la presencia de la magistrada Luz Mery Zuzunaga Silva de la primera fiscalía del Callao. Procedieron a ingresar a los almacenes temporales  de Tramarsa para revisar la carga de uno de los tres contenedores, el cual tenía como destino el puerto de Amberes. Al revisarlo se halló 1,288 paquetes con clorhidrato de cocaína que dieron un peso de 1,417 kilos de droga, valorizados en el mercado europeo en aproximadamente US$ 85 millones. Esta droga sería de procedencia colombiana. El análisis realizado a la mercancía y las características del empaque así lo determinan. El empaquetado contaba con un recubrimiento de jebe que lo protegía del contacto con el agua, similar a como se estila en el vecino país. La defensa del principal sospechoso, José Cahuas Servalli, se apersonó a la sede de la Dirandro el miércoles 26 para contarles a los agentes que su patrocinado había sido sorprendido. Cahuas le explicó a su abogado que en el mes de enero del 2016 un intermediario de la empresa Villa de Oro fue a la ciudad de Chancay y lo contactó por medio de un amigo. Éste le ofreció la suma de S/ 2,000 a cambio de que firmara unos documentos para que él fuese el nuevo representante legal de Villa de Oro. Además, agregó que su patrocinado fue declarado interdicto judicialmente. ¿Puede un interdicto manejar una empresa? Es la pregunta que se hizo uno de los oficiales a cargo del caso. Los investigadores están a la espera de que José Cahuas se apersone en estos días y confirme su versión.

Equipo policial y personal de la DEA que logró la satisfactoria operación.
Equipo policial y personal de la DEA que logró la satisfactoria operación.

INVESTIGACIóN EN CURSO
Según el coronel PNP Pedro Vallejos, son tres las empresas que vienen siendo investigadas: Port Logistic, quien fue contratada por Villa de Oro Perú SAC para tramitar la exportación de los contenedores a Bélgica y EE.UU.; Supermaq, empresa que pertenece al Grupo Superfish que se encargó del almacenamiento y traslado los contenedores a Tramarsa; y Villa de Oro Perú SAC, dueño de la carga de filetes de pota contaminados con la droga incautada. Una serie de cabos sueltos vienen siendo analizados por los agentes. Por ejemplo, la concordancia en los domicilios fiscales de Supermaq y Villa de Oro. Según registros de la SUNAT, ambas coinciden en la misma dirección: la calle 28 de Julio No 160 y 170 de la Urbanización Germán Astete en San Miguel. Otro detalle es el número telefónico 5771867 que está registrado como Villa de Oro. Sin embargo, al llamar, contesta una operadora del Grupo Superfish. Un dato extra es la creación de la empresa Villa de Oro Perú SAC, que según la SUNARP fue inaugurada en agosto del 2010 por María Mercedes Chumpitaz Nieto y Aldo Alonso Villacorta Lora, con 10 mil acciones cada uno. Esta información pasaría desapercibida si no es porque Chumpitaz Nieto y Villacorta Lora son trabajadores del Grupo Superfish desde aquella época hasta la actualidad. Mera coincidencia. Según la Policía, la droga fue acondicionada en un almacén del puerto de Chancay, en filetes frescos de pota. Luego, éstos fueron congelados y traídos a Lima. En su declaración el chofer del tráiler, Christoper Javier Silva Mayora, dice a la Policía que él sacó el contenedor contaminado de los almacenes de Superfish ubicado en la Prolongación Centenario No 1960, Callao, y lo trasladó al almacén temporal de Tramarsa en el Callao. Al cierre de esta edición, la representante de Port Logistic, Alison Gutiérrez Palomino, declaró ante la Policía que la actual coordinadora de la empresa Villa de Oro Perú SAC es María Mercedes Chumpitaz Nieto, que en su declaración dijo que ya no pertenecía comercialmente a Villa de Oro. Con esta información se va cerrando el círculo. En los próximos días habrá nuevas luces.

Local de fachada de Villa de Oro Perú y Supermaq ubicado en San Miguel.
Local de fachada de Villa de Oro Perú y Supermaq ubicado en San Miguel.

Loading...